Descubriendo Cáceres (Extremadura): Una ciudad nacida para la guerra

Cáceres (Extremadura) es posiblemente el mejor ejemplo que tenemos en la Península Ibérica de cómo eran las antiguas ciudades medievales. Se puede decir que es un auténtico lujo, apto para todos los bolsillos, el poder pasear por su casco histórico y descubrir todo lo que sus edificios y rincones centenarios enseñan al visitante.

Su casco histórico ha sido declarado Primer Conjunto Monumental de España, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986 y tercer Conjunto Monumental de Europa por el Consejo de Europa en 1968 ¡Casi Nada!

Plaza Mayor y Muralla Almohade de Cáceres

Plaza Mayor y Muralla Almohade de Cáceres

Así que, con semejante currículo, es prácticamente una obligación acercarse hasta esta parte de Extremadura para conocer esta joya del patrimonio histórico español.

En una escapada de dos días en el Puente de Mayo, una de las fechas del año en las que más gente viaja, nos lanzamos a completar nuestra experiencia extremeña visitando la ciudad de Cáceres. Ya conocíamos el patrimonio rural y el patrimonio natural  de la provincia, pero con este viaje buscábamos descubrir el patrimonio monumental de la capital cacereña.

Lo que nos llamó poderosamente la atención de nuestro paso por Cáceres fue el averiguar que la belleza que hoy podemos encontrar en su  centro histórico se debe a causas militares y un pasado belicista, entre pueblos y entre los propios vecinos de la ciudad.

Cáceres fue una ciudad nacida para la guerra. Los romanos la llamaron Norba Caesarina y vieron en su localización, una atalaya que ofrece amplias vistas sobre el entorno, una posición estratégica para controlar esta parte de la antigua Hispania. Algo que con posterioridad también vieron musulmanes y cristianos y, en su conjunto, todos ellos, contribuyeron a crear la ciudad amurallada  que hoy podemos disfrutar.

Tejados en el centro histórico de Cáceres (Extremadura)

Tejados en el centro histórico de Cáceres (Extremadura)

Esto explica el que Cáceres no surgiera a la orilla de un río, como tantas otras ciudades de la época, y que sus antiguos habitantes estuvieran dispuestos a soportar los rigores de un clima poco favorecedor. Porque lo que a muchos de ellos les llevó a habitar estos lares fue su vinculación militar o las contraprestaciones de asentarse en un lugar con los pros y los contras de su condición estratégica.

El desarrollo arquitectónico bélico de la ciudad no estuvo únicamente vinculado a defenderse de lo que sucedía a extramuros, ya que en el interior del recinto amurallado también tuvieron lugar durante el medievo auténticas guerras fratricidas. Por eso hoy podemos ver casas señoriales que eran auténticas fortalezas, identificadas con imponentes escudos heráldicos y protegidas con almenas, torreones defensivos y matacanes más pensados para protegerse del vecino que del extranjero.

Aunque sería injusto decir que todo lo que hoy podemos contemplar está asociado a aspectos bélicos, ya que el paso de los siglos favorece que ese vínculo militar desaparezca y que a Cáceres lleguen otro tipo de movimientos, más culturales, que borraron parte de la herencia guerrera y transformaron la ciudad con una imagen más humanista y una arquitectónica vanguardista con grandes influencias de movimientos artísticos y culturales italianos.

Centro histórico de Cáceres (Extremadura)

Centro histórico de Cáceres (Extremadura)

Gracias a todo ello, y a una excelente labor de conservación del patrimonio histórico, hoy se pueden ver y descubrir en Cáceres encantadoras callejuelas empedradas, juderías, numerosos palacios y edificios señoriales, catedrales y monasterios, murallas de diferentes épocas, plazas con mucho encanto y numerosos detalles que pueden transportar al visitante al pasado durante horas.

En nuestro caso particular, si bien nos aventuramos inicialmente a visitar la ciudad por nuestra cuenta y riesgo, por libre, cuando realmente descubrimos todos los secretos de Cáceres fue durante la visita guiada que realizamos de la mano de la Asociación Profesional de Guías Turísticos de Cáceres (Plaza Mayor, 2). Por 6 € nos explicaron todos los entresijos de la ciudad en un recorrido de 2 horas por la zona vieja que, tras la experiencia y buen hacer de nuestra guía (Longina), solo podemos recomendarlo.

Qué ver en Cáceres

Cáceres merece ser visitado tanto de día como por la noche. Ambas estampas de la ciudad merecen mucho la pena.

La visita diurna permite conocer el interior de muchos de los edificios históricos de la ciudad, mientras que la nocturna ofrece una perspectiva más romántica y tranquila del casco histórico. Así que no conviene perderse ninguna de las dos opciones.

Sea como fuere, por el día o por la noche, llueva o haga sol, los puntos imprescindibles a visitar en Cáceres son bajo nuestra modesta opinión los siguientes:

  • La Plaza Mayor: Es el centro neurálgico de la ciudad y el punto de partida principal desde el que visitar la zona vieja. En la antigüedad acogió torneos medievales y ferias de ganado, que han dado paso a los bares y restaurantes que ahora ocupan parte de la plaza. Entorno a ella se encuentran el Ayuntamiento, la Ermita de la Paz, la muralla almohade del siglo XII, la torre de Bujaco y el Foro de Balbos.
Plaza Mayor de Cáceres (Extremadura)

Plaza Mayor de Cáceres (Extremadura)

  • Puerta de la Estrella: Es uno de los puntos de entrada a la antigua ciudad amurallada y, sin discusión, el más popular e interesante de todos ellos. Su diseño oblicuo es muy singular y la historia que hay tras el mismo merece la pena ser conocida.
Puerta de la Estrella (Cáceres)

Puerta de la Estrella (Cáceres)

  • Casa de Toledo Moctezuma: Un ejemplo claro de cómo eran las antiguas construcciones medievales y de los vínculos que se abrieron entre España y América a raíz del Descubrimiento. El escudo heráldico de la casa es muestra de este mestizaje, ya que refleja símbolos familiares de ambas culturas.
  • Palacio Carvajal: Un edificio señorial del siglo XV con elementos arquitectónicos góticos y renacentistas. El acceso es gratuito y en su interior se puede ver cómo eran las construcciones de la época, siendo especialmente recomendable el jardín. En él se encuentra uno de los árboles más antiguos de Extremadura, una higuera de 500 años (dicen).
  • Plaza de Santa María: Ofrece buenas vistas sobre muchos de los edificios históricos principales de la ciudad vieja, como son el Palacio Episcopal de Cáceres, el Palacio de Ovando y la Concatedral de Santa María. Es un continuo ir y venir de gente todo el día.
  • Palacio de los Golfines de Abajo: Este edificio del siglo XVI es un buen ejemplo del carácter bélico que tuvieron muchos edificios de la ciudad tras la reconquista y como, con el tiempo, fueron transformando su imagen con detalles platerescos vinculados a un estilo humanista. Fue residencia de los Reyes Católicos en sus visitas a la ciudad.
Palacio de los Gofines de Abajo (Cáceres)

Palacio de los Golfines de Abajo (Cáceres)

  • Iglesia de San Francisco Javier: Sobresaliendo sobre la plaza de San Jorge, su perfil recuerda mucho al tipo de construcciones religiosas que se pueden encontrar en muchos países de Sudamérica. Es un claro ejemplo de edificación jesuita. El interior y sus torres se pueden visitar previo pago de una entrada de 2 €. Las vistas desde el campanario merecen la pena.
Iglesia de San Francisco Javier (Cáceres)

Iglesia de San Francisco Javier (Cáceres)

  • Casa Mudéjar: Es la única de la ciudad monumental de estilo mudéjar, por lo que es bastante singular.
  • Casa del Sol: Su escudo heráldico, con un sol, la delata. Es todo un buen ejemplo de casa-fortaleza que se puede ver en la ciudad, en donde llama especialmente la atención su matacán semicircular. Se encuentra en uno de los rincones de la ciudad con más encanto, apartada del bullicio de las vecinas plazas de San Mateo y las Veletas. Escenarios estos de la famosa serie de televisión Juego de Tronos.
Detalle de la Casa del Sol (Cáceres)

Detalle de la Casa del Sol (Cáceres)

  • Palacio de las Veletas: Situado en la plaza del mismo nombre, hoy es sede del Museo Provincial. En sus cimientos se encuentra el aljibe original del antiguo alcázar almohade (visita obligada) sobre el que se levantó después este palacio del siglo XV. El acceso al museo es gratuito.
Museo Provincial de Cáceres (Extremadura)

Museo Provincial de Cáceres (Extremadura)

  • Barrio de San Antonio: Situado tras el Museo Provincial, en la judería vieja de Cáceres. Allí llegaron a vivir 130 familias hebreas tras la reconquista y sus estrechas y encaladas calles son seña de identidad del lugar.
  • Palacio de los Golfines de Arriba: Un ejemplo más de casa-fortaleza del siglo XV, pero que en este caso tiene la particularidad de ser la única que mantiene el torreón defensivo. El resto de torreones de la ciudad fueron desmantelados por orden de los Reyes Católicos, como vía para evitar o finalizar las guerras fratricidas que tuvieron lugar en la ciudad hasta su reinado. En este palacio se acuarteló Franco en el 36.

Estos son solo algunos buenos ejemplos de lo que se pudimos ver durante nuestra estancia ¿Falta algún punto importante más? Puedes ser. Porque la gran suerte de Cáceres es que todo el centro en su conjunto, palmo a palmo, merece la pena ser descubierto y tiene grandes detalles que ofrecer al visitante.

Por ello es fácil de entender el que sea ya un destino turístico tan popular, dentro y fuera de España, y que muchas producciones de cine y televisión, nacionales e internacionales, se decantaran y lo sigan haciendo en la actualidad por Cáceres como plató cinematográfico para películas, series y documentales. Como ha sido el caso de 1492. La conquista del paraíso,  La Celestina, Juego de Tronos, Still Star Crossed o la Catedral del Mar entre otros muchos títulos.

Dónde tomar algo en Cáceres

Al calor del turismo se han abierto numerosos locales en los que poder tomar algo. La Plaza Mayor y la vecina Plaza San Juan tienen buenas terrazas para ello.

Pero a nosotros nos pareció realmente acogedora la  terrazita del Café-Bar Las Claras, situada en una pequeña plaza junto al Convento de Santa Claras. Un lugar pequeñito, alejado del gran bullicio, principalmente frecuentado por cacereños, con una buena selección de cervezas y precios populares.

El local no tiene nada en especial, es muy pequeño y por ello invita a salir a la calle y disfrutar de su terraza. Su principal atractivo.

Dónde comer en Cáceres

Para nuestra sorpresa Cáceres se ha decantado en los últimos tiempos por los locales de tapeo. Parece ser que se ha producido un boom de locales de tapas, en detrimento de los restaurantes de comida tradicional extremeña.

Pero estos nuevos gastrobares se han enfocado a un producto de calidad con una presentación excepcional y a buenos precios, que hace inevitable el probar su oferta.

Entre la multitud de opciones nos decantamos por las siguientes:

  • El 8º Arte Tapería-Restaurante (Calle General Ezponda, 7): Ofrece producto de temporada y en su carta se pueden encontrar aún platos de siempre, como las migas extremeñas con huevo y pimentón de la Vera. Precios económicos. Está muy próximo a la Plaza Mayor, por lo que es un buen punto de partida para comenzar a conocer la ciudad.
  • La Cacharrería (Calle Orellana, 1): Situada en pleno centro histórico, entre la Casa Mudéjar y la Casa del Sol, esta tapería es una de las más exitosas de la ciudad. Sus platos combinan ingredientes de siempre en recetas de toque internacional y con una cuidada presentación. Nos gustó bastante, porque la calidad precio nos pareció buena, el local tiene su encanto y su ubicación es excepcional. La pena es que no se puede reservar, así que hay que tener algo de suerte para encontrar sitio a la hora de comer o cenar.

Entre la La Plaza Mayor y la Plaza San Juan hay una gran oferta de restaurantes, por lo que raro será el no poder encontrar alguno que guste.

¡Ah! No hay que olvidar que Extremadura es buena tierra de vinos y quesos, cada vez más reconocidos. Así que es inevitable el no aventurarse a probar algunos de ellos en los establecimientos gastronómicos de la ciudad.

Dónde dormir en Cáceres

En esta ocasión, al tratarse de un puente, unas fechas de alta ocupación, nos decantamos por el portal Weekendesk para encontrar una buena opción de alojamiento en el centro de Cáceres.

Este portal web nos parece muy fácil y cómodo de usar para organizar escapadas y encontrar ofertas de última hora, por eso lo solemos utilizar con cierta asiduidad. En pocos clicks, mediante diferentes filtros (fecha, tipo de actividad, localización, presupuesto y otras muchas opciones), se puede encontrar rápidamente la opción que mejor encaje con las necesidades y gustos de cada uno. Además siempre suelen ofrecer algún que otro detallito con las ofertas, para hacer aun más interesante la experiencia.

Ofrece una gran variedad de destinos y actividades, por lo que raro es no encontrar siempre algo interesante. Incluso si se deja todo para el último momento y es época de alta demanda viajera.

En nuestro caso la opción elegida en Cáceres fue el Gran Hotel Don Manuel Atiram (Calle San Justo, 15). Un alojamiento de 4 estrellas, muy cerca de la Plaza Mayor, totalmente nuevo y con todos los servicios necesarios para hacer nuestra estancia perfecta.

Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

Tiene la gran ventaja de encontrarse muy cerca del centro y, a su vez, está alejado del bullicio de las zonas mas turísticas. Así que no pareció la opción ideal.

Al llegar nos proporcionaron una habitación confortable, amplia y tranquila. Esto último es algo que siempre apreciamos mucho.

Habitación en Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

Habitación en Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

Por otro lado el personal nos pareció muy atento, el desayuno buffet muy completo y su opción de aparcamiento subterráneo nos facilitó aparcar en el centro y despreocuparnos del coche durante los dos días en los que allí nos alojamos.

Desayuno buffet en el Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

Desayuno buffet en el Gran Hotel Don Manuel (Cáceres)

La única pena es que nos faltó tiempo para visitar el spa. Pero es que en dos días todo no puede ser ¿No? 🙂

Así que, considerando que la elección fue un acierto, habrá que volver. Sí, volveremos a Cáceres.

(362)

Related posts:

2 comentarios

  • Sonia

    Me parece un articulo muy completo, pero por favor, no se puede llamar “parte vieja” a un conjunto munumental de esta catergoria, el mejor conservado de España y tercero de Europa efectivamente, ciudad monumental, parte antigua, ciudad histórica… pero lo de” vieja”…

    • Hola Sonia,
      Muchas gracias por el comentario. Está claro que hay muchas descripciones posibles y, en nuestra opinión, “viejo” puede ser una más. Durante la visita a la ciudad vimos incluso algún cartel informativo que utilizaba dicho adjetivo y no interpretamos con ello que tuviera menos valor lo reflejado.
      Pero tomamos nota y procuraremos, en futuros artículos, incorporar más diversidad de términos aprovechando las opciones que nos ofrece el Castellano. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *