Dónde comer bien y barato en La Habana (Cuba)

Siempre que se llega a un destino nuevo una de las primeras preguntas es dónde comer bien, sin comprometer el bolsillo ni la salud en ello.

Viajar ofrece entre uno de sus atractivos principales la oportunidad de conocer y probar otras gastronomías distintas a la del lugar de origen. Siendo la comida otro elemento clave a través del cual conocer la idiosincrasia del lugar que se visita, sus raíces y su evolución sociocultural.

Pero encontrar buenos lugares en los que comer bien, comer barato y que, además, sean representativos de la cocina del país no siempre es sencillo.

Afortunadamente La Habana (Cuba) ofrece al viajero una interesante variedad gastronómica, de calidad y a buenos precios y, a través de este artículo, queremos presentar las opciones donde comer bien y barato en La Habana saboreando la buena cocina cubana.

Plato de pescado con camarones en La Habana (Cuba)

Comenzamos con un tipo de locales que han visto aumentar su popularidad y número en la medida en la que la situación política de Cuba ha ido evolucionando. Se trata de los populares Paladares.

La apertura del tradicional modelo comunista cubano hacia otras fórmulas algo más «aperturistas» ha permitido el crecimiento y evolución de estos pequeños restaurantes no gubernamentales, que se caracterizan por estar regentados por particulares o trabajadores por cuenta propia (cuentapropistas), normalmente familias, en los que se ofrece comida tradicional y la nueva comida cubana.

La figura del cuentapropista surgió allá por 2010, a través de un cambio regulatorio que permitía a los cubanos buscarse la vida sin que sus negocios estuvieran (tan directamente) bajo el control gubernamental.

Partiendo de este cambio, los Paladares  buscan aprovechar la principal vía de ingresos del país, el turismo, ofreciendo un trato cercano a sus comensales y una buena variedad de platos que, en muchos casos, muestran su estrecho vínculo con España.

Existe ya un amplio número de este tipo de restaurantes en La Habana, pero entre los Paladares más populares y recomendados se incluyen:

Los Nardos: Se encuentra muy céntrico, en el edificio de la antigua Sociedad Asturiana, en el Paseo del Prado nº 563 (frente al Capitolio), y es una maravilla.

Aunque en apariencia parece lujoso, gracias a un concepto decorativo que mezcla toques de sidrería y salón de bodas con un espectáculo de ópera en vivo, su carta es asequible, los platos son generosos y tiene muy buenos cócteles (su sangría es muy popular). Puedes salir a unos 10-15 cuc por cabeza y cierra tarde (24:00 h).

La influencia española está muy presente en su carta, ofreciendo gazpacho y paella entre su oferta, pero nosotros nos decantamos por degustar sus pescados caribeños.

Plato de Pescado en el Paladar «Los Nardos» (La Habana)

El gran número de cubanos que lo frecuentan es garantía de que se trata de un buen restaurante. Aunque esto puede acarrear el tener que esperar algo de cola para conseguir mesa.

Pero no es nada esta espera en comparación con la de otro restaurante del mismo edificio, que ofrece comida italiana, es muy económico y es la sensación entre los habaneros. Lo curioso es que se llama restaurante Asturianito, y dice estar especializado en comida criolla e italiana,  pero al parecer sus pizzas (por unos 5 cuc) y su pasta están de moda entre los locales. Choca mucho ver como el escudo de Asturias lo asocian con una pizzería, en lugar de un buen cachopo, unas fabes o unos escalopines al cabrales como lo asociamos en España ¿No? Pero en el Caribe todo se ve y se vive de otra forma.

En el mismo edificio, sobre Los Nardos, está también el restaurante El Trofeo. Está especializado en comida criolla e internacional y también tiene buenos precios.

Así que podemos decir que el Paseo del Prado número 563 es un buen lugar para encontrar alternativas diversas para comer, a buen precio y en los mismos restaurantes que frecuentan los cubanos.

La Guarida: Nos desplazamos en dirección al Malecón para ir a este paladar que fue escenario de la película cubana “Fresa y Chocolate” (1993). Se encuentra en la Calle Concordia nº 418 y dicen que ha sido frecuentado por numerosos comensales famosos, como Pedro Almodóvar o Jack Nicholson entre otros. Es más caro, pero aun así suele estar bastante lleno y conviene reservar con antelación. Cierra pronto (22:30 h).

La Moneda de Cuba: Paladar muy céntrico, cerca de la Plaza de la Catedral y la Plaza de Armas, en la calle Empedrado 152. Por su buena ubicación, en plena Habana Vieja, está siempre lleno de turistas. No es el más económico, ni sus raciones las más abundantes, pero dispone de una buena terraza con vistas al Castillo de la Habana que no tiene precio.

El Atelier: Se encuentra en el barrio de el Vedado, entre la calles Paseo y 2, y con ello es el más alejado del centro o la Vieja Habana de los que aquí proponemos. Pero también es buena zona para conocer la parte más moderna de la ciudad. Algo que se nota ya en el propio local que acoge este Paladar. En su carta se destaca que es un restaurante de “Cocina de autor” y eso se traduce en precios moderados tirando a altos. También se encuentra cerca del Malecón y tiene una buena terraza.

Hasta aquí la parte de Paladares que, si se visita la Habana, es prácticamente obligado comer en alguno de ellos. Aunque esta capital caribeña ofrece también otras posibilidades aún más económicas, pero no por ello de peor calidad.

Un buen ejemplo de ello es la Asociación Canaria de Cuba. Una vez más el vínculo con España se cruza en nuestro camino…y bienvenido sea. Porque el restaurante de esta asociación de descendientes canarios es posiblemente el que mejor calidad precio ofrece de toda la ciudad, algunos dicen que de toda Cuba, y es parada obligada si se visita La Habana. Se trata de un buen lugar para probar la comida típica cubana por menos de 10 cuc por barba. La cola de langosta (6 cuc) está entre sus platos más demandados y, aunque no tiene nada que ver con la que podemos degustar por Europa, no deja de sorprender. No encontraréis mejor precio para comer langosta en toda La Habana que aquí.

Cola de langosta a la brasa en la Asociación Casa de Canarias (La Habana)

La única crítica, por ponerle alguna, es que algunos platos van justos de cantidad. Pero por el precio que tienen tampoco hay que ser excesivamente exigentes.

Se ubica en un antiguo edificio colonial, en la calle Monserrate 258, no muy lejos del famoso Floridita y sus daikiris popularizados por Hemingway.

Asociación Canaria de Cuba en La Habana

Otro lugar imprescindible a visitar es la Heladería Coppelia. Vale, lo sabemos, no se trata de un restaurante, pero el postre también es parte de la comida ¿No? 🙂 Y si se viaja a La Habana no se puede dejar de visitar esta mítica heladería. Es muy frecuentada por los cubanos y prácticamente siempre hay cola para degustar sus refrescantes bolas de helado.

Fidel Castro se involucró en la creación de esta heladería con nombre de ballet a hace más de 50 años ya, aprobando el que sería su singular diseño de hormigón en forma de platillo volador que hace las veces de cubierta para su gran terraza.

Se encuentra en el barrio de el Vedado, entre las calles 23 y L, y por 10 pesos cubanos o cup (equivalentes 0,38 cuc y menos de 1 €) puedes degustar una ensalada de 5 bolas de helado con sabores tan suculentos y variados como guayaba, coco o vainilla.

Se puede pagar con pesos cubanos (la moneda local) o en pesos convertibles (la moneda turística), pero está claro que sale más barato en la moneda de los isleños. Si no se dispone de pesos cubanos a mano, o convertibles, junto a la heladería hay una Cadeca (oficina de cambio) en la que conseguir moneda cubana.

Por último, pero no por ello menos importante, está la opción de comprar en los mercados de la ciudad productos frescos. En la zona vieja es posible encontrar mercados populares en los que comprar frutas y verduras frescas.

Comercio de fruta y verdura en La Habana Vieja (Cuba)

Es sin duda la opción más económica, recomendable si la estancia en la ciudad es prolongada o si se tiene curiosidad por probar las exóticas frutas cubanas o caribeñas.

Junto con la piña, la banana, la papaya (fruta bomba), la guayaba, el tamarindo, el mamoncillo o la chirimolla, mención especial merecen los aguacates de la isla ¡que tienen el tamaño de un coco!

Y hasta aquí el repertorio con nuestras propuestas sobre donde comer bien y barato en La Habana (Cuba), que consideramos son suficientes y diversas para satisfacer los gustos de prácticamente todo el mundo.

Lo que no quita que, si conocéis alguna más, no dudéis en dejarnos un comentario sobre otras alternativas. Que seguro que serán interesantes para completar el repertorio gastronómico de la capital de la República de Cuba.

¡Ñam, ñam…y a disfrutar! 😉

Nota: Si quieres saber más sobre La Habana, echa un vistazo a nuestro artículo «La Habana (Cuba): Lo Mejor que ver y hacer en 2 días«.

Comentarios

  • William Loaiza Delgado
    11 noviembre, 2019 20:23

    El próximo año voy para La Habana. Muchas gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.