Qué ver en Monleón (Salamanca): Un pueblo con castillo y cantares

Monleón es un pequeño pueblo, con menos de 100 habitantes, situado al sur de Salamanca capital (a 60 Km) y muy cerca de la Comarca de la Sierra de Francia. Destino turístico destacado en Castilla y León.

Su municipio forma parte de la Comarca de Entresierras y los orígenes del pueblo se remontan a la prehistoria, siendo uno de los pueblos salmantinos más antiguos.

Pero son la época prerromana y la medieval las que han dejado una huella más constatable y visible en nuestros días, convirtiendo a Monleón en una pequeña joya del turismo rural en la que destaca su Castillo.

Por último, y como apunte curioso, hay que señalar que el pueblo aparece en antiguos cantares que han pasado a formar parte de la tradición cultural española. Podemos así decir que Monleón se hizo famoso gracias a la lírica popular.

Especialmente gracias a Federico García Lorca, que se interesó por hacer una recreación de «Los Mozos de Monleón«. Un romance que recoge esencias pasadas de la vida cotidiana de las gentes y el pueblo, que el poeta granadino consiguió hacer tremendamente popular dentro y fuera de España.

Así que podemos convenir que, con todo lo dicho, el municipio monleonense cuenta con suficientes alicientes para ser una parada destacada en una buena ruta por el sur de la provincia de Salamanca.

Os recomendamos visitarlo y, para no perderse nada, a continuación os detallamos «Qué ver en Monleón (Salamanca): Un pueblo con castillo y cantares«.

¿Qué ver en Monleón?

El pueblo, cuyo nombre parece venir de «monte de León«, por estar ubicado dentro de los dominios del antiguo Reino de León, cuenta con interesantes vestigios de su pasado prerromano y medieval.

Igualmente, gracias a su ubicación, goza de un destacado entorno natural en el que poder adentrarse, para disfrutar del campo y para visitar otros pueblos cercanos a través de antiguos caminos que aun siguen en uso.

El Verraco

Se trata de una antigua escultura de granito, realizada por algún antiguo pueblo vetón de la zona, que representa a un cerdo.

Se encuentra a la entrada de la villa y es un ejemplo destacado de ese pasado más antiguo de la localidad asociado a la época prerrománica.

El Verraco de Monleón (Salamanca)
El Verraco de Monleón (Salamanca)

La Puerta de la Villa

Es la entrada principal al antiguo recinto amurallado medieval de Monleón.

Construida con sillares de granito, material muy abundante en la comarca, es una Puerta-Torre en la que destacan sus cuatro arcos de medio punto ligeramente apuntados y el túnel que discurre bajo el torreón.

Es uno de los rincones más pintorescos de la localidad. Especialmente gracias al mimo con el que los vecinos de esta puerta cuidan las plantas que decoran y dan alegría a sus casas.

La Puerta de la Villa de Monleón (Salamanca)

El Castillo y la Torre del Homenaje

Son posiblemente los elementos más destacados dentro del patrimonio histórico del pueblo.

La villa contaba con un recinto amurallado ya en el siglo XIII, pero el Castillo y su Torre del Homenaje son de construcción más reciente (siglo XV).

Castillo de Monleón (Salamanca)
Castillo de Monleón (Salamanca)

Del Castillo solo queda una parte, un muro bajo de piedra del que solo faltan las almenaras.

Sin embargo la Torre del Homenaje, emblema de la localidad, se conserva prácticamente al completo.

La torre alcanza los 37 metros de altura, que se levantan sobre la villa y su entorno como prominente elemento defensivo y símbolo del poder feudal de la época.

Su planta es cuadrada y, como el resto de la antigua fortaleza, está construida con mampuesto y refuerzo de sillería de granito.

Castillo de Monleón y Torre del Homenaje (Salamanca)
Castillo de Monleón y Torre del Homenaje (Salamanca)

A lo largo de su historia ambos vestigios del medievo han pasado por diferentes manos y han sufrido diferentes remodelaciones u obras para reparar desperfectos de diversa índole.

Tras la ocupación de los franceses durante la Guerra de la Independencia la Torre quedó sensiblemente dañada, agravándose su ruina hasta que el actual propietario decidiera restaurarla y recuperarla para evitar su desaparición.

Es decir, actualmente el castillo es de propiedad privada. Pero gracias a ello se mantiene en pie y hoy podemos disfrutar de este «Vigilante del Tiempo», aunque sea solo desde el exterior.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por gastasuelas.com (@gasta_suelas)

La Iglesia

La iglesia parroquial de la localidad es de estilo gótico tardío, está también construida con sillería de granito y data del siglo XVI.

Se encuentra en el centro del pueblo y en ella destaca su torre-campanario, muy típica en todas las iglesias de la zona.

En sus muros y aleros es posible ver restos románicos, acroteras con forma de bichas o leones, cabezas y bustos zoomórficos.

En el interior destaca la pila bautismal de granito y el solado original compuesto por lápidas funerarias del mismo material.

Arquitectura Tradicional

Como en muchos pueblos de la comarca de Entresierras, Monleón conserva buenos ejemplos de la arquitectura popular de esta parte de la provincia de Salamanca.

Se conserva parte del antiguo urbanismo medieval, especialmente en el conocido como «Barrio Judío». En él se pueden ver las casas y balconadas más típicas del pueblo.

De esa pasado medieval también se pueden ver restos de escudos, puertas y alfices en algunas viviendas.

El granito, el hierro, el barro y la cal son los materiales característicos de esta arquitectura tradicional que se puede ver recorriendo la villa.

Vistas y Entorno Natural

Las fortalezas siempre se encuentran el ubicaciones estratégicas y con buena panorámica sobre el entorno. Así que la antigua villa medieval no podría ser menos y cuenta con unas magníficas vistas sobre un pintoresco paisaje natural.

Vistas desde Monleón (Salamanca)
Vistas desde Monleón (Salamanca)

Robles, fresnos, nogales, chopos y castaños forman parte de su entorno natural destacado, en el que es posible adentrarse por los antiguos caminos que comunicaban con pueblos vecinos, como Endrinal, El Tornadizo o Los Santos, llevan hasta el río Alagón o comunican con los huertos, parcelas y prados en los que los vecinos de la localidad siembran o recogen su ganado.

Cómo llegar

Para llegar desde Salamanca capital, a 50 minutos en coche, la ruta más corta nos llevará por la carretera CL-512, hasta Vecinos, para luego seguir por la SA-205 hasta Linares de Riofrío. A continuación, siguiendo 8,6 Km por la SA-212, llegamos hasta Monleón.

Desde la Sierra de Francia y sus pueblos, el más cercano es Valero (a 15,5 Km), hay que dirigirse hacia la carretera SA-205 y San Miguel de Valero. A la salida, siguiendo la señalización, hay que continuar por una carretera comarcal durante 9 Km hasta llegar a Monleón.

Pero vamos, siguiendo las indicaciones del GPS del móvil no hay pérdida.

Recomendaciones

Monleón es un pueblo muy pequeño que, a pesar de tener pocos habitantes, cuenta con un par de bares para poder comer o tomar algo. Por lo tanto, si visitas el pueblo, estírate y deja algo en la economía local 😉

Buenos pinchos, tapas, raciones y platos típicos, regados con buen vino o cerveza, harán que puedas disfrutar de una gran experiencia rural completa.

Fuera de Monleón, pero muy cerca, el vecino pueblo de Endrinal (a 4,3 Km) también es buen lugar para parar a comer o tomar algo. Cuenta con un buen restaurante en el que degustar los productos gastronómicos de la comarca a precios populares.

Llegados a este punto, volvemos a insistir en la recomendación de visitar Monleón. Un lugar tranquilo con un destacado patrimonio histórico, un bonito entorno natural y que está muy cerca de Salamanca y la Sierra de Francia. Es un destino perfecto para una escapada rural.

Hasta aquí el contenido principal sobre esta publicación dedicada a «Qué ver en Monleón (Salamanca): Un pueblo con castillo y cantares».

Pero no terminamos aquí…

Los Mozos de Monleón

Concluimos este artículo con el apunte curioso de que este pueblo forma parte del cancionero salmantino universal gracias al Romance de los Mozos de Monleón.

A algunos de los más mayores les sonará a cuando eran más jóvenes y a los más jóvenes les sonará a cosa de muy mayores, pero se trata de un elemento de la cultura popular española que ya es imborrable.

El título del romance nos hace suponer que pudo surgir en el propio Monleón, aunque no hemos podido confirmar el origen exacto.

Pero, sea como fuere, hace mención a la localidad y hoy debido a ello se sigue cantando su nombre en la comarca y más allá.

Especialmente gracias a la versión de Federico García Lorca, que tras de sí trajo nuevas versiones y adaptaciones. Comenzando por la que realizó el propio Lorca con «La Argentina» en 1931, siguiendo por la que hizo Nati Mistral en 1962 o la realizada por Ana Belén en 1998, y terminando por las adaptaciones en directo del Mariquelo (personaje popular salmantino) con su flauta y tamboril.

El Romance

La letra de esta canción popular recoge un episodio algo crudo, pero no deja de ser parte de esa vida cotidiana que antes formaba parte de los pueblos y se recogía en sus cantares. Aquí la letra:

Los mozos de Monleón
se fueron a arar temprano
para dir a la corrida
y remudar con despacio;
al hijo de la veyuda
el remudo no le han dado.
-Yo a la joriza he de ir
aunque lo busque emprestado.
-Permita Dios si allá vas
que te traigan en un carro,
las abarcas y el sombrero
de los indiestos colgando!
Se cogen los garrochones,
se fueron la nava abajo,
preguntando por el toro,
y el toro ya está encerrado.
En el medio del camino
al vaquero se encontraron.
-¿Cuánto tiempo tiene el toro?
-El toro tiene ocho años.
Muchachos, no entréis a él;
mirar que el toro es muy malo,
que la leche que mamó
se la di yo por mi mano.
-Si nos mata que nos mate,
ya venimos sentenciados.
Manuel Sánchez llamó al toro,
nunca lo hubiera llamado:
por el pico de una abarca
toda la plaza arrastrando.
-Compañeros, yo me muero;
amigos, yo estoy muy malo;
tres pañuelos tengo dentro
y este que meto son cuatro.
Al rico de Monleón
le piden los gües y el carro.
A la puerta la veyuda
arrecularon el carro.
-Aquí tenéis vuestro hijo
como lo habéis demandado.
A eso de los nueve meses
la madre sale bramando;
los vaqueriles arriba,
los vaqueriles abajo,
preguntando por el toro,
y el toro ya está enterrado

Vistas de una fotogénica vaca y de Monleón (Salamanca)
Vistas de una fotogénica vaca y de Monleón (Salamanca)

¡Buen viaje y a disfrutar! 😉

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.