Cívica (Guadalajara): La aldea tibetana de la Alcarria

Cívica (Guadalajara) es una pequeña pedanía de Brihuega levantada sobre las escarpadas laderas de roca caliza que el río Tajuña ha ido horadando a lo largo de los siglos.

Se trata de un lugar muy tranquilo con unas pocas casas contiguas que, en muchos casos, parecen llevar sin inquilinos permanentes desde hace mucho tiempo.

Pedanía de Cívica (Guadalajara)

Cuando el tiempo es propicio sus escasos habitantes, cinco contamos durante nuestro paso por el lugar, se entretienen dándose conversación o manteniendo sus cuidados huertos. El agua no falta por aquí y los tomates seguro que crecen lustrosos.

Pedanía de Cívica (Guadalajara)

Pero cuando la climatología es adversa todo pinta a que ni un alma se puede ver por sus calles y pocas habitan sus casas. Estamos en un claro ejemplo de esa «España Vaciada«, en la que solo parece haber vida cuando sus vecinos disponen de tiempo y buenas dosis de nostalgia para regresar.

Pedanía de Cívica (Guadalajara)

Sin embargo Cívica no es un lugar de tantos que conforman la tranquila Alcarria, es un lugar singular.

Todo gracias al capricho o la intención, no muy clara aun a día de hoy, de un sacerdote de la cercana localidad de Valderrebollo. Un clérigo que encargó construir hace ya más de medio siglo un conjunto de galerías, cuevas, pasadizos y balaustradas en una antigua toba calcárea bajo la pedanía y a los pies del río Tajuña.

Fuente de agua de manantial en Cívica (Guadalajara)

Una extravagante construcción que llama la atención tan pronto como se divisa. Cosa que no es difícil, ya que se levanta inquietante sobre la carretera CM-2011 que conecta las localidades de Brihuega y Masegoso (Castilla-La Mancha).

Al no ser claro su origen, estar abandonado y mostrar cierto deterioro, se muestra como un extraño lugar que despierta, a partes iguales, algo de intriga y desasosiego.

Pero también tiene cierta belleza, gracias a los restos de la toba inactiva sobre la que se construyó, a estar flanqueado por una bonita cascada de agua de una toba activa cercana y a tener el río Tajuña a sus pies.

El conjunto bien merece una visita.

La Aldea Tibetana

Nuestro Premio Nobel D. Camilo José Cela, en su obra «Nuevo Viaje a la Alcarria» (1986), escribió que «Cívica semeja una aldea tibetana o el decorado de una ópera de Wagner. El viajero no estuvo nunca en el Tíbet pero se imagina que sus aldeas deben ser así, solemnes, miserables, casi vacías, llenas de escaleras y balaustradas, colgadas de las rocas y también horadadas en la roca

Cívica (Guadalajara)

Nosotros no hemos estado en el Tíbet pero, tirando de imaginación, podríamos llegar a imaginarnos que puede ser un poco así, como Cívica. Aunque también nos recordó a alguno de los lugares en los que sí hemos estado. Como la Capadocia (Turquía) y, muchos más cerca, el Risco de las Cuevas (Perales de Tajuña).

Cívica (Guadalajara)

La obra se encuentra en una propiedad privada y, para su desgracia, parece estar abandonada a su suerte.

Cívica (Guadalajara)

Hay carteles que atestiguan que se trata de una propiedad privada, aunque acceder no presenta ninguna complejidad. Algo que parecen haber aprovechado algunos visitantes, poco o nada respetuosos con la propiedad privada, para hacer maldades. Aunque estamos convencidos de que gran mayoría de sus visitantes se acercan a esta inquietante construcción de una forma respetuosa. Visitando Cívica cívicamente ¿No? 🙂

Cívica (Guadalajara)

Las Tobas Activas

Como hemos dicho la construcción que Cela describió como una aldea tibetana se encuentra sobre una tobera inactiva, pero en sus proximidades hay interesantes toberas activas o semiactivas.

Las Tobas son formaciones de piedra caliza, muy porosa y ligera, formadas por la cal que llevan en disolución las aguas de los manantiales de la zona y que se va depositando en el suelo, sobre las plantas u otras cosas que se hallan a su paso.

Cascada en toba activa de Cívica (Guadalajara)

Las tobas son activas cuando tienen agua e inactivas cuando no la tienen. Destacando entre las primeras una situada unos pocos metros a la izquierda de Cívica. Sobre su verde y fresco musgo salta una elegante cascada de agua que procede del caño de la parte superior de la pedanía y que, tras regar los huertos, se deja discurrir hacia la pared de toba para alcanzar el río Tajuña. Gramíneas e higueras crecen también bien regadas en el entorno de la toba y conforman un conjunto natural muy llamativo, hermoso y singular.

Tanto es así que por su valor ecológico está protegida por la normativa europea y forma parte de la Red Natura 2000 (red de áreas de conservación de la biodiversidad en la Unión Europea).

Cascada sobre el musgo de una toba en Cívica (Guadalajara)

Así que bien merece la pena ser conscientes de lo que representa, para disfrutarlo durante la visita y también conservarlo como se merece.

Hay un buen cartel en las proximidades, al otro lado de la carretera, que explica cómo se formaron estas tobas, el hábitat que en ellas se ha desarrollado y la importancia del ecosistema en su conjunto.

Cascada en Cívica (Guadalajara)

El Río Tajuña

Representa la guinda del pastel que da forma a Cívica. Especialmente porque junto a sus aguas hay un bar con una buena terraza de césped a orillas del río.

El río en esta parte, aunque baja turbio, tiene una densa vegetación de ribera que ofrece buena sombra, haciendo del chiringuito ribereño un lugar muy fresquito para hacer parada y tomar algo durante la época estival.

Nosotros nos lo encontramos abierto en verano, que es cuando entendemos mejor se puede disfrutar del lugar.

Cómo llegar a Cívica

Este singular paraje del turismo rural en la Alcarria, mitad natural y mitad antrópico, se encuentra a una hora y cuarto de Madrid (115 Km) y a unos cuarenta minutos de Guadalajara capital (45 Km).

No tiene pérdida. Simplemente hay que ir en dirección a Masegoso de Tajuña desde la popular localidad de Brihuega por la CM-2011. Más o menos a medio camino, unos 11 km, se encuentra a mano izquierda el desvío a Cívica y esta construcción singular de aspecto tibetano. Un buen cartel marca el lugar.

Unos metros antes del desvío hay un reducido aparcamiento de tierra, en el arcén derecho de la carretera, con capacidad para pocos coches, y la entrada al bar junto al río Tajuña.

Por su cercanía a Brihuega, la escapada a Cívica, puede ser un complemento perfecto cuando se visite el Jardín de la Alcarria o sus populares campos de lavanda.

Una vez allí, disfrutar y a ver si Cívica os recuerda más a una aldea tibetana, a un decorado de una ópera de Wagner, a la Capadocia turca u otro lugar lejano o cercano ¡Buen viaje a la Alcarria! 😉

Comentarios

  • Henche
    19 noviembre, 2019 08:53

    Magnifica descripción de este bello paraje de La Alcarria.

    • 20 noviembre, 2019 00:14

      Henche, muchas gracias por tu comentario. Nos alegra que te guste este artículo sobre un lugar tan singular, como es Cívica.
      ¡Saludos!

      • RUTH
        22 noviembre, 2019 10:47

        Es precioso y digno de ver,yo no sabia que teníamos esta belleza,en realidad no sabemos lo que tenemos tan cerca,y nos vamos fuera x conocer algo bonito,cuando Guadalajara tiene mucho que ver,y provincias.

  • Anónimo
    21 noviembre, 2019 22:49

    Me ha encantado lo bien q lo explicas, lo conocí hace más de 50 años pero esta igual y es muy bonito. He estado varias veces una de ellas el mes de Octubre. Muchas gracias. Por todo.

    • 24 noviembre, 2019 14:32

      Anónimo, muchas gracia por tus palabras.
      Cívica seguro que ofrece buenas estampas durante todo el año.
      Nosotros lo hemos visitado en verano, pero seguro que en otoño, primavera e invierno ofrece un buen espectáculo visual también.
      ¡Saludos y a disfrutar de la Alcarria!

  • RUTH
    22 noviembre, 2019 10:47

    Es precioso y digno de ver,yo no sabia que teníamos esta belleza,en realidad no sabemos lo que tenemos tan cerca,y nos vamos fuera x conocer algo bonito,cuando Guadalajara tiene mucho que ver,y provincias.

    • 24 noviembre, 2019 14:27

      Hola Ruth,
      Tienes mucha razón el lo que dices.
      Muchas veces se viaja hasta lugares remotos para buscar cosas bonitas sin ser consciente de las maravillas que se tienen al lado de casa.
      Por eso en nuestro blog nos gusta dar a conocer tanto lugares remotos impresionantes como esas maravillas que tenemos en casa.
      ¡Saludos y a disfrutar de nuestro rico y extenso patrimonio! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.