La Villa de Mogarraz (Salamanca) y sus inquietantes 388 caras.

MogarrazLa Villa de Mogarraz es una localidad salmantina, que forma parte del Parque Natural de Las Batuecas – Sierra de Francia y se encuentra ubicada a 80 Km de la capital Charra (80 km) y a menos de 10 Km del vecino municipio de la Alberca.

Este pequeño municipio también está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico Artístico. Así que, si unimos todo lo anterior a que en el lugar hay buen alojamiento y mejor comida (el cerdo y sus embutidos son los protagonistas), alicientes para visitarlo no le faltan.

Pero lo que ha aumentado aún más su singularidad en las últimas fechas ha sido la curiosa obra de un artista local (Florencio Maíllo), que ha conseguido llamar la atención de propios y extraños.

A este reconocido artista salmantino se le ocurrió la idea de pintar sobre láminas de chapa los rostros de 388 vecinos del lugar, tomando como referencia las fotos para el carné de identidad de todos los habitantes del pueblo en el año 1967, y colgar sus retratos en las fachadas de las viviendas de la villa. ¡Todo el centro del pueblo está lleno de retratos!.

El resultado es una obra inmensa, al aire libre y en un entorno inigualable que no deja indiferente a nadie. Para bien o para mal.

La calidad de los retratos permite ver con nitidez los curtidos rostros de los mogarreños y las mogarreñas de la época,Mogarraz2 llegando en algunas ocasiones a transmitir al visitante la inquietante sensación de sentirse observado o vigilado mientras se deambula por las calles de la villa.

Muchos de los retratados ya están fallecidos, pero todavía es fácil ver pasear por el pueblo a algún vecino de los retratados 46 años atrás.

La exposición inicialmente se planteó como algo temporal, pero debido a su éxito aún se exhibe y es motivo de orgullo para los habitantes del lugar. Cosa normal, viendo el éxito que ha tenido la idea.

Así que ya solo queda que, tras visitar tú el lugar, decidas si te ha gustado y pienses si te has sentido observador u observado mientras visitabas el lugar.

  

Mogarraz5

mogarraz6

mogarraz7

Mogarraz8

(12665)

8 comentarios

  • Pingback: Felix Ares

  • Enrique

    Estuvimos en mayo, y caímos por ahí sin saber nada. Me parecio siniestro. Un susto. Con eso está dicho todo. Pero si un caso puedo decir también, malsano. Sin duda. Nos fuimos del pueblo más deprisa de lo que nos hubiéramos ido. Y desde luego no volvimos más aunque volvimos varios días a los pueblos de la zona. Pensé en esos casos, que habrá, de esos vecinos o familiares que no hayan soportado o soporten alguien de los expuestos y les tenga ahí colgados, mirándoles todo el rato. No quiero ni pensar si yo viviera allí y me encontrara en minoria.

    • Hola Enrique, muchas gracias por tu comentario.
      Podemos compartir contigo que el resultado, como poco, impresiona. Pero de ahí a parecer siniestro…no lo vemos así. Respetamos totalmente tu opinión y entendemos que no tiene porqué gustar a todo el mundo.
      Pero si te podemos decir que el objetivo de la obra de Maíllo se ha conseguido con creces, por un lado, ha homenajeado a los vecinos que antes habitaban las casas del pueblo, por otro lado, ha atraído a numerosos curiosos a Mogarraz. Podemos decir que los antepasados de Mogarraz (por no decir los muertos) han traído muchos nuevos vivos al pueblo. 😉
      Por lo que hemos podido averiguar, muchas familias del pueblo están contentas con el resultado de la obra. Hasta el punto de, incluso, hacer peticiones al pintor para que incorporar nuevos retratos.
      Estamos seguros de que en aquellos casos en los que los familiares no estén conformes, los retratos de sus antepasados no estarán presentes en las fachadas del pueblo. No tendría sentido lo contrario.
      Pero sea como fuere, como bien dices, aquellos que compartan vuestro parecer y nos les guste el resultado de “Retrata2” (nombre de esta exposición al aire libre) tienen en la Sierra de Francia y la Comarca de Entresierras suficientes alternativas para disfrutar de la zona con buenas opciones de turismo rural y de naturaleza.
      ¡Saludos y a disfrutar!

  • Enrique

    A ver, por supuesto que para mí no es, ni fue, en absoluto, un problema encontrarme de golpe con aquello. Fue, y es algo banal, una anécdota de viaje, un choc desagradable que me llevé un día y que se presta a meditar sobre ese tipo de intervenciones, si se quiere artísticas, del espacio común. En realidad, para mí, el impacto de esa obra se resume en algo curioso, y repelente, que me encontré un día y sobre lo que puede ser interesante parlotear un rato. Hasta puede que la sorpresa y el susto del asombro inicial acabara en unas risas. Lo que me sobrecoge es pensar en los que sientan con la misma intensidad lo mismo que yo sentí en ese momento fugaz y que tengan que vivir allí día tras día (y noche tras noche). Ojalá que el Destino haya tenido el capricho, y la consideración, de no establecer ningún sentir así en aquél pequeño espacio.
    Yo, de entrada, supuse que se trataba de una exposición temporal, pero el asombro mayor vino luego, cuando me enteré de que la cosa llevaba ¿5 años? y que se plantea como de eterna permanencia.

    Hace unas semanas me encontré con esto en la Red https://youtu.be/zW4w00-sT68 y me pareció muy interesante. Muy bonito. Al contrario de lo de Mogarraz, lo que me produjo su visualización fue gustoso y grato. Es, desde luego, otra cosa, más vitalista, más alegre. Me parece algo con mucho más nivel. Pero, después de haber visto lo de Mogarraz, no pude dejar de verle algún parecido con aquello, y aunque estos lo que parece que se han planteado como duradero es hacer una película, Caras y lugares, también han intervenido el espacio público. Y, aunque con mucho más vitalismo, mucha más belleza, y mucha más creatividad creo yo, no sé cómo se habrán planteado el límite temporal para todas esas obras que, a mí, en este caso en cambio, me parecen geniales, pero… No sé, creo que la calle, el espacio público, no puede ser tratado nunca como el de un museo, exhaustivamente, desde luego no de forma permanente. Es ahí donde creo que reside lo que yo sentí de malsano en esa instalación de Mogarraz.
    En el enlace de abajo hay una entrevista a Agnés Varda, protagonista de la peli, que me parece muy interesante, por si te lo parece a ti también.
    http://www.publico.es/culturas/agnes-varda-no-pienso-futuro-mi-futuro-muerte.html

    Por cierto, la región, los pueblos y la naturaleza, me gustó mucho. Eso sí que ha sido de verdad un descubrimiento grato que no voy a olvidar.
    Saludos

    • Hola Enrique, veo que no será fácil hacerte entender los que representa la obra de Mogarraz 🙂
      Sin desmerecer la propuesta artística que tu expones como “mejor”, en mi opinión no son comparables. Principalmente porque parten de conceptos distintos.
      La obra de Mogarraz busca recordar a las gentes del pueblo a través de revivir un episodio concreto de la localidad, el censo de 1967, en el que se fotografió a sus vecinos, a través de un formato artístico distingo; la pintura. Es decir, lo que viste durante tu visita es una reproducción de la realidad de entonces 50 años después. Añadiendo en muchos casos la exposición de las obras en el entorno real en el que los retratados habitaron.
      Te puedo decir que durante nuestra visita coincidimos con algún retratado que, felizmente “vivito y coleando”, se sentía orgulloso de ver su retrato en la fachada de su casa.
      Pero vamos, que no es cuestión de convencer a nadie. Gusta o no gusta y, en tu caso, está claro que es más bien lo segundo. Pero lo importante de todo es que, al menos, no te dejó indiferente. Algo que a nuestro parecer ya es algo positivo 😉
      Saludos y a seguir descubriendo cosas singulares.

  • Gabriel

    Fuí a Mogarraz por primera vez en el año abril 2010, me pareció un pueblo espectacular, de lo más bonito que había visto hasta entonces.

    Un pueblo tranquilo donde descansar un fin de semana después del ajetreo de la capital, un pueblo pintoresco, vamos maravilloso.

    Al año siguiente volví a pasar otro fin de semana y opino lo mismo, me enamoró.

    Dos años después, coincidiendo con la jubilación de un amigo y su mujer, mi mujer y yo los invitamos a pasar un fin de semana porque les habíamos hablado tanto que queríamos que lo conocieran.

    Llegamos sobre las 5 de la tarde y cuando vi todos los retratos por todas las fachadas del pueblo se me pusieron los pelos de punta. ¿De quien habrá sido la idea? me pregunté. La verdad es que tiene que ser de alguien con muy mal gusto.

    Dimos una vuelta para que mis amigos conocieran el pueblo y escuchamos comentarios sobre “la obra” (la mayoría negativos).

    Me puedo imaginar que habrá mucha gente que ahí aparece que estará encantada, no lo discuto, pero a mi me parece una aberración lo que han hecho a ese hermoso pueblo.

  • Hola Gabriel, muchas gracias por tu comentario.
    Está bien conocer puntos de vista de otros viajeros, que puede ayuden a los vecinos y autoridades del pueblo a conocer la realidad de lo que opinan los visitantes que llegan hasta esta parte pintoresca de Salamanca.
    Por eso dejamos tu comentario tal cual. Saludos y no dejéis de visitar la comarca de la Sierra de Francia y de Entresierras, porque hay muchos pueblos y parajes con encanto. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *