Tamajón (Guadalajara): Turismo rural en una ciudad encantada

Unos cuantos años han pasado ya desde la primera vez que visitamos Tamajón (Guadalajara), una pequeña localidad a menos de hora y media de Madrid que pertenece a la Comarca del Ocejón.

Esa primera vez fue a finales del siglo pasado, allá por el año 1996. Ya ha llovido lo suyo, pero desde entonces procuramos volver siempre que podemos ¿El motivo? Pues que siempre que pisamos este municipio y sus alrededores nos viene a la mente buenos recuerdos y, por otro lado, disfrutamos de lo mucho que esta parte de la Alcarria ofrece al que se adentra en sus dominios.

Paisajes de la Comarca del Ocejón (Guadalajara)

Paisajes de la Comarca del Ocejón (Guadalajara)

Los orígenes de Tamajón se remontan al periodo de la Reconquista en el siglo XI, momento en el que fue repoblado por monjes y adquirió el estatus de Señorío. Si bien su época de mayor esplendor se remonta a los siglos XVI y XVII.

Casa en Tamajón (Guadalajara)

Palacio de los Mendoza en Tamajón (Guadalajara)

De ese pasado glorioso aún quedan buenos vestigios, como el Palacio de los Mendoza (ahora sede del Ayuntamiento) o la iglesia románica de Nuestra Señora de la Asunción. Esta última, a las afueras del pueblo, se levanta con un marco incomparable de fondo que ofrecen los paisajes de la Sierra de Ayllón.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Tamajón)

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Tamajón)

Entre esos paisajes descubrimos un nuevo paraje que se esconde entre campos de cultivo de cereal, sabinas, enebros y encinas; La Ciudad Encantada de Tamajón.

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Se trata de un espacio al aire libre surgido por el capricho de la naturaleza, que durante decenas de años ha ido tomando forma gracias a la acción erosiva del agua y el viento sobre la roca caliza característica de la zona. Un fenómeno natural similar al que conocimos en las cercanas Cárcavas de Valdepeñas de la Sierra, pero con un resultado muy distinto.

Formaciones rocosas calcáreas parecen surgir del suelo para sorprender al viajero en forma de grandes monolitos, cuevas de diversa amplitud y sólidos arcos naturales.

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

En su tiempo los habitantes del lugar ya hicieron buen uso de sus cavidades naturales, bien para cobijo propio o para el del ganado. Los restos de antiguas paredes de piedra construidas laboriosamente a mano dan ejemplo de los usos que en su tiempo pudieron tener los escondrijos que ofrecían las rocas.

Construcción de piedra en la Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Construcción de piedra en la Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Hoy en día lo que abunda en el lugar son los escaladores en ciernes. Jóvenes y no tan jóvenes que, encaramándose a las paredes cual lagartijas, practican la escalada libre durante jornadas completas.

Pero curiosamente estos nuevos “habitantes” del lugar utilizan, para descansar y recuperar fuerzas, los mismos salientes y las mismas cuevas que tiempo atrás usaron para cobijarse los paisanos de la comarca.

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

La singularidad de la Ciudad Encantada de Tamajón le ha valido el ser incluida en el “Inventario Nacional de Paisajes Sobresalientes de España”. Algo que, para los que tengan aún dudas sobre si merece la pena conocerla, puede servir como aliciente para justificar su visita.

Cuevas en la Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Cuevas en la Ciudad Encantada de Tamajón (Guadalajara)

Las curiosas formaciones rocosas de este enclave se extienden a lo largo de 1.930 hectáreas, a ambos márgenes de la carretera comarcal (GU-186) y a poco más de un kilómetro a la salida del pueblo en dirección Campillo de Ranas y Majaelrayo. Es decir, podemos considerar que la visita a Tamajón y su ciudad encantada puede ser un buen plan, como parada previa en plena naturaleza, antes de adentrarse en los populares Pueblos de la Arquitectura Negra de Guadalajara.

Además, como aliciente adicional, y punto clave para ubicar el sitio, en las inmediaciones de la ciudad encantada se encuentra la Ermita de los Enebrales. Una bonita construcción del siglo XVI,  en donde se encuentra la patrona de Tamajón y se celebra la romería del pueblo. El sencillo pórtico de la entrada tiene un encanto especial y en su puerta hay una verja que permite contemplar el interior de la ermita.

Por cierto, desde aquí, las vistas sobre los alrededores de la Sierra de Ayllón y el pico Ocejón son magníficas.

Ermita de los Enebrales en Tamajón (Guadalajara)

Ermita de los Enebrales en Tamajón (Guadalajara)

Junto al templo hay un pequeño aparcamiento de tierra, en el que poder dejar el coche, y varios carteles indicadores que señalan la ubicación de la caprichosa ciudad y varios caminos que se adentran entre los bosques de sabinas para comunicar con los pueblos de la zona.

Así que, para aquellos a los que les guste caminar por el monte, este es un lugar estupendo para calzarse las zapatillas de senderismo (en CAMPZ.es podéis encontrar una gran variedad y en nuestro artículo de Calzado para Viajar consejos útiles)  y hacer buenas rutas de trekking con las que disfrutar del paisaje, de las aves rapaces que surcan a menudo el cielo y del aire limpio que ofrece el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara en el entorno de Tamajón.

¡Ah! Si tras el gratificante esfuerzo de gastar suelas por el campo apetece recuperar energías con un homenaje gastronómico, en el pueblo hay varios buenos restaurantes en los que disfrutar de una buena mesa con platos tradicionales. Por 16€ en Bar Restaurante El Frenazo, en el centro del pueblo, se puede degustar un menú completo y contundente, capaz de saciar de buena comida al más hambriento.

En definitiva, en este rincón de Castilla la Mancha se pueden encontrar muchas y variadas opciones para pasar buenos momentos de turismo rural y de naturaleza. Por eso merece siempre la pena regresar al encuentro de Tamajón y sus alrededores…¡Volveremos! 😉

(112)

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *