Budapest (Hungría): Cultura de Balnearios

Budapest tiene el privilegio de poder disfrutar de una gran riqueza de fuentes de agua termal, que ha propiciado el que tenga una arraigada cultura de balnearios. Una particularidad que se extiende también por el resto de Hungría desde hace siglos y es seña de identidad del país.

Por dicho motivo, si se viaja a la capital húngara, no se puede dejar escapar la oportunidad de conocer y disfrutar de dicha cultura hidrotermal. Ya que un viaje a Budapest no sería completo sin bañarse en alguno de sus numerosos balnearios, que incluso son famosos internacionalmente.

Budapest Hungria

Parlamento de Hungría (Budapest)

Nosotros aprovechamos nuestra visita a Budapest para conocer dos de los más populares, los Baños de Széchenyi y Gellért. Optando por el segundo para pasar una entretenida tarde hidrotermal en sus lujosas y elegantes instalaciones.

Del Széchenyi, popularmente conocido como “Szecsa”, dicen que es uno de los complejos balnearios más grandes de Europa y su imagen de gente bañándose en invierno en sus piscinas exteriores se ha hecho muy popular.

Tal es su popularidad que pudimos ver como dichas piscinas exteriores se llenaban de tanta gente que parecía que solo queda hueco para meterse, hacerse la foto e irse. Aunque en realidad lo que ofrece es la oportunidad de poder tener un momento distendido, a remojo y calentito, charlando con las amistades o jugando al ajedrez.

Széchenyi

Baños Széchenyi en Budapest (Hungría)

Como dato curioso, y aunque suene raro, el centenario Balneario Széchenyi  también organiza fiestas nocturnas los fines de semana, en las que la juventud lo da todo al ritmo de música de Dj’s. Pero a nosotros ya no nos dieron las pilas para tanto y no pudimos conocer su lado más díscolo.

Széchenyi se encuentra en el lado de Pest y para llegar hay que alejarse del centro por la famosa avenida Andrassy, hacia la Plaza de los Héroes, y adentrarse en el Parque de la Ciudad de Budapest (Varosliget) por Allatkerti krt hasta el balneario.

Si se quiere evitar el gastar suelas lo mejor es ir en metro hasta la estación de Széchenyi fürdö (M1), cuya salida está prácticamente junto al balneario.

Su edificio de estilo renacentista moderno, con paredes amarillas, no tiene pérdida y su horario de apertura es amplio (06:00 – 22:00 h.).

Pero, como decíamos al principio, nosotros optamos por chapotear en las aguas termales del Balneario Gellért. Un concepto de baños más elegante, de aspecto lujoso y algo menos saturado de gente que Szecsa.

Los Baños Gellért se encuentran en un antiguo edificio secesionista que acoge también al imponente Hotel Gellért.

Gellert

Edificio de los Baños Gellért en Budapest (Hungría)

La entrada al edificio impresiona, pero la decoración interior de los baños aún impresiona más. No escatimaron en gastos durante la construcción en 1918 y su distinguida decoración, con elegantes mosaicos e imponentes columnas de mármol,  deja al visitante boquiabierto.

Baños Gellert

Piscina en el Balneario Gellért de Budapest (Hungría)

Relajarse en sus baños de aguas termales, decorados con elegantes azulejos, y nadar en su piscina central custodiada por sus regias columnas de mármol es un auténtico lujo.

Balneario Gellert

Balneario Gellért (Budapest)

Un lujo al alcance de prácticamente todos los bolsillos, porque la entrada no es nada cara para lo que el lugar ofrece al visitante.

Mención especial merecen los elementos de pirogranito Zsolnay, que decoran las paredes de las piscinas, y las cristaleras con la representación de la epopeya “Muerte de Buda”. Una detallista decoración señorial que ha sido restaurada para seguir luciendo su aspecto original.

Gellert Budapest

Interior del Balneario Gellért (Budapest)

Gellért también dispone de piscinas al aire libre, pero no tienen el mismo encanto que las de Szecsa.

En el mes de marzo, cuando nosotros estuvimos, sólo tenían operativa una pequeña piscina termal exterior. La gran piscina de olas, puesta en servicio en 1927, estaba vacía por tareas de mantenimiento para poder dar buenos momentos a los bañistas en verano.

La entrada al balneario ofrece varias combinaciones, la más barata para adultos es de 4.900 (±16 €) e incluye una taquilla para depositar los objetos personales. Pero existe también la opción de entrada de adulto con cabina privada, por 5.300 Ft (±17€), que es más cómoda y compensa por precio.

Adicionalmente se pueden contratar diversos tratamientos terapéuticos de hidroterapia y estéticos. Que se realizan por personal especializado en diferentes instalaciones anexas a las piscinas y baños del balneario.

Gellert interior

Baños termales Gellért (Budapest)

Sin embargo, en cualquiera de los casos, la toalla hay que alquilarla aparte (700 Ft) dejando una fianza (4.000 Ft). Así que acordaros de llevar dinero suficiente en efectivo, o toalla propia, si no queréis veros obligados a secaros al aire.

Los Baños de Gellért se encuentran en el lado de Buda, a los pies del monte del mismo nombre, en Kelenhegyi út 4.

Se puede llegar andando siguiendo el curso del río Danubio hasta el Puente Szabadsagcia. Pero es más cómodo ir en tranvía (nº 47-49), siguiendo la línea que va de Deák Ference tér hasta la parada de Gellért tér.

Así que, ya sea por curiosidad, diversión o salud, los Baños de Gellért y Széchenyi son dos buenas alternativas para conocer la cultura de los balnearios de Budapest. Que recomendamos no perderse en una escapada a la capital de Hungría.

Su visita es especialmente aconsejable al final del viaje, para relajar el cuerpo y la mente tras varios días gastando suelas por esta bonita e interesante ciudad de Europa a orillas del Danubio. Nosotros así lo hicimos y quedamos como nuevos, con fuerzas y ganas para seguir gastando suelas.

(1084)

Related posts:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *