Música para viajar y recordar sin salir de casa

Corren tiempos convulsos y difíciles. El coronavirus ha invadido nuestras vidas cambiándolas de forma brusca y para siempre.

La cuarentena que se nos ha solicitado cumplir en los últimos días es una medida extrema que, apelando a nuestra responsabilidad, supone un cambio radical en nuestras acomodadas vidas. Pero representa un pequeño sacrificio personal en aras de un objetivo común importante, proteger a la colectividad y salir de este bache lo antes posible.

Para los que nos gusta viajar, quedarse en casa no es lo que más alegra. Pero la situación actual lo requiere y por eso apoyamos rotundamente el #YoMeQuedoEnCasa.

Nos queda claro que ahora la prioridad es otra y que no es momento de viajar. Pero también nos queda claro que, si cada uno de nosotros cumplimos con nuestra responsabilidad, esta situación extraordinaria será temporal y que en un futuro muy cercano podremos volver a la «normalidad». Una normalidad en la que apreciaremos aun más nuestro día a día, la cotidianidad y todo lo que nos hemos podido permitir hasta el momento en el que saltó la pandemia.

Así que, asumimos nuestro papel. Nos quedamos en casa.

Pero nos resistimos a dejar de viajar. Queremos seguir viajando y, aunque no podamos hacerlo físicamente, nos hemos propuesto hacerlo mentalmente. Utilizando los recuerdos como una vía de escape para llevar mejor la rutina de estar encerrados y también como motivación para hacer nuevos planes cuando se pase este tren, llamado Covid-19, que nos ha arrollado a todos.

Para ello nos hemos lanzado a #ViajarEnCasaConMusica.

Si no podemos salir de nuestras viviendas, regresemos mentalmente a aquellos destinos que hemos visitado y que mejores recuerdos nos evocan o, en su defecto, imaginemos qué haríamos en aquellos a los que nos gustaría viajar cuando pase todo.

Para ello hemos encontrado en la música, que siempre es un buen aliado, la llave perfecta para abrir la puerta de los buenos recuerdos y la motivación para llevar a cabo nuevos planes viajeros. De esta forma, aunque sea solo por un rato, evadirnos de las malas noticias actuales y salir de casa sin movernos del sitio.

«Music is the answer to your problems. Keep on moving then you can solve them«

La canción de los 90 «Music is the answer to your problems» (Dani Tennaglia + Celeda, Tourism Mix – 1998) nos lo decía ya claramente, la música es la solución a tus problemas. Así que, aunque sea en plan metafórico, hagamos buen uso de este antídoto para conseguir nuestro propósito.

Está claro que no será la solución para todo, pero al menos puede ser un analgésico de malos momentos. Una herramienta que junto a los recuerdos que nos evoca y la imaginación que nos despierta, nos puede ayudar a sobrellevar las situaciones más complicadas.

Acordarse del pasado es una buena forma de afrontar el futuro. Un futuro en el que volveremos a viajar y en el que el ritmo músical nos seguirá acompañando.

Porque cada viaje tiene su banda sonora y mediante este post, que también nos sirve a nosotros para evadirnos durante un rato del confinamiento, presentamos nuestro recopilatorio viajero-musical ¿A ver si coincide con el vuestro?

Italia

No podía ser otra forma, teníamos que empezar con Italia. Nuestros amigos transalpinos también están pasando por momentos difíciles y el viaje por el Norte de Italia que realizamos hace un par de años , que ahora es una de las zonas más azotadas por el Covid-19, nos viene de forma recurrente a la cabeza.

La ruta de 10 días que hicimos nos trae infinidad de buenos recuerdos. La tranquilidad de Venecia al anochecer, la pasión Romeo y Julieta en Verona, el encanto rural de la Toscana, el arte superlativo de Miguel Angel en Florencia o la vida nocturna de Milán son algunos de esos buenos souvenires intangibles que perdurarán siempre en nuestro recuerdo.

Verona Italia
Verona (Italia)

Son parte de un buen puñado de excelentes momentos vivimos durante un roadtrip. Un viaje por carretera en el que no paraba de sonar en la radio de nuestro coche el tema «L’esercito del selfie ft. Lorenzo Fragola, Arisa» ( Takagi & Ketra, 2017).

Una canción con un toque italiano indiscutible, alegre y divertida, que amenizó nuestro viaje durante aquel verano de 2017.

Kenia y Tanzania

¡Jambo Africa! Viajar al continente africano es uno de los sueños de cualquier viajero amante de la vida salvaje y de los contrastes socioculturales.

Kenia y Tanzania son dos de los destinos más populares para vivir la aventura africana y, en el verano de 2011, pasaron a formar parte de nuestra lista de destinos favoritos para disfrutar de la naturaleza salvaje.

Zebras Ngorongoro Tanzania
Zebras en el Parque Nacional de Ngorongoro (Tanzania)

Durante 12 días recorrimos algunos de los Parques Nacionales más imponentes del planeta, adentrándonos en la exótica Sabana para ir al encuentro de sus huéspedes más singulares. Elefantes, leones, hienas, cebras, búfalos, jirafas, ñus, gacelas, rinocerontes o guepardos fueron algunos nuestros vecinos durante el tiempo que acampamos en sus dominios.

Es inevitable no acordarse de las extensas praderas de pasto preñadas de ñus en Masai Mara, del vuelo de flamencos en el Lago Nakuru, del reencuentro con «Memorias de África» en Crescent Island, de los paisajes volcánicos del Parque Nacional de Ngorongoro, de las tradiciones masai y, muy especialmente, de los amaneceres y atardeceres de la Sabana africana.

La estampa de abrir la tienda de campaña y ver la sabana al amanecer no tiene precio. Es un auténtico espectáculo visual que también disfrutamos al atardecer, subidos en el techo del camión que nos llevó durante casi dos semanas por los caminos de polvo africanos.

La banda sonora perfecta para rememorar o evocar este viaje está representada por la canción que nos acompañó a modo de despertador cada mañana. Una canción de un senegales que te adentra de lleno en su continente, «Jammu Africa» (Ismaël Lô, 1996).

El Perú

Perú, contigo empezó todo. Fue el primer gran viaje de 3 semanas, nuestro primer salto a Sudamérica y, sin lugar a dudas, uno de los destinos que más nos ha impresionado.

En un mismo país en el que puedes encontrar playa, montaña, desierto y selva es difícil que no vivas momentos que te puedan impresionar.

Y ese momento de quedarnos boquiabiertos llegó a las siete de la mañana, desayunando un plátano apoyado sobre una barandilla de madera situada en un mirador a más de 2000 metros sobre el nivel del mar. Desde ese mirador vimos como la cortina de niebla que tapaba todo se iba abriendo, poco a poco, dejando al descubierto los tesoros de Machu Picchu.

Machu Picchu Peru
Machu Picchu (Perú)

Un momento épico inolvidable con una banda sonora también inolvidable; «The Mission» (Ennio Morricone, 1986).

Irlanda

La isla esmeralda es posiblemente uno de los destinos más visitados por los españoles. Bien sea por turismo, para aprender inglés o para buscarse la vida en Irlanda es prácticamente imposible no ver españoles.

En Irlanda hemos invertido alguno de los mejores momentos de nuestra existencia, mezclando estudio, trabajo y turismo, y nos quedan muy buenos recuerdos del paso por la isla.

Recuerdos de sus campos verdes, de sus castillos medievales como el de Limerick, de los acantilados en la costa de Galway, del whisky de Connemara o de las épicas celebraciones de San Patricio en los pubs de Temple Bar (Dublin).

Dublin Irlanda
O'Connel Street en Dublin (Irlanda)

Los pubs de la capital irlandesa son lugares perfectos para disfrutar de la música en vivo y si hay una canción que siempre suena en ellos, y nos sirve de banda sonora para este viaje, esa es «Whiskey in the Jar» (Thin Lizzy, 1972).

Madrid

«Madrid, Madrid, Madrid pedazo de la España en que nací..

Eso dice la letra del chotis de 1948 compuesto por Agustín Lara, que perfectamente podría ser la banda sonora para recordar y evocar a la capital española.

En Madrid nacimos, en Madrid hemos vivido nuestros mejores momentos y Madrid pronto volveremos a vivir grandes aventuras.

Madrid
Madrid (España)

Esos paseos por El Retiro, los domingos de Rastro, esa frenética y cosmopolita Gran Vía, las jornadas infinitas de vermú y cañas por la capital, el Madrid de los Austrias, sus fiestas de San Isidro y el 2 de Mayo o el glorioso Atlético de Madrid (el mejor equipo de la capital 😉 ). Todos ellos son parte de la infinidad de buenos recuerdos que nos permiten, ahora que no podemos salir, valorar aun más la ciudad que nos vio nacer y contar los días para volver a disfrutarla de ella a tope. Porque será lo primero que hagamos, tras recuperar el contacto directo con los nuestros, ser turistas de andar por casa para ayudar a recuperar los efectos del Covid-19 en el turismo local.

Para animar estos recuerdos o invocar a los planes que están por llegar nuestra banda sonora de Madrid no va a ser un chotis, aunque podría serlo perfectamente. Va a ser «Pongamos que hablo de Madrid» (Antonio Flores, 1984).

Y hasta aquí nuestro primer viaje musical para recordar buenas vivencias y evocar nuevos viajes para un futuro cercano. Un futuro en el que seguro veremos las cosas de otra forma, en el que habremos aprendido a valorar más y mejor lo cercano y lo cotidiano. Pero en el que seguiremos añorando viajar y poniendo banda sonora a nuestras experiencias.

¡Cuídense y a disfrutar de #ViajarEnCasaConMusica!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.