Viaje a Venecia (Italia): Imprescindibles que ver y hacer en pocos días

Venecia (Italia), la Ciudad del Gran Canal, siempre merece una visita. A pesar de que en los últimos tiempos su fama la está matando de éxito, es imposible no querer viajar hasta esta popular belleza italiana construida para impresionar.

Es uno de los lugares más visitados de Italia y posiblemente del planeta. Una media de 60.000 turistas diarios se adentran en el centro histórico de esta ciudad acuática en la costa adriática para disfrutar de su arquitectura exuberante, su gastronomía tradicional y del ambiente de época que evoca el deambular entre sus canales.

Hemos tenido la suerte de poder visitarla en dos ocasiones, con una diferencia de casi 20 años entre ambos viajes, y tenemos que reconocer que salir de la Estación Central y echar el primer vistazo sobre el Gran Canal impresiona siempre.  La experiencia se vuelve más intensa cuando se comienzan a ascender los primeros peldaños del Puente de los Descalzos (Ponte degli Scalzi), el primer acceso hacia el interior de la isla veneciana a través del Gran Canal, porque es a partir de ese momento cuando uno es realmente consciente de donde se adentra, de la maravilla monumental que está a punto de disfrutar en primera persona y, por otro lado, del montón de personas que como tú se encuentran en el mismo lugar.

Gran Canal de Venecia y Puente de los Descalzos (al fondo)

El Puente de Rialto, la Plaza de San Marcos y el Palacio Ducal son algunas de las visitas obligadas en esta ciudad fundada en el siglo V, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y mundialmente conocida por su carnaval de máscaras de época.

Pero en esta ocasión no queremos hablar tanto de lo que es tan conocido, y sobre lo que hay ya mucho escrito, sino de aquellas otras cosas que sin ser tan populares nos llamaron especialmente la atención durante nuestra escapada a Venecia.

Basílica de San Marcos en Venecia

Tres días pueden ser más que suficientes para conocer lo principal de la ciudad de los canales y, de nuestra experiencia, surge el siguiente listado sobre imprescindibles que ver y hacer en Venecia en pocos días. Así como algunos consejos y recomendaciones para disfrutar de la estancia,  teniendo en cuenta ciertos aspectos para ser partícipes de un turismo más sostenible que ayude a preservar la maravilla histórica que representa esta joya monumental italiana.

Qué ver y hacer en Venecia

Visitar el colorido Mercado de Rialto

Este magnífico mercado tradicional veneciano se encuentra en el Campo de la Pescaria y muy cerca del popular Puente de Rialto, el puente más famoso de la ciudad.

Lo llamativo de este mercado es que se encuentra en una zona abierta rodeada de edificios históricos y junto al Gran Canal, lo que le confiere un encanto especial.

Mercado de Venecia (Italia)

 

Además se trata de un espacio popular, al que aun asisten para hacer sus compras semanales los venecianos, en el que se pueden encontrar productos frescos de la zona. Así que es un buen sitio para vivir la Venecia más cotidiana.

En sus alrededores resisten aun algunos negocios tradicionales, como pescaderías o carnicerías especializadas en carne de caballo.

Carnicería de productos equinos (Venecia)

Flores, especias, quesos, verduras y dulces son otros de los productos que se presentan y venden al público en los numerosos puestos del mercado.

Además, si nunca has visto un manojo de peperoni, este mercado es el lugar perfecto para familiarizarse con uno de los productos estrella de la gastronomía italiana.

Típico peperoni italiano visto en el Mercado de Venecia

Divisar Venecia desde las alturas

A ras del suelo, en el interior de alguna de las cientos de callejuelas que componen la ciudad, es difícil tener una perspectiva real de lo que alcanza a abarcar Venecia.

Una panorámica desde las alturas proporciona otra perspectiva bien distinta y amplia del centro histórico. Motivo por el que es más que aconsejable disfrutar también Venecia desde las alturas.

En la Plaza de San Marcos es posible subir al Campanario de la Basílica de San Marcos para tener unas buenas vistas. La entrada cuesta 13 € y, si no has reservado con antelación, puede que sea imposible conseguir entrada para ascender por sus cerca de 100 metros o  que te toque esperara en la cola durante un buen rato.

Una alternativa “gratis” para contemplar Venecia desde las alturas la podéis encontrar en un antiguo edificio señorial situado junto al Puente de Rialto que ahora es un centro comercial. Allí se encuentra el histórico “Fondaco dei Tedeschi” y su magnífica terraza de 380 grados, que ofrece unas magníficas vistas sobre los tejados de la ciudad, parte del Puente de Rialto y el Gran Canal.

