Florencia (Italia)

Conducir en Italia: Consejos y Recomendaciones

Tras nuestro último viaje por Italia, del que podéis encontrar más detalles en nuestro post sobre “Qué ver en el Norte de Italia en 10 días”, confirmamos que el tren es unas de las mejores formas para conocer el país transalpino.

Sin embargo la opción de viajar en coche por Italia también puede ser una buena alternativa. Sobre todo si se quiere salir de las rutas tradicionales, se prefiere viajar por libre sin depender de los horarios del transporte público o si el número de acompañantes durante el viaje lo hace conveniente a nivel de presupuesto.

Arena de Verona (Italia)

Pues bien, en nuestra ruta hicimos también buen uso del coche de alquiler en parte del recorrido, conduciendo por Florencia, San Gimigniano, Lucca, Pisa, Cinque Terre, Parma y Milán, y durante nuestro tiempo al volante descubrimos y tomamos nota de algunos destalles que merecen la pena conocerse. Para así disfrutar de la experiencia y evitar posibles sorpresas que chafen el viaje o su recuerdo ya de vuelta en casa.

Ruta por el Norte de Italia

Ruta por el Norte de Italia en 10 Días

Por su carácter, la forma de conducción Italiana es bastante similar a la española (para lo bueno y para lo malo). Pero se puede decir que conducir a la italia es bastante sencillo si se es de carácter tranquilo, se utiliza el sentido común y se presta atención a los siguientes consejos y recomendaciones para conducir por Italia.

  • Alquilar el coche con antelación al viaje: Reservando vía web evitarás esperas innecesarias y garantizarás el disponer el vehículo deseado en el lugar deseado. Esto es especialmente interesante si se viaja en temporada alta (Agosto). Además suele ser más barato reservar por internet que en la oficina física.
  • Llevar la documentación necesaria: Si eres ciudadano de la UE te servirá el carnet de conducir de tu país de origen. Pero aquellos viajeros de fuera de la UE precisarán el Permiso Internacional de Conducción.
  • Controlar los Límites de Velocidad: Varían según el tipo de carretera, como ocurre en todos los sitios. Pero, por lo general, son los siguientes; Autopista – 130 Km/h, Zonas Urbanas – 50 Km/h, Carretera Secundaria – 90 Km/h y otras Carreteras Principales – 110 Km/h. Hay que tenerlo presente, porque no se indican con mucha frecuencia en carretera y el guiarse por lo que hacen otros conductores puede llevar al despiste…y la correspondiente multa por exceso de velocidad.
  • Ahorra para Peajes y Gasolina: Prácticamente todas las autopistas son de peaje y el precio del carburante es alto. Esto, sumado al alquiler del coche, hace interesante hacer bien los cálculos antes de decidirse a conducir por Italia. A modo de ejemplo de lo que nosotros pagamos durante nuestro viaje, el tramo de Autostrada (autopista) A15 entre La Spezia y Parma no salió por 14,80 € para unos 110 Km de recorrido. Por cierto, en Italia las Autopistas se indican con carteles en color verde. En lo referente a la gasolina, los precios superan los 1,30 €/litro. Así que será bueno no tirar de revoluciones para ahorrar combustible y tener que llenar con menor frecuencia depósito.
  • Asegura tu coche convenientemente: Todo lo que te puedas ahorrar de pagar por un coche es un acierto, pero en lo referente al seguro no hay que escatimar en gasto. Cuanto más completa sea la cobertura mejor. El tipo de conducción local, las calles y zonas de aparcamiento estrechas de los cascos históricos o los amigos de lo ajeno hacen recomendable el disponer de un seguro a todo riesgo. Las compañías de alquiler de coches tienen por costumbre marcar sus coches con una pegatina exterior bien visible, para el público en general y (tristemente) para los cacos también. Que nos indicaron que suelen frecuentar las zonas de costa para hacer su agosto. Así que, además de asegurarse de no dejar cosas de valor en el coche, el tener un seguro con cobertura de robo os permitirá viajar más tranquilo. Nosotros la contratamos y no tuvimos ningún percance por robo, pero si sufrimos un análisis pericial exhaustivo por parte de la empresa de alquiler a la hora de entregarles el coche.
  • Mucho cuidado con las “Zona Traffico Limitato” o ZTL: Prácticamente todos los centros históricos de las ciudades italianas están restringidos al tráfico privado, atendiendo a horarios y fechas específicos, mediante lo que se conoce como Zonas de Tráfico Limitado (ZTL). Si se circula por estas zonas fuera de los periodos permitidos la multa está asegurada. Lo registra una cámara y la sanción te llega a casa…y según nos cuentan sí que llegan.

Normalmente la restricción, que busca reducir el tráfico y la contaminación de las zonas urbanas más congestionadas, se limita a las horas del día (de 08:00 – a 20:00 horas principalmente). Aunque en algunos lugares, como en parte de Milán, vimos que directamente no está permitido circular en ningún momento si no se es residente o vehículo autorizado (policía, ambulancias,…).

Zona de Tráfico Limitado (ZTL) en Milán (Italia)

Estas ZTL están indicadas mediante señales con un círculo rojo sobre un fondo blanco y con una leyenda gráfica que explica el alcance de la restricción. Pero el problema radica en que no siempre se visualizan fácilmente mientras se está conduciendo o que, si desconoces la zona, te las encuentres en una vía de único sentido con esta señalización al final de la calle y sin tener vía de escape posible.

Así que la forma de evitar estas ZTL y las multas asociadas pasan por:

  • Acceder en transporte público o a pie a los centros históricos con ZTL.
  • Consultar a tu hotel  si se encuentra dentro de una ZTL y, de ser así, si es posible que registren el vehículo como residente durante el tiempo que se esté alojado. No siempre es posible pero, por ejemplo, en Pisa lo pudimos gestionar a través de nuestro hotel y circulamos por el centro histórico sin sorpresas.
  • Circular en domingos y festivos. Un poco limitante, pero son los días en los que por regla general las ZTL no están operativas. Aunque no en todos los sitios es así, por lo que el punto siguiente es primordial.
  • Informarse con antelación sobre la ubicación de las ZTL en el destino elegido. Para ello dos buenas opciones son:
    • Informarse en la web de turismo local o del ayuntamiento a visitar: A modo de ejemplo os enlazamos con la información que publica al respecto la web de la Ciudad de Florencia (Aquí).
    • Preguntar a Google: Indicando en el famoso buscador que todo lo sabe “ZTL Driving Zones in Ciudad Destino se pueden ver todas las zonas y cámaras de control de acceso restringido de la ciudad en cuestión. Nuevamente, a modo de ejemplo, os enseñamos un ejemplo de lo que muestra el buscador al indicar “ZTL Driving Zones in Florence, Italy” (hacer clic Aquí).

Mapa de Google con las ZTL en Florencia (Italia)

Utilizando el móvil como GPS, esta información puede servir de ayuda para planificar la ruta de acceso por carretera a cada ciudad italiana de interés.

Zona de Tráfico Limitado (ZTL) en Parma (Italia)

  • Elegir hoteles con aparcamiento: Imprescindible si se pretende dormir en los cascos históricos. En los que normalmente no está permitido el aparcamiento o está regulado con zonas de pago (zona azul) y tarifas que varían en función de la ubicación. La alternativa es alojarse o aparcar a las afueras de las zonas monumentales, donde el estacionamiento sea gratuito. Aunque en algunos casos puede suponer un buen paseo hasta llegar al centro.

Seguro que sabiendo todo esto, si no lo sabíais ya, os resultará más fácil adentraros por las carreteras del país de la bota sin sorpresas. Disfrutando de la conducción como un italiano o una italiana más. Capito?  ¡Buen viaje y a disfrutar! 🙂

 

(836)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *