Carnaval de Almiruete (Guadalajara): Un pueblo de Botargas y Mascaritas

Almiruete es una pequeña pedanía de la provincia de Guadalajara perteneciente al término municipal de Tamajón y situada en las faldas del Pico Ocejón. Siendo por ello uno de los puntos de partida hacia la cima de esta montaña, la más alta de la provincia con sus 2.048 metros.

Carretera de acceso a Almiruete (Guadalajara)

Forma parte del territorio de los Pueblos de la Arquitectura Negra de Guadalajara pero, sin embargo, no es tan popular por ello como los cercanos Valverde de los Arroyos, Campillo de Ranas o Majalrayo.

Iglesia de Almiruete (Guadalajara)

 

Al igual que sus vecinos, también se caracteriza por un entorno natural privilegiado y una arquitectura tradicional con construcciones de piedra y tejados típicos de lascas de pizarra. Pero, para bien o para mal de sus convecinos, no es tan visitado como otros municipios de la comarca. Algo que se constata por la presencia de un único restaurante en el lugar (El Huerto del Abuelo).

Arquitectura tradicional en Almiruete (Guadalajara)

Sin embargo lo que nos llevó a Almiruete en esta ocasión no fue su patrimonio arquitectónico ni natural. Fue su patrimonio cultural y, más concretamente, su Sábado de Carnaval. Una fecha marcada con ilusión en el calendario local, que hace que se unan las poco más de 35 personas que viven en el pueblo durante todo el año y unos cuantos cientos de forasteros más para celebrar una de las fiestas paganas más singulares de la provincia.

La particularidad de esta celebración ancestral de esta parte de Castilla La Mancha radica en sus participantes; Los Botargas y Las Mascaritas.

Ya hablamos hace algún tiempo de la componente masculina de estos personajes de la cultura tradicional alcarreña en nuestro post sobre “El Renacer de la Botarga de Romanones (Guadalajara)”. Pero en Almiruete, durante el carnaval, también los personajes femeninos cobran especial protagonismo a través de Las Mascaritas.

Botarga en el Museo de Almiruete (Guadalajara)

Los Botargas son los mozos del pueblo, que cubiertos con una máscara artesanales, un gorro con coloridos adornos, pantalón y camisa blanca, cinturón carmesí, cinchas negras, un cinturón de cuerda y varios cencerros a la cintura se encargan de comenzar la celebración del carnaval.

Las Mascaritas son el otro yo de los Botargas y también cubren su cara con una máscara artesanal pintada y visten con ropa blanca, que complementan con un sombrero, un mantón negro y una característica decoración floral en la falda.

Ambos personajes son el alma de la fiesta y su ritual conjunto un fenómeno diferenciador con respecto a otros carnavales de la provincia y, nos atrevemos a decir, también del resto de España.

La fiesta comienza a las cuatro de la tarde y la realidad es que, visto desde fuera y sin conocer mucho sobre la celebración, todo parece un rocambolesco, extravagante y divertido ritual de cortejo pensado para unir a mozos y mozas del pueblo, aprovechando el anonimato que facilita el llevar el rostro tapado y el aspecto camuflado bajo tan excepcional indumentaria.

Pero en realidad todo parece estar más encaminado a procurar la fertilidad de la tierra. Algo que se confirma al conocer el detalle de los pasos del carnaval, que de forma didáctica  se explica en el museo de la localidad. Son los siguientes:

1.- El Sábado de Carnaval los mozos suben a los cerros y allí, en secreto y con ayuda de los veteranos, se visten con el atuendo de botarga.

Como curiosidad, algo antes de las cuatro de la tarde es posible ver como algunos hombres se dirigen a la parte alta del pueblo perpetrados con una bolsa a la espalda, un singular calzado y un cayado. Son los que seguramente luego formarán parte de la celebración.

Mozo subiendo al monte para preparar el carnaval en Almiruete (Guadalajara)

2.- A las cuatro de la tarde, tras el toque del cuerno, los Botargas bajan al pueblo desde el monte, en fila de a uno o de dos, escoltados por varios pastores y haciendo sonar sus cencerros con un armonioso caminar.

