Viaje a Nueva York: Qué ver y hacer más allá de la Gran Manzana

La famosa ciudad de Nueva York, con sus más de más de 400 años de historia a sus espaldas, ha conseguido convertirse en una atracción turística mundial gracias a una interminable lista de atractivos culturales, gastronómicos, comerciales, monumentales, arquitectónicos y del entretenimiento en general para grandes y pequeños.

Gracias a tanta diversidad de opciones de la Gran Manzana, por muchas veces que se visite este icono del capitalismo, siempre hay algo nuevo que conocer, visitar o disfrutar en alguno de sus populares barrios. Pero también es cierto que, tras unos días de estancia o después de varios viajes a la misma, también puede apetecer hacer otras cosas más allá de donde se alcanza a divisar desde la cima de sus rascacielos más famosos.

Times Square (Nueva York)

Ya dimos pistas hace algún tiempo sobre 15 cosas imprescindibles que ver y hacer en un viaje a Nueva York, pero en esta ocasión vamos cruzar los puentes sobre el río Hudson para ir en busca de otras cosas que ver y hacer fuera de Nueva York.

Vista sobre Manhattan

Para ello proponemos a continuación algunas actividades y visitas adicionales para aquellos que tengan tiempo o ganas de conocer qué hay más allá de la ciudad que nunca duerme.

Ir de compras a un Mall

Una escapada a un Mall (Centro Comercial) puede ser un buen plan fuera de la ciudad para aquellos que se les quede corta la oferta comercial de Manhattan, aquellos que busquen comprar auténticos chollos de las llamadas mejores marcas o  aquellos que se encuentren con un día lluvioso y nos sepan qué hacer con su vida más allá del hotel.

Uno de los Centros Comerciales más famosos cerca de Nueva York es el “Woodbury Common”. Un templo de las rebajas (Outlet) con 220 tiendas de buenas ofertas para comprar principalmente ropa de marca o de diseñadores reconocidos a precios llamativos, especialmente si se tiene en cuenta el cambio de moneda Euro-Dólar.

La jornada de compras puede durar más de medio día y, por mucho que uno se resista, es fácil que termine comprando algo. Nosotros picamos y nos dejamos unos cuantos dólares comprando…y mira que intentamos resistir, pero nos dominó nuestro lado más consumista. 🙂 .

Este Mall se encuentra a una hora al norte de Nueva York, concretamente en “Route 32 in Central Valley” y se puede llegar fácilmente en transporte público y privado.

En transporte público la mejor opción es el autobús. Desde la Terminal de Autobuses de Port Authority (en la 42 con la Octava – 42nd St & Eight Ave -) salen autobuses diarios entre las 7:15 a.m. hasta las 7:15 p.m., casi cada hora por la mañana y con menor frecuencia por la tarde, con dirección a este centro comercial. El viaje sale a unos 40$ ida y vuelta, los autobuses salen desde la puerta o Gate 310 en la tercera planta (susceptible de cambio con el tiempo) y el último bus de regreso sale sobre las 8 de la tarde desde el mall.

El transporte privado puede ser una buena opción si no se es partidario del transporte público, si se quiere comprar como si no hubiera un mañana o si se pretende seguir ruta hacia otro destino fuera de la ciudad.

La ruta principal para llegar en coche se dirige por “New York State Thruway (I-87)” a Harriman, para desviarse en la Salida 16 que lleva al centro comercial. Pero vamos, nada que un buen GPS o aplicación de mapas en el móvil no pueda aclarar.

Salida de Manhattan por el Puente de Brookling

Si se pretende alquiler un coche para conducir en Nueva York o más allá, aquí una posible alternativa, es importante recordar que se necesita el permiso de conducir internacional, que prácticamente todos los vehículos son automáticos, que los semáforos se sitúan más allá de donde hay que parar cuando están en rojo y, para evitar sorpresas, que contratar un buen seguro es más que recomendable.

Relajarse en el Condado de Sullivan

Este condado, perteneciente a la región de Catskills y situado a unos 150 km al norte de la ciudad de Nueva York, ofrece una relajada alternativa para olvidarse del asfalto de la urbe neoyorkina y poder disfrutar de la naturaleza.

Sus amplios bosques, numerosos lagos y abundantes arroyos ofrecen una variada oferta de actividades al aire libre y turismo activo. Pero también, y como no podía ser menos, existe una llamativa agenda cultural y de entretenimiento para mantener al visitante ocupado día y noche –  Aquí podéis tener más detalles sobre los atractivos de la zona y su oferta hostelera, comercial y cultural.

Debido a su ubicación y extensión se aconseja viajar hasta allí en coche de alquiler, por ser más cómodo y ofrecer mayor libertad de movimiento.

Visitar la vecina Philadelphia

La conocida ciudad de Rocky Balboa se encuentra a una hora y media, aproximadamente, al sur de Nueva York.

Se trata de la segunda ciudad más grande de la costa Este de Estados Unidos, lo que se traduce en un amplio abanico de posibilidades para el visitante.

Además de ascender por las icónicas escaleras que subió Rocky en la famosa película, otras de sus más famosas atracciones son la Campana de la Libertad (Liberty Bell), uno de los símbolos de la Guerra de la Independencia, el Hall de la Independencia o la Casa de Betsy Ross, que dicen fue la creadora del diseño de la bandera estadounidense.

Desde NY Penn Station & 8th Ave salen autobuses y trenes hacia la cosmopolita Philadelphia. El precio del billete sencillo va de los aproximadamente 11$ del bus a los más de 40$ del tren.

La alternativa al transporte público vuelve a ser el vehículo privado, que tiene la ventaja de permitir parar donde una decida en el trayecto entre ambas ciudades.

Disfrutar de las Cataratas del Niágara

Por último recordamos un destino al que ya le dedicamos un artículo específico hace algún tiempo, las Cataratas del Niágara. Pero volvemos a recomendarlo por representar un destino perfecto para completar un viaje a Nueva York.

Se trata de una impresionante atracción natural, sobre la que ya dimos detalles de cómo llegar en avión desde Nueva York y las principales cosas que ver y hacer a ambos lados de la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Podéis saber más echando un vistazo a nuestro post “Viaje a las Cataratas del Niágara (USA – Canadá)“.

Un conjunto de tres cataratas y una amplia variedad de atracciones turísticas permiten al visitante disfrutar de un sinfín de planes en el entorno fronterizo que conforma el río Niágara.

Crucero por las Cataratas del Niágara (USA – Canadá)

La combinación de avión Nueva York – Búfalo y coche de alquiler es la fórmula más rápida para llegar. El vuelo dura no más de 1,5 horas y el trayecto en coche desde el Aeropuerto de Búfalo a las Cataratas lleva cerca de uno hora (sin prisas).

Si se viaja en grupo puede ser más económico desplazarse en coche de alquiler desde Manhattan, pero el desplazamiento es mucho más largo. Unas 6 horas de viaje a través de dos estados, Pensilvania y Nueva York, para llegar a la zona más turística de las Cataratas – En el caso de buscar coche de alquiler, esta agencia comparadora quizá os pueda orientar.

Al margen de cómo llegar y qué ver, muchos lectores del blog nos han consultado los requisitos para poder cruzar de un lado al otro de la frontera entre Canadá y Estados Unidos en las Cataratas del Niágara.

Cataratas del Niágara (Niagara Falls)

Pues bien, dichos requisitos dependen mucho del país emisor del pasaporte del visitante, de cómo se ha llegado al país de entrada y del tiempo de visita al cruzar la frontera. Por ello siempre aconsejamos echar un vistazo a la información que publica el Ministerio de Asuntos Exteriores del país de origen y la que publica el país destino al respecto.

Dicho esto, como ya mostramos y no era difícil de imaginar, más allá de la Gran Manzana hay una gran diversidad de planes. Aquí hay hemos mencionado algunos ejemplos, pero las posibilidades son infinitas.

Todo depende de vuestro tiempo y de la ganas que tengáis de ir más allá de los límites de New York…¡Buen viaje y a disfrutar! 😉

(39)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *