El Rastro: El Mercado de Pulgas de Madrid

Prácticamente toda la vida viviendo en Madrid y aun no habíamos escrito nada sobre la ciudad que nos vio nacer. Pero, como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena y por eso nos estrenamos con un artículo sobre uno de nuestros lugares favoritos de la capital.

Madrid

Vista sobre la Gran Vía de Madrid

El Rastro de Madrid es el mercado de pulgas más famoso de España y, posiblemente, uno de los mayores y más singulares de Europa.

Un mercado al aire libre extendido entre algunas de las calles más auténticas del viejo Madrid, en pleno barrio de Lavapiés. Un barrio castizo que, sin duda, constituye un marco incomparable que convierte al Rastro madrileño en un mercado realmente singular.

Todas las mañanas de domingos y festivos millares de más o menos improvisados puestos se instalan en plena calle para vender, junto a las tiendas y locales del barrio, objetos de segunda mano de todo tipo. En el Rastro se le da valor a muchas cosas que antes otros desecharon o dejaron de valorar lo suficiente para mantenerlas en propiedad. Cuadros, libros, cromos, muebles, ropa y un sinfín de antiguos y curioso objetos se pueden encontrar a ras del suelo o presentados al libre albedrío en cada puesto callejero.

Rastro Madrid Objetos

Objetos en venta en El Rastro de Madrid

Tal singularidad hace que el Rastro congregue cada fin de semana a cientos de personas transitando por sus calles, entre puesto y puesto, en busca de algún “tesoro” a buen precio o, simplemente, curioseando y paseando para echar la mañana en compañía de familiares o amigos.

En definitiva, si se viaja Madrid, el Rastro representa una visita obligada para conocer uno de los lugares más auténticos, tradicionales y animados de la capital de España. Por eso, a continuación, os recomendamos qué ver y hacer en una visita al Mercado de Pulgas de Madrid.

Plaza de Cascorro

Antes de nada, una aclaración para curiosos. El personaje histórico de la estatua que preside esta plaza no se llama Cascorro, es Eloy González. Un soldado español que defendió la localidad cubana de Cascorro durante la Guerra de Cuba. Motivo por el que se le conoce como Héroe de Cascorro.

La plaza puede considerarse la puerta de entrada al Rastro en su lado norte y, ya desde el principio, según se accede a ella se puede tener una idea del ajetreo que nos vamos a encontrar por todo el mercado. Al situarse en la parte más alta de su recorrido, permite ver la dimensión del Rastro si se mira hacia la calle Ribera de Curtidores (pendiente abajo).

Madrid Rastro Lavapies

Venta de objetos de segunda mano en Lavapiés (Madrid)

En la misma plaza ya se pueden ver numerosos puestos, predominando los tenderetes de ropa nueva y ya no tantos objetos de segunda mano como en los orígenes del Rastro. Ya que en los últimos tiempos los puestos de venta de ropa y objetos baratos “modernos” le han comido espacio a los tradicionales de toda la vida.

Pero ya solo por el ambiente que se mueve en la plaza merece la pena dejarse llevar por la corriente de gente que sube y baja de un lugar a otro.

 Calle Ribera de Curtidores

Es la calle principal del Rastro y en la que mayor concentración de puestos y gente se puede encontrar.

En ella se fundó hace varios siglos este popular mercado y de ella salió el nombre de El Rastro. Que se dice procede del rastro (reguero) de sangre que dejaba en la calle el tránsito de reses sacrificadas en el matadero que existía en la parte baja de la ciudad. Por la presencia del matadero en dicha ubicación muchos trabajadores del cuero se asentaron en esta calle y de ahí su nombre.

Jueguetes Rastro Madrid

Puesto de juguetes usados en el Rastro (Madrid)

La empinada calle está inundada de puestos de venta ambulante, en la que predominan también los de ropa y objetos baratos de primera mano. Pero aún queda alguna tienda de venta de productos elaborados en piel, de muebles y de antigüedades.

En los días de buen tiempo, cuando se llega a esta calle, es mejor dejarse llevar por la marea de gente que transita por esta arteria principal del Rastro que intentar ir contracorriente. Por eso no es una buena idea cruzar por ella si se tiene prisa.

Calle Carlos Arniches

Es una calle paralela a Curtidores, a su derecha según descendemos hacia el río Manzanares, y en ella aún se puede ver el Rastro más auténtico. Es nuestra parte favorita del mercado, justo por eso, porque aún se mantiene en esta calle la esencia del viejo Rastro. Recomendamos no perdérsela.

Puesto Rastro Madrid

El Rastro en la calle Carlos Arniches (Madrid)

Libros y discos de segunda mano, envases antiguos, cuadros, viejas cámaras de fotos, fósiles y un sinfín de otros objetos curiosos y antigüedades se pueden encontrar en los puestos y los locales de esta calle.

Rastro Madrid Camaras

Antiguas cámaras de fotos a la venta en El Rastro (Madrid)

Calle San Cayetano

En esta pequeña calle, perpendicular a Curtidores, está principalmente dedicada a la venta de cuadros, marcos y elementos de pintura.

RASTRO MADRID CUADROS

Puesto de cuadros en El Rastro de Lavapiés (Madrid)

Calle Fray Ceferino González

Antiguamente en esta calle, justo por debajo de San Cayetano, se escuchaba el trino de los pájaros y las jaulas para su cría ocupaban gran parte del espacio. En ella se vendían jilgueros, canarios, periquitos, alpiste, jaulas y todo tipo de accesorios para los pájaros, pero la normativa de protección de los animales prohibió a finales de los noventa la venta de pájaros.

Así que ahora ya no se venden mascotas, pero  si todo tipo de productos para ellas.

RASTRO MADRID PUESTO

Venta de objetos de segunda mano en El Rastro (Madrid)

Plaza Campillo Nuevo Mundo

Descendiendo por la Calle Carlos Arniches llegamos a esta plaza, cuya singularidad radica en que a ella se acercan gentes de todas las edades a cambiar cromos de colecciones de todos los tipos.

Jóvenes y no tan jóvenes buscan en esta plaza los cromos que les faltan para completar sus colecciones de futbol, cómics o series de dibujos favoritas. No es raro ver a padres buscando el cromo que le falta al hijo para completar su álbum de la liga de futbol o de personajes de Disney.

Puesto Madrid Rastro

Objetos de segunda mano en El Rastro (Madrid)

Visitar esta plaza es como volver al patio del colegio y revivir el arte de buscar, encontrar y negociar por un buen cromo.

Sile..nole..sile…nole…¿Os acordáis?

Consejos

Dos consejos importantes a tener en cuenta cuando se visita El Rastro:

– Siempre hay que intentar regatear el precio a la hora de comprar alguno de los numerosos objetos de segunda mano que se ofrecen en los puestos. Es verdad que ya no todos los vendedores lo aceptan, pero siempre hay que probar a bajar el precio de venta inicial. No se pierde nada y se contribuye a mantener una vieja costumbre.

– Hay que tener siempre controladas las pertenencias, especialmente bolsos y carteras. Porque, aprovechando el tumulto de gente, siempre hay amigos de lo ajeno que intentan sacar provecho de los descuidos de los visitantes.

Comer o tomar algo

Otro de los alicientes del Rastro es la posibilidad de tomar algo entre los numerosos bares que se encuentran en sus alrededores. Mucha gente se anima a ello y por eso tampoco es raro encontrarse a más de uno o una que, alargando la noche, se aproximan hasta aquí para continuar la diversión del fin de semana.

Pero la mayoría de los mortales aprovechan la visita al Rastro para, simplemente, juntarse a tomar unas cañas de cerveza con el aperitivo o, directamente, ir a comer por los alrededores tras las visita al mercado.

De entre todas las posibilidades para comer o tomar algo en la zona nosotros recomendamos cuatro especialmente:

  • Casa Amadeo (Los Caracoles) – Un bar de toda la vida, ubicado en el 18 de la Plaza de Cascorro, que ofrece tapas y raciones tradicionales de Madrid. Pero su ración estrella son los caracoles con torreznos (12 €).
Caracoles

Ración de caracoles con torreznos en Cascorro (Madrid)

  • Malacatín – Restaurante ubicado también próximo a Cascorro (calle de la Ruda, 5), ideal para poder disfrutar de uno de los platos típicos de la gastronomía madrileña, el Cocido de garbanzos (20 €).
  • El Capricho Extremeño – Un bar situado al final de la calle Carlos Arniches (nº 30) muy popular y frecuentado los días de Rastro, gracias a sus contundentes y económicas tostas variadas (3 €). Tal es su éxito que suele haber cola para poder pedir.
  • Bar Rivas – Se encuentra en número 5 la Plaza General Vara de Rey y por unos 3 € ofrecen buenos y típicos bocadillos de calamares para llevar, además de raciones variadas.

Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más sitios recomendables en los que poder comer o tomar algo. Ya sea en el propio barrio de Lavapiés o en el vecino barrio de la Latina.

Alojamiento

Pocos lugares ofrecen tanta diversidad para encontrar cama como lo hace la capital de España. Tanto si prefieres un hotel de lujo en Madrid como si te decantas por una alternativa más económica en el centro o los alrededores de la capital, hay tal diversidad de opciones que es imposible no encontrar alguna que se ajuste al bolsillo de cada uno. Teniendo además la ventaja de poder disponer de una gran red de transporte público que te puede llevar a cualquier punto de la capital en poco tiempo, evitando los trastornos típicos del vehículo privado.

Por dicho motivo, para acercarse al Rastro, no necesariamente es preciso alojarse en sus inmediaciones. En Madrid todo está cerca…en transporte público, claro.

Cómo llegar

Como acabamos de decir, la forma más cómoda de llegar es mediante transporte público y en particular en Metro. La parada más próxima es La Latina (L5 – verde), que se encuentra próxima a la Plaza de Cascorro. y es un buen punto de inicio para recorrer el Rastro.

Hay otras paradas un poco más apartadas y en la parte baja del Rastro, como Puerta de Toledo (L5), Acacias (L5) o Embajadores (L3), que también pueden ser una alternativa para acercarse o marcharse del Rastro.

Otra alternativa de transporte público sería el tren y su red de Cercanías. Una opción interesante si se viene del extrarradio de Madrid. En este sentido, las estaciones de Embajadores (C3) y Pirámides (C1 – C10) son las más próximas a las inmediaciones del Rastro.

Por último, no íbamos a obviar la posibilidad de llegar gastando suelas hasta el Rastro. Así que, para ello, un buen punto de partida podría ser la Puerta del Sol (l1, L2, L3, C3 y C4). Desde la famosa plaza madrileña, si cruzamos por la Plaza Mayor y seguimos por la calle de Toledo y la calle de los Estudios, tenemos un agradable paseo a pie de menos de 20 minutos hasta El Rastro.

 

(9785)

Related posts:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *