Postdam (Alemania): Entre Palacios y Espías

Postdam es una bonita ciudad a unos 40 minutos en tren al suroeste de Berlín, lo que la convierte en una interesante opción con mucho que ver y hacer para completar un viaje a la capital de Alemania.

Es la capital del estado de Brandemburgo y su histórica vinculación con el antiguo reino de Prusia propició el surgimiento de una ciudad palaciega, residencia de la familia real prusiana.

Postdam Alemania Centro

Banderas en el centro de Postdam (Alemania)

Pero en su historia más reciente, en la época del Muro y la Guerra Fría,  abandonó esa vida de realeza palaciega y pasó a convertirse en un punto de especial relevancia para acceder al Berlín Occidental.

La combinación de ambos episodios históricos permite disfrutar en Postdam de una interesante escapada en la que poder conocer su centro histórico monumental, repleto de edificios y jardines reales, y un punto clave de conexión entre la Alemania Oriental y la Occidental, el Puente de Glienicker.

El Centro Histórico

Muchos de sus edificios monumentales fueron destruídos durante la Segunda Guerra Mundial, pero se han dedicado muchos esfuerzos a recuperar un gran número de esos edificios y el alma de lo que en su tiempo originalmente fue el centro histórico de la ciudad.

La parte monumental de Postdam se puede visitar fácilmente a pie, en un recorrido que puede llevar fácilmente una mañana entera.

Hay más de una decena de edificios palaciegos y varios imponentes jardines que visitar, así como entretenidas calles peatonales en las que poder disfrutar de la vida de la ciudad.

Postdam Alemania

Centro histórico de Postdam (Alemania)

Pero si hay un punto de la zona monumental que destaca sobre el resto, ese es el Palacio de Sanssouci y sus jardines. La que fue la residencia de verano del rey de Prusia, Federico el Grande, es uno de los lugares más visitados de Postdam y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990.

Postdam Sansoucci

Entrada a los jardines de Sansoucci en Postdam (Alemania)

En torno a este palacio principal se extienden los imponentes jardines de Sanssouci. Su interés no radica solo en ser una gran zona verde de la ciudad, sino también en que es posible visitar en ellos otros muchos edificios monumentales relevantes de la ciudad como, entre otros, el Palacio de Orangerie, el Nuevo Palacio, los baños romanos o el Palacio de Charlottenhof.

Postdam Brandenburger Tor

Puerta de Brandemburgo en Postdam (Alemania)

Fuera de los jardines no hay que perderse la Iglesia de San Nicolás, la Iglesia de San Pedro y San Pablo y la Puerta de Brandemburgo (no confundir con la de Berlín). Estos dos últimos se encuentran en los extremos de una de las calles más entretenidas de Postdam, la calle de Brandemburgo. Una travesía peatonal en la que es posible encontrar acogedores cafés, restaurantes y tiendas diversas.

Postdam Brandenburger

Calle Brandenburger en Postdam (Alemania)

Glienicker Brücke

Se trata de un puente ubicado al noreste de la ciudad de Postdam, sobre las aguas del río Havel, para comunicar la zona de Berliner Vorstadt de Postdam con el distrito berlinés de Wannsee y su parque de Glienicke. Es decir, sirve de conexión entre el estado federado de Berlín y el de Brandemburgo.

Postdam Glienicke

Puente Glienicke en Postdam (Alemania)

Su ubicación estratégica entre el Berlín Occidental y el Oriental durante la Guerra Fría lo convirtió en un punto de enlace entre las dos Alemanias y, a su vez, entre los rusos del Bloque del Este y los americanos del Bloque Occidental. Sirviendo como punto neutral de intercambio de espías y prisioneros hasta la caída del muro de Berlín.

Postdam Puente Glienicke

El Puente Glienicke sobre el río Havel en Postdam (Alemania)

Tras la caída del telón de acero en 1989 el puente de Glienicker se abrió también a la población, permitiendo el paso de la Alemania Oriental a la Occidental.

Puente Glienicke Postdam

Cartel explicativo en el Puente Glienicke de Postdam (Alemania)

En la actualidad existen algunos carteles explicativos (en alemán) con documentos gráficos que muestran la historia del Puente Glienicker y, si lo cruzáis, podréis ver la señal que marca el que fue el punto de división de las dos Alemanias (y los dos Bloques mundiales durante la Guerra Fría).

Postdam Glienicke

Señal divisoria en el Puente Glienicke (Postdam)

¿Cómo llegar?

Como decíamos al principio, Postdam es una escapada perfecta si vais a pasar unos días en Berlin.

Nosotros nos desplazamos hasta allí utilizando el transporte público, que es la mejor opción para llegar desde la capital de Alemania.

La Línea de trenes S-7 (S-Bahn) entre las dos ciudades tarda menos de cuarenta minutos en hacer el recorrido, ofreciendo una frecuencia de trenes alta y un precio asequible por el billete.

Desde la estación de trenes de Postdam es fácil llegar al centro histórico y sus palacios andando, pero para llegar al Puente de Glienicker el paseo se puede convertir en demasiado largo. Así que recomendamos desplazarse en tranvía hasta Glienicker Brücker. La línea 93, desde la propia estación central de Postdam, deja a pocos metros de este famoso puente de espías.

(954)

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *