Pamukkale (Turquía) y El Castillo de Algodón

PamukkaleEn esta ocasión nos vamos a Pamukkale, un pequeño pueblo turco al sur de Estambul en el que nos encontramos una maravilla de la naturaleza conocida popularmente como el Castillo de Algodón y que da nombre al pueblo.

En Pamukkale podremos disfrutar de uno de esos lugares cuyo curioso origen natural, singularidad y belleza hacen que su visita sea obligada cuando se viaja a Turquía.

Seguro que más de uno o una se acuerda del mítico anuncio de los modelos exuberantes bañándose en unas piscinas blancas espectaculares, con aguas turquesas en cascada, que hace ya unos cuantos años que fue grabado en esta localización y que aumentó, aún mas si cabe, la popularidad del lugar.

Así que, quién sabe, lo mismo visitándolo podéis llegar a sentiros uno de esos cuerpos…o no. Pero lo que está claro es que el lugar no os decepcionará.

El Castillo de Algodón

Travertino2Es el nombre que desde tiempo atrás se le ha dado a la formación natural de travertinos formados por la precipitación durante siglos del calcio contenido en las aguas termales  que circulan por la superficie del lugar.

El resultado de estos depósitos de calcio es una impresionante y curiosa formación blanca de terrazas y piscinas de aguas termales naturales a lo largo de una extensión de cerca de 300 m2.

Su gran superficie calcificada se puede divisar desde cientos de metros de distancia, lo que la hace aún más singular. Mostrando un inmaculado color blanco que destaca llamativamente de su entorno, dando pie a la imaginación y a la curiosidad por saber el motivo de su origen y de su ubicación en un lugar como en el que se encuentra.

El agua circulante por la superficie se encuentra a más de 35º C, motivo por el que los baños termales de Pamukkale son conocidos desde la antigüedad. Lo que por otro ha favorecido su deterioro.

Travertino3

Travertino

Afortunadamente, desde hace ya algunos años, su reconocimiento como Patrimonio Mundial de la UNESCO parece ser que está ayudando a mejorar su explotación y su conservación.

Para acceder al lugar hay que pagar entrada (unos 8 € al cambio) e ir descalzo por su interior, al objeto de proteger los travertinos y el conjunto de la formación. El agua, está calentita así que, da igual el frío que haga durante la visita, los pies estarán calientes. Además, la sensación de notar la rugosidad que forman los depósitos de calcio bajo los pies y el agua circular entre ellos hacen que la experiencia sea inolvidable. ¡No dan ganas de salir de allí durante horas!.

Pies

Antiguamente era posible bañarse en sus idílicas piscinas naturales pero, como parte de las medidas tomadas para la protección del lugar, hace algunos años se optó por prohibirlo. Sin embargo, si aún así hay ganas de darse un baño, dentro del recinto hay un edificio con una piscina antigua de aguas termales en la que si está autorizado el baño.

Travertino6

Otra de las medidas de protección y recuperación tomadas ha sido el alternar y variar la circulación de agua termal por las diferentes laderas en las que se encuentra el travertino. Por eso es fácil ver como el agua circula canalizada por algunas zonas, mientras que otras se mantienen sin agua.

Travertino7

Travertino11

El horario de acceso a los travertinos es amplio, va desde el amanecer hasta el anochecer. Nosotros realizamos la visita durante el atardecer (hasta el cierre) y, además de encontrarnos con poca gente, las vistas de la puesta de sol en el lugar fueron increíbles.

Travertino10

¿Cómo Llegar?

Pamukkale se encuentra a más de 600 Km al sur de Estambul, y a unos 260 Km al Este de Izmir.

Si se pretende llegar hasta allí en transporte público obligatoriamente hay que llegar hasta Denizli. Una ciudad sin nada interesante salvo su Otogar (Estación de Autobuses), desde la que salen autobuses y Dolmuş (pequeñas furgonetas de viajeros) para llegar a Pamukkale.

Travertino5

Nosotros llegamos a Denizli procedentes de Antalya y decidimos subir a un Dolmuş, por ser la primera opción que encontramos destino a Pamukkale, y el trayecto fue una auténtica aventura.  ¡Aunque por el precio que costó (menos de 1 € al cambio) tampoco se pueden pedir lujos!

El Dolmuş, aunque iba totalmente lleno, no hacía más que parar cada dos por tres a lo largo del trayecto para coger y dejar pasajeros mientras circulaba por una ciudad en la que el tráfico es bastante denso y muy caótico. Si a esto unimos que llevábamos la mochila encima y que la furgoneta era como un microondas a lo grande, podéis entender la razón por la que decimos que el viaje fue una aventura.

El trayecto duró cerca de una hora y lo mejor del mismo fue que, según nos aproximábamos a Pamukkale, se podía divisar en la distancia la impactante mancha blanca que forman los travertinos.

El Dolmuş nos dejó a la entrada de Pamukkale, así que desde allí simplemente tuvimos que andar hasta el centro de pueblo y rápido ubicamos los travertinos, ya que se veía una ladera blanca con facilidad entre las calles.

Pamukkale2

Los autobuses que llegan a Pamukkale paran en el centro del pueblo, donde hay parada de Metro (la compañía de autobuses que gestiona el trayecto).

¿Dónde Alojarse?

En Pamukkale hay numerosos alojamientos, más o menos decentes, pero dependiendo de la época es presumible que la disponibilidad de habitaciones varía considerablemente.

Nosotros llegamos allí sin reserva alguna, así que nos pusimos a buscar habitación nada más llegar al pueblo, y la verdad es que viajar por Turquía en el mes de marzo, como fue nuestro caso, facilitó encontrar alojamiento con rapidez.

Justo en la entrada dimos con un pequeño hotel que estaban terminando de acondicionar y ofrecía buen desayuno. Se encontraba ligeramente a las afueras del pueblo, pero era tranquilo, estaba limpio y las habitaciones eran amplias. Así que, tras negociar un buen precio, decidimos quedarnos allí y… fue todo un acierto.

Hotel

A la mañana siguiente decidimos salir hacia un nuevo destino, Selcuk, ya que desde Pamukkale se puede salir a numerosos puntos en Turquía, como son Estambul, Izmir, Cappadocia, Konya, Altalya y Ankara entre otros. Por si a algún futuro viajero le puede ser de utilizad, a continuación incluimos los horarios de salida desde Pamukkale a otros lugares:

AutobusesPamukkale

 Horarios de Autobuses de Metro

(7689)

Related posts:

4 comentarios

  • Mala madre

    Muy buenas , me ha gustado mucho el repor de Eslovenia, y el de Turquía el detalle de los horarios de bus, muy útil, creo que vas por el buen camino. Con que cámara has tirado las fotos ? Si en otra ocasión quieres compartir con tus seguidores mas sobre cámaras , accesorios , como hacer fotos donde no se puede…seria de gran ayuda.

    Bueno un abrazo y no olvides que malamadre sigue tus suelas.

    • admin

      Hola Mala madre,
      Gracias por las buenas palabras, no pareces tan malo como tu nombre indica! 🙂
      Las cámaras que utilizamos son digitales de bolsillo, incluso la del móvil en muchas ocasiones. No llevamos cámaras ostentosas por seguridad y por comodidad. Las cámaras pequeñas son menos ostentosas y llamativas, para los amigos de lo ajeno, y menos pesadas que las de fotografía profesional. Lo que si que aconsejamos sobre las cámaras es no obsesionarse haciendo fotos, las mejores se tienen que hacer con la retina. Porque hay mucha gente que al final acaba viendo todo a través de un objetivo y no de los propios ojos!!
      A disfrutar…

  • IRIA

    Hola! este marzo vamos a visitar Pamukkale, qué tal la temperatura?
    Supongo que no estaría muy saturado de turistas. Vamos a llegar pronto y pasar la noche en el pueblo, a parte de las piscinas y las ruinas, hay algo más cerca? Cuanto tiempo os llevó hacer la visita.

    Gracias, un saludo!

    • admin

      Hola, Iria. Marzo puede ser muy buena fecha para ir a Turquía, no habrá tanta gente como en verano ni tanto calor. Respecto a la temperatura, nosotros viajamos a Pamukkale más o menos en la misma época y no nos hizo mucho frío allí, recuerdo haber visitado el castillo de algodón con una simple chaqueta de deporte. Aunque en el resto del país si nos hizo algo más de frío, sobre todo en Goreme. Fuera del Castillo no hay mucho que ver, salvo la vida cotidiana de la gente de la zona. Seguro que os impresionará la visita !Buen viaje¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *