Vitosha: El paraíso natural de Sofía (Bulgaria)

La Montaña de Vitosha (Bulgaria) fue uno de los grandes descubrimientos de nuestro viaje a la capital búlgara, Sofía.

En la Oficina de Turismo de la ciudad nos presentaron y recomendaron este monumento natural como un punto imprescindible a visitar durante una estancia en Sofía. Consecuentemente, convencidos por la completa información reportada, apuntamos en nuestra apretada agenda de cosas que ver y hacer en Sofía otra actividad más que no nos podíamos perder. Como era el conocer por nuestra cuenta el que es el primer parque natural de Bulgaria y posiblemente también uno de los más importantes de Europa.

Este paraje silvestre es el pulmón verde de la capital búlgara y uno de los sitios favoritos de sus habitantes, por ser un lugar  perfecto para disfrutar de numerosas actividades al aire libre y encontrarse a pocos kilómetros del centro (10 km).

Montaña de Vitosha en Bulgaria

Montaña de Vitosha en Bulgaria

Así que, conocida su fama local y su cercanía a la ciudad, en una mañanera ruta relámpago nos dispusimos a conocer la esencia del parque natural que da la vida a los búlgaros en sus días de ocio al aire libre. Siendo para muchos de ellos el paraíso natural de Sofía.

El Parque Natural de Vistosha

Los dominios de Vitosha se pueden divisar sin problemas al sur de Sofía, en donde se levanta la montaña del mismo nombre que engloba un parque natural con una extensión de más de 26.000 hectáreas.

Como bien dice el saber popular “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña” y eso es lo que hacen cientos de búlgaros los fines de semana, que visitan esta montaña para disfrutar de su tiempo libre. Urbanitas que buscan escapar de la rutina diaria practicando actividades deportivas al aire libre, turismo de naturaleza y monumental o simplemente abstraerse contemplando la vida silvestre.

La montaña pasó a ser Parque Natural en 1938, confiriéndole desde entonces un nivel de protección que garantiza que la naturaleza se abra paso día a día sin sufrir excesivas perturbaciones por parte de su mayor amenaza, el ser humano.

Sus dominios dan cobijo a dos reservas de la biosfera, Bistrishko Branishte and Torfeno Branishe, en las que las que se puede disfrutar de una fauna y flora autóctonas en su estado primigenio.

El patrimonio natural de este enclave es tan valioso que la UNESCO tiene incluida a Bistrishko dentro de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.

Vitosha Sofia

Parque Natural de Vitosha (Bulgaria)

Sin embargo, junto a espacios naturales con protección especial, Vitosha también acoge actividades antrópicas que intentan generar riqueza a partir de los recursos que ofrece el entorno.

Un elemento clave para la explotación económica de Vitosha es su excepcional orografía. Que convierte a esta montaña en un lugar excepcional para la práctica del esquí en invierno o el senderismo y la escalada en verano. Actividades deportivas alrededor de las cuales se han creado diversos negocios turísticos.

Por sus laderas y largas pendientes discurren varias pistas de esquí aptas para todos los niveles de palilleros y surferos, además de una interesante senda de casi 10 km para la práctica del esquí de fondo. Existiendo la conveniente logística de remontes, telesillas y tiendas de alquiler de material para facilitar el acceso y el disfrute de uno de los deportes de invierno preferidos en Bulgaria.

La principal zona para la práctica del esquí en las laderas del pico Cherni Vrah, pero las más accesible desde Sofía se encuentra en la zona de Aleko. Existiendo remontes, telesillas y telecabinas que salen desde las afueras de la ciudad para alcanzar zona altas de la montaña.

En el conocido como Aleko Chalet, el mayor hotel-restaurante del parque, se puede alquilar material y obtener información sobre las opciones que ofrece la zona para la práctica del esquí.

En lo referente a la práctica del senderismo, las posibilidades también son casi infinitas para los amantes del trekking. Existiendo rutas accesibles incluso en invierno.

Las sendas principales están señalizadas, son visibles con facilidad y orientan hacia los principales puntos de interés del parque. Entre los que se encuentran los 20 establecimientos turísticos existentes en sus dominios.

La diversidad vegetal del Parque Natural de Vitosha es excepcional, destacando magníficos bosques de roble, haya, fresno, pino y abeto.

Como curiosidad decir que en las ramas de algunos árboles y arbustos es posible ver atada la popular “martenitza”. Una tradición muy arraigada en Bulgaria que se celebra en el mes de marzo y por la cual los búlgaros, al finalizar el mes o ver la primera cigüeña del año, atan a las ramas una especie de pequeños pompones o figuras de lana roja y blanca para tener un buen año o, una vez pasado el frío del invierno, lo que vendría a ser una buena cosecha.

mártenitza sofia bulgaria

Típica “martenitza” en Sofia (Bulgaria)

Para los amantes de los pájaros, o el “Birdwaching” que denominan los sajones, en el Parque Natural de Vitosha se pueden contemplar decenas de especies de avifauna. Entre ellas varias aves en peligro de extinción como, por ejemplo, azores, cigüeñas negras y varios tipos de águilas.

Tampoco faltan muchas de las especies características de la fauna europea, como lobos, ciervos, zorros, martas e incluso algún oso. La zona más interesante para conocer la fauna del parque se encuentra en la región kásrstica de Bosneshki.

En los dominios de la montaña también se encuentra la mayor cueva de Bulgaria. Se trata de la cueva Duhlata, cuyos 17 km atraen a numerosos apasionados de la espeleología.

También destacar que, como parte importante del medio natural,  el agua representa otro elemento protagonista en Vitosha. Varios cauces de agua de alta montaña discurren por las laderas del parque, refrescando el ambiente y a los visitantes en los meses de más calor. Un punto clave relacionado con las aguas bravas lo representa la Cascada de Boayana, visitada por numerosos curiosos que buscan disfrutar del espectáculo que ofrece su salto de 40 metros de altura.

Vitosha Sofia Bulgaria

Río de montaña en el Parque Natural de Vitosha (Bulgaria)

Por último, pero no por ello menos importante, en este paraíso natural también hay varios monasterios y templos religiosos que atraen a numerosos visitantes cada año, por su interés monumental, religioso o por ambos. Los monasterios de Dragalevtsi, Kokalyane, Kladnitsa son algunos de los mejores ejemplos de este patrimonio monumental que se pueden visitar en la zona. Pero especial mención merece la Iglesia de Boyana, situada en el barrio del mismo nombre, en las faldas de la montaña, que por su riqueza arquitectónica es uno de los lugares de Bulgaria  catalogados y protegidos por la UNESCO.

Ruta de Senderismo por Vitosha

Nuestra visita al parque no fue tan ambiciosa como para adentrarnos en cuevas, ir en busca de osos o practicar el esquí de fondo. No disponíamos de mucho tiempo, así que planteamos una modesta excursión de algo más de medio día por uno de los recorridos más concurridos de parque. El que va hasta el Monaterio de Dragalevtsi.

Dragalevtsi es un pequeño monasterio ortodoxo construido durante la edad media que conserva una coqueta iglesia y varios frescos de la época.

A la entrada al monasterio hay improvisados puestos en los que es posible comprar algún producto local, como miel o artesanía de la zona. Así que es una visita entretenida.

Los poco más de 7 kilómetros de recorrido que hicimos de ruta (ida y vuelta) estaban más o menos señalizados y eran de baja dificultad, constituyendo un recorrido apto para todo tipo de edades.

Monasterio Dragalevky (Sofia)

Monasterio Dragalevky en Vitosha (Sofia)

Numerosas familias se encontraban practicando el senderismo por esta ruta, por lo que era difícil perderse. Pero, curiosamente, nos pareció ser los únicos extranjeros en la zona. Posiblemente porque la mayoría de viajeros se limitan a conocer la ciudad de Sofía y no tanto sus alrededores.

Algunas partes del camino nos permitieron divisar Sofía desde la montaña, dejando entrever el perfil de la ciudad entre el frondoso bosque. Este tramo de la ruta nos trajo a la memoria otro bosque tan bonito como Vitosha, aunque mucho más cercano, como es la Selva de Irati (Navarra).

Una de las cosas que más nos gustó durante la caminata fue el poder acercarnos a algunos de los cursos de agua fresca de montaña que fluyen limpios hacia las zonas bajas y los valles del parque.

En su conjunto podemos decir que el recorrido realizado fue bastante ameno e interesante. Perfecto para disfrutar del que es posiblemente el único hayedo de montaña situado junto a una capital europea y conocer un poco más a los búlgaros fuera del medio urbano.

Cómo llegar a Vitosha

Puesto que hay varios puntos de acceso al parque las posibilidades para llegar son múltiples. Pero si nos centramos en las alternativas para llegar en transporte público, las opciones pasan por una combinación de tranvía y autobús.

Hay que dirigirse a la Plaza Garibaldi, en el centro de Sofía, para subir al tranvía Nº 10 que se dirige hasta la estación de autobuses de Hladilnika (su última parada). El billete cuesta 1 leva y se puede comprar en el propio tranvía.

Una vez en la estación de Hladilnika hay que subir al autobús Nº 66, sólo disponible los fines de semana, que dirige su recorrido hasta la cima de la montaña. Su última parada es en el Hotel Moreni, el billete cuesta 4 levas y también se puede comprar en el propio autobús.

Los horarios de esta opción son los siguientes:

  • Horarios desde la estación de Hladilnika:
    • Sábados y Domingos: 7:50, 8:55, 10:00, 11:05, 12:15, 13:30, 14:50, 17:00.
  • Horarios desde la montaña de Vitosha (Hotel Moreni):
    • Sábados y Domingos: 08:45, 9:55, 11:05, 12:20, 13:35, 14:50, 16:05, 18:00.

Existe una segunda opción que también parte desde la estación de Hladilnika. Pero en este caso a través del autobús Nº 93 que, entre semana, lleva hasta el telesilla de Dragalevtsios. Este autobús tiene una frecuencia horaria, comenzando a las 07:30 de la mañana y hasta las 18:30 horas de la tarde.

En cualquiera de los casos, al tratarse del transporte público, sus combinaciones y horarios son siempre susceptibles de cambio y por eso conviene confirmarlos en la oficina de turismo de Sofía (Tsar Osvoboditel, 22) antes de emprender el camino.

(1210)

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anti Spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.