Vistas del Puente de Rialto y del Gran Canal de Venecia desde el edificio “Fondaco dei Tedeschi”

Para acceder hay que adentrarse en el centro comercial y subir al ascensor de la planta 4, que lleva hasta la terraza de la azotea.

El tiempo de visita está limitado a 15 minutos, más que suficientes para poder disfrutar de todas las panorámicas que ofrece la comercial terraza.

Vista de los tejados de Venecia y del Campanario de San Marcos desde “Fondaco dei Tedeschi”

En la web del centro comercial es posible reservar la visita. Aunque nosotros accedimos sin reserva previa y no tuvimos que esperar nada en absoluto, todo fue rápido y sencillo.

Tomar algo disfrutando de la historia o el ajetreo de Venecia

Otra forma de conocer Venecia es tomar algo en alguno de sus lugares emblemáticos. En locales que ofrecen rincones de descanso para contemplar su ritmo diario o directamente son parte de la historia de la propia ciudad.

El Caffè Florian es un claro ejemplo de esos locales que forman parte de la historia veneciana y también de Italia, ya que se trata del café más antiguo del país. Abierto desde 1720, por sus glamurosas estancias han pasado celebridades del mundo de la política, el arte y la cultura.

La decoración de época de este café no es de atrezo, es tan real como la Plaza de San Marcos en donde se ubica su terraza.

Plaza de San Marcos y Caffè Florian (Venecia)

Así que tomar algo aquí permite vivir una experiencia única con un toque de historia totalmente real que, además, suele estar ambientado por música de orquesta en directo.

¿La contrapartida? Que consumir algo en un café así, con tanta historia, tiene un precio. Aunque, si piensas realmente donde estás, puede llegar a parecer barato (hasta que te llega la factura, por lo menos). Ya sabéis lo que se suele decir en estos casos…por una vez en la vida ¿No?

Otra alternativa algo más económica la ofrecen las terrazas de Campo Erberia, junto al Gran Canal.

Terrazas en Campo Erberia (Venecia)

Este espacio abierto de la ciudad, de los pocos que hay en el centro, ofrece unas buenas vistas sobre el canal y el tránsito de góndolas y vaporettos que navegan en sus aguas.

Es un buen lugar para disfrutar Venecia de otra forma. No tan glamurosamente, pero si con buenas vistas a la rutina de la ciudad.

Asombrarse con las Manos de Venecia

Se trata de una obra escultórica hiperrealista del artista Lorenzo Quinn.

Estas manos surgen de las aguas del Gran Canal para sujetar la fachada del hotel Ca S’agredo y el mejor sitio para verlas es justo desde el lado opuesto del Gran Canal. La zona del Mercado de Venecia es un punto de observación para ello.

 

La Manos de Venecia (“Support”) de Lorenzo Quinn

Están ahí desde que esta obra de Quinn, bautizada como “Support”, se instalara como parte de la 57 edición de la Bienal de Arte de Venecia. No sabemos si se tratará de una obra temporal que pasará a ser permanente o no, pero la realidad es que son tan originales como llamativas.

Visitar en Vaporetto Murano y Burano

Estas dos islas de la Laguna véneta son otra de las paradas obligadas en un viaje a Venecia.

El atractivo de su visita radica tanto en su singularidad arquitectónica como en el hecho de que es preciso subirse a los famosos vaporettos para llegar hasta ellas.

Aunque dependiendo de la época del año en la que realices tu viaje, la experiencia del vaporetto puede pasar de llamativa a agobiante, especialmente en agosto.

Murano (Italia)

Isla de Murano (Italia)

Murano es conocida  por su artesanía del vidrio, mientras que Burano lo es por sus coloridas casas tradicionales. Si bien hay que remarcar que ambas  ya están lejos de mantener algo de vida cotidiana que se aleje del negocio turístico, lo que hace que pierdan algo de encanto. Especialmente en verano, que continuamente llegan vaporettos llenos de turista que invaden estas pequeñas islas de la laguna como si se tratara del desembarco de Normadía.

Turistas en la isla de Burano (Italia)

Los habitantes de ambas islas ya ven tanta visita como una plaga, más que un orgullo o un negocio turístico. Así que es más que obligado dar ejemplo de respeto y comportamiento cívico durante la visita.

El vaporetto nº 4.2 y el nº 3 salen desde la parada Actv (Ferrovia C) que hay junto a la Estación de Tren de Santa Lucia, en el Gran Canal, y llevan hasta Murano.

Esta parada de Actv en pleno centro tenemos que decir que se pone de bote en bote, nunca mejor dicho, en temporada alta. Así que puede llevar más de una hora, a pleno sol, el poder subir al bendito vaporetto para luego ir como sardinas en lata.

Una alternativa menos saturada se encuentra en la parada Actv de Fondamente Nove, desde donde salen vaporettos a Murano, Burano y Torcello.

Para ir de Murano a Burano hay que coger un nuevo vaporetto, el número 12, que es el que lleva de regreso también a Venecia nuevamente, pero en la parte de la Plaza San Marcos.

Burano (Italia)

Isla de Burano (Italia)

El precio del transporte en vaporetto para el todo el día es de 20 € y, aunque caro, sale más a cuenta que comprar billetes sueltos.

Disfrutar de la gastronomía veneciana

Los puestos de comida rápida o los menús turísticos invaden la laguna veneciana, todo para satisfacer la gran demanda de personas que de tan diversas nacionalidades llegan hasta  ella.

Así que no es fácil encontrar sitios no saturados por foráneos o en los que los propios venecianos compartan mesa con los turistas y se pueda disfrutar de la gastronomía local como uno más.

Típica Polenta con bacalao en Venecia

Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un restaurante estupendo en el que, sorprendentemente, los italianos eran mayoría. Así que, si se quiere probar la gastronomía local en una ambiente de vénetos, este puede ser un buen lugar.

Se trata de la Osteria Trattoria Al Nono Risorto. Un restaurante con precio populares y con una estupenda terraza ajardinada, que se sitúa a las afueras del centro (Ramo Quinto Gallion O del Pezzetto).

Pizza Carbonara en Venecia

La Polenta con Bacalao, el risotto, la pasta y la pizza, como no podía ser de otra forma, llenan la carta del local. Su pizza carbonara es totalmente recomendable.

Paseos Nocturnos por Venecia

La noche siempre se ha dicho que es para crápulas y vividores. Pero en Venecia es el momento perfecto para disfrutar de la ciudad sin la invasión de gente que se acumula por el día, ya que muchos visitantes no se alojan en la propia ciudad y abandonan el centro al llegar la noche.

Paseo nocturno por Venecia

La oscuridad ofrece otras vistas sobre los canales, en los que se reflejan las luces ténues de las calles venecianas y la luna, cuando está llena, regala una luminosidad especial.

¿El contrapunto? Los mosquitos. Estos molestos insectos, cuando el calor y la humedad aumentan, salen al atardecer para pegarse un festín.

Al anochecer es más fácil perderse entre el laberinto de canales y callejuelas, por eso un buen consejo para evitar perder el rumbo es utilizar el google maps en el móvil. Especialmente si pretendes moverte más allá de las rutas más populares, que comunican el Puente de Rialto con la Plaza de San Marcos. Por eso es recomendable llevar el mapa de la ciudad descargado en el móvil antes de emprender el viaje, en casa, para poder usarlo sin gastar tarifa de datos en el extranjero.

Opinar sobre el Puente de la Constitución (Calatrava)

El Ponte della Costituzione, como se denomina en italiano, es el último puente que se ha construido en Venecia para cruzar sus canales.

Se trata de una moderna construcción diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava, siendo por ello también conocido como el Puente de Calatrava, y que desde su apertura no ha estado exento de polémica y críticas.

Comunica las dos orillas del Gran Canal, siendo el cuarto que lo cruza, en las proximidades de la Estación de trenes de Santa Lucia.

Puente de Calatrava en Venecia

El motivo de la controversia que lo envuelve parece ser que viene asociada a que sus peldaños no son muy cómodos, especialmente si se cruza con maletas, carritos o sillas de ruedas, y el suelo es especialmente resbaladizo cuando llueve o hace frío.

A nuestro parecer el diseño es muy llamativo, quizás algo chocante teniendo en cuenta el entorno monumental en el que se encuentra. Pero todo va en gustos.

Contar Góndolas en el Puente de los Suspiros

Un recorrido en góndola por los canales de Venecia puede salir por unos 80€ por media hora, haciéndolo poco atractivo para el bolsillo. Salvo que seáis un grupo amplio o no escatiméis en gastos. Ya sabéis…por una vez en la vida ¿No?

En el caso de que descartéis el hacer ese desembolso para disfrutar de tan romántica  o típica actividad, una opción para poder ver góndolas navegar como si no hubiera un mañana es acercarse al Puente de los Suspiros.

Puente de los Suspiros (Venecia)

Es otro de los puentes más famosos, en este caso muy cerca de la Plaza de San Marcos, y todo circuito en góndola que se precie ha de pasar bajo su arco. Así que permite contar decenas  de estas embarcaciones tradicionales en pocos minutos y hacer la foto típica.

Lo curioso es que los suspiros que le dan nombre no vienen de las parejas enamoradas que pasan en góndola bajo su arco barroco del siglo XVII. Viene de los presos que lo cruzaban para ser encarcelados en los calabozos de palacio ¡Qué cosas!

Consejos y recomendaciones para un viaje a Venecia

Cuándo viajar a Venecia

La respuesta viene marcada por recomendar cuando no ir a Venecia y, tras nuestra experiencia, lo más aconsejable es intentar evitar los meses de Julio y Agosto. La afluencia de visitantes es tremenda y la ciudad casi parece más un parque temático que un tesoro monumental. A lo que hay que sumar el calor y la humedad.

La excesiva afluencia de visitantes ha llevado a las autoridades locales a plantearse la restricción del acceso al centro histórico para evitar su deterioro.

Centro histórico de Venecia

Se realizó un primer intento en Mayo de 2018, instalando tornos en los accesos principales a pie y limitando la circulación por el centro a sus habitantes y visitantes asiduos que (ver noticia relacionada aquí).

Pero la realidad es que la propuesta ha sido muy mal acogida entre determinados sectores y lo que, a priori se planteaba como una solución permanente para temporada alta, parece que será algo puntual o está en el aire. Así que no podemos confirmar cuándo volverá a ser restringido el acceso a Venecia, pero la realizad es que cada vez está más cerca si no se consigue regular la afluencia masiva de visitantes.

Con independencia a las medidas que finalmente se tomen, hay una iniciativa denominada #EnjoyRespectVenezia que busca atraer un turismo más sostenible a la laguna, promoviendo 12 prácticas para el visitante responsable. Más información aquí.

Dónde Dormir

Dependiendo del presupuesto y de la época del año, las opciones para encontrar hotel  en Venecia son dos; la propia isla o sus alrededores en la península.

Los alrededores ofrecen mayor oferta de hoteles y precios más económicos, pero implican el tener que desplazarse desde fuera de la ciudad para acercarse al centro histórico de Venecia. Nosotros probamos esta opción alojándonos en un hotel en las inmediaciones de la estación de tren de Mestre, a 10 minutos en tren de la Estación de Santa Lucia en Venecia.

El billete de tren cuesta 1,25€ desde Mestre al centro y el precio de los hoteles de esta zona puede ser un 40% más económico que en la propia isla veneciana.

Centro histórico de Venecia

También probamos a dormir en la propia Venecia, en uno de sus hoteles del centro, a un precio mayor (80€/noche), y nos permitió disfrutar más horas de la ciudad y en horarios menos concurridos. Ya que según se aproxima el final del transporte público para salir de la ciudad el centro se descongestiona de gente sustancialmente.

Los hoteles son correctos, sin grandes lujos si el presupuesto es ajustado. Pero, si se quiere poder elegir, lo mejor es reservar con tiempo.

Dónde Aparcar

Nosotros no tuvimos la necesidad de buscar aparcamiento, ya que optamos por llegar a Venecia en transporte público. Podéis encontrar información sobre cómo llegar a Venecia en nuestro artículo “Qué ver en el Norte de Italia en 10 Días“.

Pero constatamos que hay un buen acceso por carretera hasta la isla, a través de la SR11, y que existen aparcamientos bien acondicionados para aparcar tu coche y olvidarte de él mientras se visita la ciudad de los canales.

El Venezia Tronchetto Parking, no tiene pérdida, dispone de casi 4000 plazas para coches, está abierto todo el día y tiene una tarifa de 21€ por las 24 horas. Lo que no nos parece muy caro teniendo en cuenta el lugar en el que se encuentra.

Sin embargo seguimos recomendando el olvidarse del coche y llegar hasta la hermosa Venecia en transporte público. Especialmente en tren, porque funciona perfectamente, es cómodo, comunica con las principales ciudades, no es caro y es más sostenible.

(276)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *