Setenil de las Bodegas (Cádiz): Un pueblo con encanto al sol y a la sobra

Setenil de las Bodegas es un pueblo de sol y sombra, un rincón de naturaleza singular y un lugar en el que la arquitectura tradicional ha sabido aprovechar sabiamente su entorno. Además, Setenil también es un municipio acogedor y un destino perfecto para disfrutar paseando por sus calles y saboreando la gastronomía andaluza en un marco incomparable.

Este pequeño municipio de la provincia de Cádiz (Andalucía) se encuentra entre los pueblos singulares de España. Algo que se puede confirmar con un lejano primer vistazo sobre su casco histórico y, más detenidamente, adentrándose en él durante unas horas.

Setenil de la Bodegas (Cádiz)

Media jornada es suficiente para recorrer tranquilamente  su curioso callejero y hacer parada para comer allí donde la suerte ofrezca un hueco. Ya que Setenil se ha convertido en una localidad muy popular y, sobre todo en días festivos y puentes, parece que no es raro que se llene de forasteros curiosos.

Pero regresemos al principio ¿A qué debe Setenil de las Bodegas su singularidad? Pues a ubicarse en un enclave natural muy particular y a la capacidad de sus habitantes de adaptar el medio para su comodidad. Una combinación que ha dado como resultado una maravilla rural. Un pueblo de destacado encanto catalogado desde 1985 como Conjunto Histórico-Artístico.

Conjunto Histórico-Artístico de Setenil de las Bodegas (Cádiz)

 

Setenil de las Bodegas ha crecido entre los cortados de roca horadados por las aguas de varios ríos y sus afluentes, que en su conjunto han dado lugar a un llamativo cañón fluvial. Los ríos Tejo y Setenil, alimentados por varios arroyos, han moldeado el terreno desde tiempos inmemoriales, dejando a su paso pronunciados salientes rocosos y cuevas naturales que ya en la antigüedad los habitantes de la zona aprovecharon para conseguir cobijo.

Se estima que ya en la prehistoria estas formaciones fueron aprovechadas por nuestros parientes lejanos, quienes muy posiblemente las utilizaron como refugio natural a modo de viviendas trogloditas. Los techos  de roca natural ennegrecidos, que fácilmente se pueden observar paseando bajo ellos, son posiblemente un testimonio de todos los antiguos fuegos encendidos al resguardo de estos pintorescos voladizos.

Conjunto Histórico-Artístico de Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Pasado el tiempo las oquedades naturales en la roca se fueron cerrando mediante el levantamiento de fachadas en su entrada, creando así viviendas más protegidas del exterior. Gracias a ello el interior de estas pétreas casas disfrutan de un microclima con una temperatura fresca durante los meses de calor y una temperatura más cálida durante los meses fríos.

Este aprovechamiento del cañón fluvial condicionó el crecimiento y la distribución de las calles de la localidad que hoy se puede ver en Setenil de las Bodegas. Desde los miradores de las zonas más altas, hay varios, es fácil ver como el núcleo rural ha ido siguiendo el espacio que han despejado las aguas superficiales.

Viviendas en el centro de Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Varias de las calles ofrecen buenos ejemplos de las singulares cuevas del pueblo, pero sin duda las más populares son las Cuevas de Sol y las Cuevas de la Sombra. Como su nombre indica, se denominan en función de la cantidad de luz que reciben.

Ambas son posiblemente la calles más populares y las más transitadas, principalmente por ser también las más llamativas.

Cuevas de la Sombra en Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Las Cuevas de Sol orientan sus fachadas al sur, siendo más cálidas que las de umbría. Como resultado, en la actualidad, un mayor número de terrazas para tomar algo, aprovechando el solecito, se concentran frente al lado de sombra. Aunque en verano seguro que se agradece más estar en el lado sombrío.

Cuevas del Sol en Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Prácticamente todas las antiguas casas de estas dos calles han pasado a ser establecimientos hosteleros, que ahora albergan bares, bodegas, restaurantes y tiendas de productos gastronómicos regionales principalmente.

Cuevas de la Sombra en Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Si se quieren ver cuevas que aún mantienen su función como viviendas hay que dirigirse a la calle Jabonería, Las Caballerizas o La Herrería. Todas ellas no muy lejos de las más populares.

Al margen de esta arquitectura tradicional, también merece la pena perderse por el resto de calles de casas encaladas, acercarse a su castillo, una fortaleza Nazarí del siglo XIII, y a su Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación de estilo mudéjar y gótico. Estos dos interesantes testimonios monumentales del pasado se encuentran en la parte alta, por lo que el paseo desde las calles de sol y sombra ofrece un interesante recorrido para conocer lo más destacado del pueblo.

Casas en el centro de Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Dicho esto, y finalizado el recorrido monumental, otro de los grandes encantos de Setenil es disfrutar de su oferta hostelera. Las zonas principales de cuevas ofrecen lugares pintorescos perfectos para tomar el aperitivo, unas cañas a cualquier hora o comer.

Hay una buena variedad de lugares en los que disfrutar de la gastronomía gaditana, o andaluza por extensión, predominando en las cartas y menús la fritura y la carne. Pero de todo lo que vimos durante nuestra visita, a nosotros nos llamaron especialmente la atención unos majestuosos tomates que decoraban el escaparate de uno de los establecimientos de las Cuevas del Sol.

Unos rollizos tomates de huerta traídos desde Guadalfeo (Granada) que, servidos con ventresca, nos supieron a gloria bendita. 10 € por una receta tan sencilla como sabrosa, que pagamos gustosamente y vimos que también triunfaba entre otros de los muchos visitantes del pueblo.

Tomates de Guadalfeo con Ventresca en Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Eso sí, si se quiere disfrutar de las terrazas al sol, el consejo es ir pronto o fuera de temporada de gran afluencia. Nosotros llegamos a Setenil en plena Semana Santa y el conseguir un sitio en la calle y al sol era un reto solo apto para madrugadores y aquellos dotados de buena paciencia. Porque el pueblo, insistimos, se llena.

Motivo de esta popularidad el tema del aparcamiento en temporada turística es otro reto. Así que ¿Dónde aparcar en Setenil de las Bodegas? Pues donde buenamente se pueda. En el interior del pueblo es prácticamente imposible circular, así que el consejo es alejarse un poco para aparcar. Hay varias zonas habilitadas pasado el cauce del río en dirección norte, pero se llenan rápido. Al igual que vimos que se llenaban los márgenes de la carretera de acceso sur (CA-4223), incluso varios kilómetros antes de llegar al centro.

Así que hay que tener paciencia y no empecinarse en aparcar en la misma Calle de las Cuevas de Sol. Es más, si se aparca en la parte alta se puede disfrutar en un buen paseo con vistas privilegiadas hasta el fondo del cañón.

Calle de la Jabonería en Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Finalmente hay que destacar que Setenil de las Bodegas se encuentra muy cerca del Parque Natural de la Sierra de Grazalema (a 30 km), donde se encuentran algunos de los pueblos blancos más bonitos de Cádiz, y de la malagueña localidad de Ronda (a 18 km). Motivo por el que es totalmente aconsejable planificar una interesante ruta de turismo rural y de interior para conocer esta hermosa parte de la geografía Andaluza ¡A disfrutar!

(78)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *