¿Cómo Elegir la Mochila de Viaje?

1 MochilerosLa elección de una mochila de viaje es una ardua tarea debido a la amplia variedad de modelos, marcas y tipos existentes. Pero siempre hay que pensar bien qué se quiere comprar porque, como en otras tantas cosas, lo barato sale caro y lo más caro no tiene por qué ser lo mejor y más conveniente para el uso final que le vamos a dar.

Por otro lado, una vez comprada una mochila, no siempre es utilizada de la manera correcta y, como consecuencia de ello, se puede favorecer la aparición de lesiones inoportunas y dolorosas.

Es por tanto imprescindible saber qué se compra y conocer cómo utilizar correctamente lo adquirido.

¿Qué tener en cuenta al elegir mochila?

Dentro de la gran variedad de mochilas existentes, hay dos características  fundamentales sobre las que prestar atención a la hora de elegir: el volumen y la armadura o bastidor.

El volumen de una mochila se refiere a la capacidad interior de la misma y suele referirse en litros. A más litros mayor capacidad y tamaño. Generalmente la indicación del volumen suele mostrarse en el exterior de la mochila. Su elección es importante, ya que la capacidad ha de ser la adecuada al tipo de viaje.

La armadura o bastidor hace referencia a la estructura incorporada a la mochila para darle estabilidad e incrementar la fijación al cuerpo, mejorando la comodidad al trasportarla. Generalmente se compone de barras de aluminio o materiales plásticos, al objeto de hacer la estructura lo más ligera posible.

No todas las mochilas disponen de armadura, aunque la mayoría ya sí, y su estructura puede ser fija o móvil. Siendo preferible ésta segunda porque permite un ajuste más personalizado al usuario.

La armadura se complementa con diversas correas y cintas para ajustar la carga a la espalda, la cintura, el pecho y los hombros. A mayor anchura de estas sujeciones mayor estabilidad y, también, a mayor acolchado de las mismas mayor confort.

En cuanto a los materiales de fabricación, éstos cada vez incorporan tejidos más impermeables y resistentes a la abrasión. Siendo los más comunes el Nylon,  el PVC y la famosa Cordura.

Por último, pero no menos importante, hay que subrayar que las mochilas tienen talla y sexo. Así que durante la elección hay que consultar qué talla se ajusta mejor a nuestra complexión y estructura corporal, partiendo de la idea  de que el diseño está condicionado en función de si el usuario es hombre o mujer, incorporando sistemas de ajuste diseñados específicamente para cada sexo. Pero no valdrá solo con preguntar, también hay que probar para ver como se  ajusta al cuerpo y el nivel de comodidad al ponérsela ya que, al igual que con el calzado, si no se realiza la elección correcta habremos tirado el dinero y puesto en juego la salud.

¿Cómo cargar una mochila?

2 MochilaLa carga dependerá del tipo y la duración del viaje a realizar, pero es aconsejable que ésta nunca supere los 12 Kg de peso máximo (incluyendo el peso de la propia mochila), para lo que sería suficiente un volumen de entre 50 y 60 litros máximo.

Para averiguar de una forma sencilla el peso de la mochila una vez llena, una forma simple de hacerlo puede ser utilizando la típica báscula casera. Subirse a la báscula con y sin la mochila (sobre el pecho) y después restar la diferencia de pesos nos dará una buena aproximación del peso que se va a transportar.  Esto puede también ser muy útil para no superar el peso de equipaje en cabina en los vuelos low cost.

Pero siempre hay que llevar lo imprescindible para no cargar peso innecesario. Seguramente de lo primero que pienses en llevar te sobre más de la mitad.

Hay que favorecer que la carga se distribuya equitativamente, favoreciendo que el esfuerzo del transporte se soporte sobre las piernas principalmente y no tanto sobre la espalda. El equipaje más pesado ha de ir lo más pegado al cuerpo como sea posible y hacia la parte baja de la mochila.

Procurar no llevar cosas pesadas fuera de la mochila y mucho menos sujetas en la parte superior externa, ya que se favorece la inestabilidad y que la espalda sufra esfuerzos innecesarios.

La armadura o bastidor ha de ajustarse para que la base de la mochila quede justo a la altura de la cintura.

No abusar de los bolsillos externos. Llevar en ellos lo más imprescindible y de uso más frecuente (Ej.: botiquín, documentación,…), que no sea frágil y siempre favoreciendo la compensación de cargas.

Utilizar las cintas y correas adecuadamente, para que la mochila vaya bien apoyada sobre los hombros, la espalda, el pecho y la cintura. Obviar la utilización de alguno de los ajustes provocará la descompensación del peso y la sobrecarga de otras zonas del cuerpo.

Utilizar bolsas de plástico para guardar y clasificar el equipaje, con ello todo estará más ordenado, se ahorra tiempo al vaciar y llenar la mochila y se protege el contenido de la humedad y los olores.

¿Qué no puede faltar en una mochila?

  • La documentación necesaria para el viaje.
  • Un botiquín de viaje.
  • Una linterna pequeña.
  • Papel y boli.
  • Un rollo de papel higiénico (nunca sabes cuando lo puedes necesitar y siempre estarás agradecido de tenerlo cuando lo necesites).
  • Bolsas de plástico (para guardar, clasificar y proteger el equipaje).
  • Una mochila pequeña (para llevar lo básico cuando se deja la mochila grande a buen recaudo durante las visitas dentro del viaje)
  • Impermeable para mochilas (si la adquirida no lo tiene y se espera estar expuesto a intensa lluvia)

(1871)

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anti Spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.