Bajada al pueblo de Los Botargas en Carnaval de Almiruete (Guadalajara)

Verlos bajar monte abajo, entre las jaras, es todo un espectáculo. Pero eso obliga a estar atentos al sonido del cuerno que anuncia el inicio de la bajada o el repicar de los cencerros en la lejanía, ya que hasta ese mismo momento no se sabe por dónde descenderán.

 

3.-  Tras dar dos o tres vueltas al pueblo, pasando por su plaza, van a la búsqueda de las Mascaritas. Éstas esperan ocultas en una casa del pueblo que solo los Botargas conocen.

Botargas recorriendo Almiruete (Guadalajara)

4.- Cada Mascarita se empareja con un Botarga y, juntos ya, reemprenden el desfile por las calles lanzando confeti o pelusa de junco como símbolo de fertilidad.

Botargas y Marcaritas en el Carnaval de Almiruete (Guadalajara)

Tras dar varias vueltas al pueblo, todos juntos, incluidos los más pequeños para ir creando escuela, posan junto a la Iglesia del pueblo. Aunque la celebración es pagana, esta joya monumental románico-gótica ofrece un marco excepcional para que todos los asistentes puedan tener una buena foto.

Carnaval de Almiruete (Guadalajara)

5.- Finalizado el pasacalles todos se quitan las máscaras, que ya no volverán a usarse más (algunas pasan a ser expuestas en el museo local), los Botargas ofrecen vino a los asistentes y en la plaza se celebran bailes populares.

Carnaval de Almiruete (Guadalajara)

6.- Entrada la noche, Botargas y Mascaritas van casa por casa pidiendo el somarro (carne magra sazonada). Comida que disfrutarán en una cena a la que ellos solo asisten.

De esta forma consiguen que la tranquilidad del pueblo se rompa durante unas cuantas horas, llenándose las calles de gente y algarabía hasta entrada la noche. Algo por lo que hay que felicitar muy especialmente la Asociación Cultural Cofradía de Botargas y Mascaritas de Almiruete, que actualmente es la responsable del mantenimiento de esta pequeña gran celebración rural.

Año tras año la popularidad del carnaval de Amiruete crece, atrayendo cada vez a más y más personas y fomentando el turismo rural en la comarca.

Visitantes durante el Carnaval de Almiruete (Guadalajara)

La gran mayoría de los forasteros se congregan en la plaza del pueblo y esperan a que la fiesta pase por allí. En la misma plaza se encuentra el museo y también un Centro Cultural que el día de la fiesta se transforma en bar social, ofreciendo bebida (consomé, vino, latas de refrescos y cerveza) y bocadillos a precios muy populares. No tiene café, pero lo recaudado se utiliza para subvencionar el evento. Así que, ya que se va, lo suyo es hacer algo de gasto para contribuir a que siga la fiesta durante muchos años.

Hay que decir que el arcén de la carretera de acceso al pueblo se desborda con coches aparcados durante centenares metros. A sus pasajeros se unen los que llegan en los autobuses fletados por agencias de viajes organizados, que desembarcan a decenas de senderistas que van a patear el monte por la mañana y se unen a la fiesta por la tarde. Cuatro o cinco autobuses nos pareció contar en el Carnaval de 2018.

Los alrededores de Almiruete ofrecen interesantes variantes para la práctica del senderismo o para descubrir muchos rincones con encanto. Por eso el plan de aprovechar la mañana en los alrededores y pasar la tarde de carnaval puede ser un buen plan para un sábado ¿Verdad? De ahí el éxito de las agencias de senderismo que organizan las excursiones a la zona.

Mapa de los alrededores de Almiruete (Guadalajara)

Pero para ir por libre también es un buen plan porque, además del pico Ocejón y otros pueblos de la arquitectura negra, cerca también se encuentra la Ciudad Encantada de Tamajón. Siendo fácil encontrar buenas opciones de entretenimiento en la naturaleza y el entorno rural para prácticamente todos los gustos.

Eso sí, después del plan mañanero, Almiruete espera a todos y todas con sus Botargas y Mascaritas para llenar las calles de alegría durante uno de sus mejores días del año ¡Qué viva el Carnaval!…y…¡A disfrutar!

(117)

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *