Viaje a Israel, Jordania, Palestina y Turquía en 18 días

La curiosidad y las ganas de conocer nuevos destinos es la esencia que mueve a todo viajero y, a pesar de las noticias e informaciones desconcertantes que nos llegaban, tras mucho tiempo dándole vueltas al asunto, finalmente nos decidimos a llevar a cabo nuestro ansiado viaje por Israel, Jordania, Palestina y Turquía.

Playa Tel Aviv

Sobrevolando las playas de Tel Aviv (Israel)

Un viaje por libre recorriendo algunos de los lugares más impresionantes y, en ocasiones, convulsos del mundo. Una auténtica aventura de 18 días en la que hemos llegado a la tierra prometida, hemos contemplado y recorrido los pasajes de una de las siete maravillas del mundo, disfrutado de algunos de los paisajes naturales áridos más espectaculares del planeta, experimentado los efectos de la flotabilidad extrema en agua salada, degustado los placeres de las gastronomías árabe, hebrea y otomana, comprado en bulliciosos mercados de especias, visitado algunos de los lugares religiosos más icónicos del planeta, conocido la cuna de tres de las religiones más seguidas en el mundo y alucinado con particularidades culturales que se sustentan tras ellas.

Wadi Rum Jordanina

Vistas del desierto de Wadi Rum (Jordania)

Pero, como buen viaje por libre que se precie, también hemos padecido los rigores típicos de este tipo de aventuras, con tantas paradas, kilómetros y duración, y del destino elegido. Siendo víctimas de retrasos aéreos, de timos más o menos consentidos, de los rigores climatológicos del medio oriente en verano, de la incomodidad de algún alojamiento buscado en el último minuto, de la inquietud de saber si llegaríamos a tiempo a la siguiente parada de la ruta, del agotamiento de las largas jornadas de viaje, de los numerosos controles fronterizos y de seguridad, de algún pequeño achaque de salud del viajero o la decepción de alguna parada en el viaje de la que esperábamos más u otra cosa.

Petra Jordania

El Tesoro de Petra (Jordania)

En definitiva hemos disfrutado a lo largo de nuestro Gran Viaje de 18 días de una auténtica montaña rusa de sensaciones y experiencias viajeras, que han dado lugar a buenos recuerdos y detalles que iremos desgranando a lo largo de varios artículos en el blog, siendo éste el primero de ellos.

La Planificación

La decisión de viajar a Oriente Próximo la tomamos cerca de un mes y medio antes de volar y, al ser viajeros a tiempo parcial y no vivir de esto, no tuvimos todo el tiempo que hubiéramos deseado para organizar el viaje.

Sin embargo, recopilando información de una guía de viaje y de algún folleto turístico conseguido en nuestras visitas a Fitur (Feria Internacional de Turismo), tuvimos tiempo suficiente para hacer una buena composición del lugar de la ruta a realizar. Aunque quedaron flecos sueltos, abiertos a la improvisación, que se fueron atando en pleno viaje.

Además, antes de viajar, para solventar algunas dudas puntuales relativas a seguridad, visados, controles fronterizos y movilidad, pudimos contar con la inestimable ayuda de la Oficina de Turismo de la Embajada de Israel en Madrid, que siempre contestaron con amabilidad y diligencia nuestras dudas por correo electrónico, y la información publicada por el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre puntos a tener en cuenta antes de viajar a los distintos países elegidos. Siguiendo los consejos que ya avanzamos en el artículo de ¿Qué tener en cuenta antes de viajar?

jerusalen israel

Vistas sobre la ciudad de Jerusalén (Israel)

Por último, como parte de la planificación y elemento imprescindible a considerar al realizar un viaje de estas características, además de reservar los transportes y los alojamientos, no nos olvidamos de la importancia del seguro de viaje. Contando en esta ocasión con uno de los paquetes especializados de IATI Seguros.

¿Es seguro viajar a Israel, Jordania y Palestina?

Si sólo hacemos caso a las informaciones que se publican en los medios de comunicación podríamos pensar que no es seguro viajar a Israel y Jordania. De hecho, cuando comunicamos a familiares y amigos nuestro destino de vacaciones, todo el mundo preguntaba más por las condiciones de seguridad que por lo que teníamos intención de visitar.

Pero la realidad nos ha mostrado que, si se sigue el sentido común, es perfectamente seguro viajar a esta parte de Oriente Próximo.

Eso sí, en Israel en particular y en los pasos fronterizos en general, hay que ir mentalizado para pasar numerosos controles de seguridad con revisión de pasaportes, registro de equipajes y preguntas de diversa índole por parte del personal de seguridad. Como dato curioso decir que en Israel las preguntas las hacen mujeres y en Jordania solo hombres.

Pero no nos engañemos, hay que ser conscientes de que la situación en estas zonas no es de tranquilidad absoluta y que puedan pasar cosas. Por ello es imprescindible mantenerse informado durante el trascurso de todo el viaje, por si es preciso alterar la ruta como consecuencia de algún incidente, y hacerse a la idea de ver en algunas zonas mucha policía y antidisturbios. Un claro ejemplo es Jerusalén y la Explanada de las Mezquitas, en la que en cualquier momento pueden producirse revueltas y limitarse el acceso o producirse el desalojo.

frontera israel jordania

Paso fronterizo entre Israel y Jordania

En Israel además es muy común ver a jóvenes que están realizando el servicio militar obligatorio, vestidos con su uniforme militar y cargando fusil al hombro. Están por todos los sitios, haciendo auto stop, tumbados por el suelo en las estaciones de autobuses, haciendo cola en restaurantes de comida rápida…es imposible no cruzarse con ellos.

En Palestina los controles de acceso nos parecieron mucho menos severos de lo que nos esperábamos, aunque todo depende del punto por que el que se pretenda cruzar desde Israel. Si se entra desde Jerusalén hay rutas de autobuses que directamente llevan hasta Palestina con la tranquilidad de saber que muchos turistas y viajeros las frecuentan y los controles son menos severos. Aunque siempre es más fácil salir de Israel que entrar. Una vez en el interior de Palestina, el ambiente desconcierta pero no vimos nada de qué preocuparse.

En Jordania nos pareció que todo estaba bastante tranquilo y la gente del lugar insiste en trasladar esa sensación, buscando el alejarse de las noticias que pueden llegar de otros países musulmanes próximos. Aunque si es verdad que en tierras jordanas vimos que la “picaresca” está más a la orden del día y que las chicas se pueden llegar a sentir muy observadas.

Pero, en general, no sentimos ninguna sensación de inseguridad en ninguno de los sitios en los que estuvimos. Aunque en ocasiones vimos cosas que nos hacían estar alerta, por si las moscas.

 El presupuesto

El bolsillo tiene que estar preparado para asumir que el alojamiento y la comida en Israel  pueden llegar a ser muy caros. Especialmente en temporada alta (julio y agosto), que puede hacer que el presupuesto medio diario por persona ronde los 85€.

En Jordania nos dejó helados la entrada a Petra , cerca de 60 € por persona. Aunque luego el precio de lo pagado se olvida rápido con lo que se puede ver  en el Tesoro.

Sin contar el transporte, el presupuesto medio diario por persona en Jordania puede rondar los 35 €, si no se toma alcohol.

campamento wadi rum

Campamento en el desierto de Wadi Rum (Jordania)

Estambul y Palestina tienen precios más económicos, más cercanos a los de Jordania que a los de Israel, y adecuados para bolsillos de todos los tipos.

El Transporte

En una ruta tan larga y con tantos países por los que desplazarse, si se viaja por libre, la organización del transporte es un elemento clave para poder conseguir llegar a todos los puntos propuestos sin alterar la planificación de viaje.

En este sentido, además de los vuelos de largo recorrido para llegar al punto de partida y volver a casa, nos decidimos por barajar varias opciones de transporte en cada uno de los países a visitar.

En el caso de Israel, optamos por realizar algún vuelo interno con una compañía Low Cost para ir de Tel Aviv a Eilat. Hay buenos precios para los vuelos internos pero, tal y como nos ocurrió a nosotros, también se corre el riesgo de sufrir retrasos.

También nos decidimos a alquilar un coche para hacer parte del recorrido por Israel, de Eilat a Jerusalén y de Tel Aviv a Nazareth. El permiso de conducir español es válido para alquilar un coche y conducir por Israel. Pero conviene tener en cuenta que la mayoría de agencias solo alquilan vehículos para circular por Israel y no autorizan el paso a Cisjordania.

Además, otro dato importante es que algunos de los peajes en Israel no tienen barrera ni punto de pago en carretera. Es decir, una vez en la autopista, se hace una lectura de la matrícula del vehículo por cámaras de control situadas en las entradas y salidas de la carretera (hay señales informativas). Luego el cargo le llega al titular del vehículo unos días después y, si es una empresa de alquiler de coches, se os incrementará el importe de la factura añadiendo el pertinente cargo por gestión. Pudiendo darse el caso curioso de que los cargos por gestión sean superiores a los importes del peaje o que os pasen un cargo de gestión por cada peaje utilizado, en lugar de agruparlos. Como nos ocurrió con la agencia con la que alquilamos durante nuestro viaje.

Por último, aunque por lo general no es una opción que no se recomiende utilizar por temas de seguridad, también utilizamos el transporte público para desplazarnos por algunas partes de Israel y para cruzar a Palestina. Una vez en éste último, también utilizamos el taxi para movernos a precios previamente negociados.

En Jordania nos decantamos por alquilar taxis para hacer largos recorridos. Los precios son asequibles, sobre todo si se viaja en un grupo de 4 personas, y negociables. Aunque en ocasiones se puede ser víctima de la picaresca de algunos taxistas, incluso cuando las tarifas están puestas por el gobierno. Pero nada que no ocurra en muchas otras partes del mundo ¿verdad?

Precio Taxi Jordania

Tarifas Gubernamentales de Taxis en Jordania

Respecto a Estambul, al no desplazarnos lejos del centro, optamos por el transporte público (autobús, metro y tranvía) para recorrer la capital turca. Además de los pertinentes vuelos para entrar y salir del país.

La Ruta

Siempre que hacemos viajes largos nos gusta aprovechar para visitar más de un país, así que en esta ocasión no podía ser menos y contemplamos desde un inicio que la ruta pasaría por Israel, Jordania y Palestina. Ya que por proximidad era totalmente viable.

Pero el saltar al final del viaje a Turquía fue un mero antojo. Al país otomano ya habíamos viajado unos años antes y, como Estambul nos encantó, decidimos volver por segunda vez.

estambul

Vista de la mezquita de Süleymaniye (Estambul)

A lo largo de los 18 días de viaje, las paradas que fuimos haciendo por Israel, Jordania, Palestina y Turquía fueron ajustándose en base a dos criterios principales, los vuelos contratados y el intentar evitar los efectos de la celebración del Sabbat judío en Israel, porque muchas actividades permanecen inoperativas desde el viernes tarde y hasta el sábado noche (tiendas, oficinas de alquiler de coches, cajeros, transportes públicos,…).

mar muerto israel

Vistas sobre el Mar Muerto en Israel

Así que nos organizamos de tal forma que sólo uno de los tres sabbat que hubo durante nuestra ruta lo pasamos en Israel, y decidimos que fuera en Tel Aviv. Ya que en la capital israelí la tradición de celebrar el día sagrado de la semana judía no se sigue tanto como en otros lugares más pequeños y tradicionales, como Jerusalén, y los viajeros tienen más posibilidades de hacer cosas sin verse afectados por las limitaciones horarias del sábado judío.

Dicho esto, con mayor o menor acierto, la ruta seguida fue la siguiente:

Día 1: Madrid – Eilat (Israel)

Día 2: Eilat – Wadi Rum (Jordania)

Día 3: Wadi Rum – Wadi Musa (Jordania)

Día 4: Wadi Musa / Petra (Jordania)

Día 5: Wadi Musa / Petra – Eilat (Israel)

Día 6: Eilat – Mar Muerto (Israel)

Día 7: Mar Muerto – Jerusalén (Israel)

Día 8: Jerusalén (Israel)

Día 9: Jerusalén (Israel)

Día 10: Jerusalén – Belén (Palestina) – Jerusalén (Israel)

belen palestina

En las calles de Belén (Palestina)

Día 11: Jerusalén – Tel Aviv (Israel)

Día 12: Tel Aviv

Día 13: Tel Aviv – Caesarea – Acre – Safed – Tiberiades – Nazareth (Israel)

Día 14: Nazareth – Tel Aviv

Día 15: Tel Aviv – Estambul (Turquía)

Día 16: Estambul

Día 17: Estambul

Día 18: Estambul – Madrid

A la vista de la ruta, queda claro que es fue bastante completa y nos permitió visitar muchos de los puntos de interés que teníamos en mente. Aunque siempre se puede completar más pero, por el intenso calor que tuvimos durante el viaje y falta de tiempo, descartamos visitar lugares como la antigua fortaleza de Masada (aunque sí la vimos en la distancia, desde la carretera de camino al Mar Muerto) o los jardines de Haifa o la capital jordana, Amman. Lo que significa que tendremos que volver algún día para completar las lista de sitios a los que hemos podido ir a gastar suelas.

(1061)

Related posts:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *