Conducir y alquilar un coche en Estados Unidos (USA)

Estados Unidos (USA), por su gran extensión, su diversidad territorial y sus buenas comunicaciones por carretera, es uno de los mejores destinos del mundo para viajar en coche.

Las Vegas y el Cañón del Colorado, Nueva York-Philadelphia-Washinton, Miami y la costa de Florida, Los Ángeles y la costa de California, Orlando y su famoso parque temático, Buffalo y las Cataratas del Niágara, el Parque Nacional de Yellowstone o el Parque Nacional de Yosemite son buenos ejemplos de puntos de partida y planes de ruta para un “road trip” memorable conduciendo tu propio vehículo (coche, moto o autocaravana) por los Estados Unidos.

Carretera al Cañon del Colorado (USA)

No hay que ser un valiente para ello, simplemente hay que poseer la documentación en regla, tener ganas de conducir y seguir algunos consejos para disfrutar como se merece de un viaje por carretera a tu aire.

Qué tener en cuenta para conducir en Estados Unidos

Hay varias cosas imprescindibles a tener en cuenta si se quiere conducir por los EE.UU., siendo primordial cumplir todas ellas para evitar sorpresas desagradables mientras se viaja al volante.

Al margen de la documentación esencial para entrar en el país:

  • Disponer de la autorización de viaje: Bien sea el ESTA (Electronic System for Travel Authorization), que se requiere a los viajeros europeos, como el visado u otra documentación pertinente requerirá en función de la nacionalidad de cada uno.

 

  • Disponer de pasaporte biométrico o electrónico: Es el nuevo formato de pasaportes que, además de los datos tradicionales de identificación, incluye información biométrica de, por ejemplo, huellas, patrones faciales o de la retina para la identificación inequívoca de cada viajero.

 

Es imprescindible para poder conducir en Estados Unidos el:

  • Disponer de permiso de conducir original del país de procedencia en vigor: En algunos estados es imprescindible presentarlo, como sería el caso de California o Texas, pero en otros ni lo solicitan.

 

  • Disponer del Permiso de Conducir Internacional (IDP): Se trata de un documento que se consigue en el país de origen con antelación a la entrada en USA. En España se tramita a través de la Dirección General de Tráfico y, para su consecución, hay que presentar el permiso de conducir original, el Documento Nacional de Identidad, el pago de una tasa y una foto tamaño carnet en color. Su validez es temporal y, para evitar sorpresas, lo mejor es concertar cita previa para su tramitación con cierta antelación al viaje programado a EE.UU. Si bien no todos los Estados exigen disponer de este IDP, como es el caso de California, en la mayoría de ellos sí es requerido o recomendable tenerlo.

 

  • Disponer de Seguro de viaje: Debido al funcionamiento de los Servicios Sanitarios estadounidenses, que no son gratuitos como la Seguridad Social española, se hace imprescindible disponer de un buen seguro de viaje con una generosa cobertura sanitaria. Si alquilas un coche puedes contratar este servicio en la agencia de alquiler, pero lo recomendable es contratar uno expresamente para el viaje en su conjunto antes de partir. Cualquier tratamiento médico, por ínfimo que sea, es muy caro en USA. Así que más vale prevenir que curar ¿No? Además, si el seguro de viaje incorpora cobertura legal mejor que mejor. No queremos ser cenizos, pero siempre es mejor que sobre, que no que falte.

 

Puente de Brooklyn (Nueva York)

 

Como información adicional a la indicada anteriormente, también puede ser interesante tener en cuenta los siguientes consejos, recomendaciones y datos prácticos a la hora de conducir en Estados Unidos:

  • Los límites de velocidad están en Millas por Hora (mph). 1 Milla es igual a 1,6 Kilómetros.

 

  • Dependiendo del tipo de carretera los límites de velocidad pueden ir desde las 50 mph hasta las 80 mph, dependiendo del tipo de vía fuera de zona urbana. En zonas residenciales puede ser inferior a 25 mph.

 

  • Pueden producirse fenómenos meteorológicos extremos durante algunas épocas del año. Como sería el caso de la temporada de huracanes, que va de julio a noviembre, y puede ser un factor a tener en cuenta si se conduce por Miami y resto del Estado de Florida. Es por ello importante el informarse sobre qué hacer en el caso de enfrentarse a situaciones meteorológicas tan adversas.

 

  • La mayoría de coches son automáticos. Los coches de cambio manual son poco frecuentes así que, si no estás acostumbrado a cambio automático, quizás tengas que tomarte tu tiempo para hacerte a él. Aunque no es nada complicado.

 

  • Los semáforos están más allá de donde tienes que parar el vehículo. No es como en España, que están a la altura de donde hay que detenerse cuando están en rojo. En USA hay que seguir las indicaciones del semáforo que está al otro lado de la intersección o cruce.

 

  • En las gasolineras, llenar el depósito se mide en Galones (gal) de gasolina y no en litros. Un galón equivale a 3,78 litros.

 

  • No es rara la presencia de radares móviles.

 

  • Las líneas centrales de las carreteras son amarillas en muchos casos. Pero no significa necesariamente que estén en obras, como en España.

 

  • Siempre hay que tener a mano números telefónicos de ayuda en caso de necesidad o emergencia. Especialmente los de autoridades consulares y servicios sanitarios a los que recurrir en caso de urgencia.

Calle de China Town (Nueva York)

Alquilar un coche en Estados Unidos

Partiendo de esta información preliminar sobre consideraciones a la hora de conducir por Estados Unidos, si se quiere alquilar un coche, es interesante saber lo siguiente:

  • Todos los conductores han de disponer de permiso o licencia de conducir válida y con, por lo menos, 12 meses de antigüedad.

 

  • Es imprescindible disponer de tarjeta de crédito (las de débito no se suelen aceptar). El titular de la misma debe ser uno de los pasajeros del vehículo.

 

  • Suele cargarse un depósito en la tarjeta de crédido para cubrir posibles gastos asociados al repostaje de combustible o daños que pudiera sufrir el coche alquilado durante su uso y disfrute.

 

  • La edad mínima para conducir en USA es de 16 años, pero para conducir un coche de alquiler puede solicitarse que sea de 25 años o, en su lugar, pagar un sobrecargo en el caso de que el conductor sea menor de dicha edad. Depende de cada agencia de alquiler.

 

  • Reservar vía web siempre sale más barato que en la propia agencia.

 

  • La opción de alquilar GPS es recomendable, pero no imprescindible. Especialmente si has cargado el mapa de la zona a recorrer en tu móvil para utilizarlo sin consumo de datos móviles.

 

  • No es raro ser atendido en las agencias de alquiler de coches por personal hispanohablante. Por lo que términos como manejar, en lugar de conducir, o alquiler de auto o rentar un carro pueden escucharse con cierta facilidad si identifican que hablas en español.

 

  • No es raro tampoco que la agencia ofrezca un número amplio de opciones para completar el contrato de alquiler. De todas ellas las más recomendables son las concernientes a seguros de daños al vehículo. El contratarlos no es obligatorio, pero sí aconsejable para viajar más despreocupado.

 

  • Si pretendes cruzar a otro país desde USA, como México o Canadá, es importante confirmar con la agencia el alcance de la cobertura del renting y el seguro. Esto último es muy importante, porque algunas empresas de alquiler solo cubren cargos en el país de recogida y no más allá de sus fronteras y, en otros casos (compañías pequeñas), tampoco permiten cruzar a otros países con el vehículo alquilado o el autorizarlo implica un recargo.

 

Concluimos este artículo afirmando que nuestra experiencia conduciendo por Estados Unidos ha sido muy buena y sin incidencias de ningún tipo. Es más, nos pareció incluso más sencillo que conducir en Italia o Grecia, por poner algún ejemplo de nuestra experiencia al volante en otros países.

En Estados Unidos nos pareció que la señalización de las carreteras era clara, que el tipo de conducción de los americanos era respetuosa, que alquilar un coche era barato y que la gente era muy amable a la hora de consultar cualquier duda sobre cómo llegar a un destino. Así que no podemos más que recomendar el probar la experiencia ¡Buen viaje y a disfrutar! 😉

(31)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.