Barranco de la Hoz (Guadalajara): El milagro natural del Alto Tajo

El Parque Natural del Alto Tajo, que extiende sus dominios a lo largo y ancho de 176.265 hectáreas de Castilla-La Mancha, es uno de nuestros rincones favoritos de España.

Por muchos motivos, pero especialmente por su extraordinaria belleza natural y la tranquilidad con la que se pueden recorrer sus singulares parajes y pequeños pueblos.

Si además sumamos a su patrimonio natural la cercanía a Madrid, nuestra casilla de salida a la hora de viajar, este Parque Natural se convierte en un destino obligado y necesario todos los años para notroso. Obligado porque siempre nos permite descubrir nuevos lugares y extraordinarias personas y, por otro lado, necesario porque nos garantiza desconectar de la gran ciudad y el bullicio urbano a pocos kilómetros de casa.

Así que, ya sea por un motivo o por otro, siempre volvemos a visitarlo con grandes expectativas y, lo que es mejor, nunca regresamos defraudados.

Uno de los elementos destacados del Alto Tajo es su sistema de hoces fluviales, de los más extensos y bien conservados del centro peninsular. Encontrando en la comarca de El Señorío de Molina uno de los más destacados componentes de este sistema.

La capital de la comarca es Molina de Aragón (Guadalajara), una ciudad con un interesante patrimonio medieval, cuyos dominios son surcados por las aguas del río Gallo. Siendo las aguas de este cauce, y las de sus predecesores, las protagonistas y culpables del paisaje en la zona. Tal y como se puede descubrir siguiendo el curso del río hacia el cercano municipio de Corduente, que nos permite llegar a una de las puertas de entrada al Alto Tajo a través del impresionante Barranco de la Hoz (Guadalajara).

Vistas del Barranco de la Hoz en el Alto Tajo (Guadalajara)

Se trata de un extraorinario cañón de roca arenisca formado por depósitos fluviales y su posterior erosión causada por las aguas del río Gallo.

La roca ha sido pulida de tal forma que hay numerosas formaciones singulares, entre las que destacan vetustos monolitos, roques imponentes, pronunciados salientes y profundas cuevas naturales.

Barranco de la Hoz en el Alto Tajo (Guadalajara)

Es un ejemplo extraordinariamente didactico para conocer cómo tienen lugar este tipo de formaciones geológicas de origen fluvial. Cuya magnífica estampa se completa con una frondosa vegetación de ribera a orillas del río y laderas tapizadas de robles, pinos resineros, quejigos y laricios principalmente.

Barranco de la Hoz y río Gallo (Guadalajara)

Siguendo hacia el interiór del parque, y ya en la localidad de Ventosa, en el punto más destacado del barranco se encuentra el Santuario de la Virgen de la Hoz. Un templo religioso del siglo XII enclavado a orillas del cauce fluvial y a los pies de uno de los roques más destacados del cañón, motivo por el que el sitio también es conocido como el Barranco de la Virgen de la Hoz.

Santuario de la Virgen de la Hoz (Guadalajara)

El Santuario se construyo tomando como referencia el punto en el que, según dicen, a un pastor que frecuentaba la zona se le apareció la Virgen. El lugar del milagro se puede visitar en la que se conoce como la Gruta de la Aparición, a la que se accede desde la Ermita del Santurario. Dicha Ermita y sus capillas están abiertas al publico, pudiéndose visitar para contemplar el conjunto arquitéctónico y refrescarse en su fuente interior.

Interior Santuario de la Virgen de la Hoz (Alto Tajo)

La otra parte del Santuario ahora es una modesta, pero acogedora, hospedería y un restaurante que ocupa lo que fueron las antiguas caballerizas.

El lugar tiene un encanto especial gracias al poderoso paraje en el que se encuentra, haciendo del Barranco de la Hoz un milagro natural en el Alto Tajo.

Unos metros más abajo se accede a un sendero ascendente que, a lo largo de cerca de 400 escalones, permite llegar a varios miradores y cuevas situadas a diferentes alturas del cañón. Su recorrido está señalizado con paneles explicativos, en los que se enseñan datos sobre la formación de los diferentes estratos que componen el rodenal y cañón fluvial.

Ruta por el Barranco de la Hoz (Alto Tajo)

Gracias a su buena señalización, de una forma amena, es posible entender como evolucionó el paisaje hasta lo que hoy podemos ver.

Para hacerse una idea, tal y como se indica en uno de los puntos del recorrido, los granos de cuarzo que forman las areniscas rojas  sobre las que ahora se puede caminar se acumularon en los cauces de grandes ríos del pasado.

Mirador del Barranco de la Hoz (Guadalajara)

Hablamos de antiguos cauces, de hace más de 230 millones de años, mucho mayores de los que ahora se pueden ver en la península y que transportaban grandes cantidades de arena. La arena se amontonaba en depósitos enormes, que con el tiempo cementaros y dieron lugar a las roca arenisca del cañón. Cuyos tonos rojos se deben a la acumulación de óxidos de hierro y sus formas a la acción de la erosión.

Mirador superior en el Barranco de la Hoz (Guadalajara)

Luego, poco a poco, el paisaje se fue moldeando por la erosión. Dando lugar a la joya natural que ahora se puede ver.

Gracia a las diferentes indicaciones que se pueden ir descubriendo durante el recorrido, el ascenso por el barranco es muy entretenido. Pero también, aunque corto, es algo pronunciado. Así que bien merece la pena parar de vez en cuando para, a la vez que se aprende, deleitarse con las vistas y recuperar el aliento.

Acceso a mirador inferior en el Barranco de la Hoz (Alto Tajo)

Las vistas desde los miradores son espectaculares, mereciendo la pena el esfuerzo de subir los escalones que llevan hasta ellos. Es una auténtica maravilla que pueden disfrutar grandes y pequeños, aprendiendo juntos lo que la naturaleza ofrece gratuitamente y lo mucho que merece la pena conservarla.

El premio extra de esta experiencia senderista por el Alto Tajo lo ofrecen las aves que sobrevuelan el lugar. Ya que es posible ver con relativa facilidad el vuelo de distintos tipos de aves sobre el cañón, especialmente águilas y buitres.

Ruta por el Barranco de la Hoz (Parque Natural del Alto Tajo)

Cómo llegar y dónde aparcar

El Barranco de la Hoz se encuentra a unos 200 Km de Madrid centro (unas 2 horas en coche), a 145 Km de Guadalajara capital (hora y media en coche) y a unos 12 Km de Molina de Aragón (un cuarto de hora en coche).

Para llegar de la forma más cómoda, lo mejor es dirigirse a Corduente. Una vez aquí, seguir en dirección a Ventosa, por la GU-401, y antes de llegar desviarse en dirección a Torete por la GU-958.

No tiene pérdida. El Santuario de la Virgen de la Hoz es una buena referencia para saber que has llegado.

Hay plazas de aparcamiento habilitadas junto al santuario y, muchas más, algo antes de llegar al mismo. Así que no hay que preocuparse por dónde aparcar el coche, moto, caravana, bicicleta o la nave espacial si fuera el caso.

Vistas sobre el Santuario de la Virgen de la Hoz y el aparcamiento

Dónde dormir

En el Santuario existe un hospedería, que permite descansar en un lugar histórico y en plena naturaleza.

Sus 11 habitaciones son modestas, pero acojedoras. No tienen televisión y la covertura móvil es mínima o nula, pero disponen de baño privado y buena conexión a internet.

Nosotros nos alojamos allí por 55 € la noche (durante un puente), con desayuno incluido, y nos pareció buen lugar.

Más alternativas para alojarse, aunque ya fuera del barranco, se pueden encontrar en Corduente o, ya más lejos, en Molina de Aragón.

Dónde Comer

Igualmente optamos por probar el restaurante del Santuario, para cenar y desayunar.

El local lo regenta un matrimonio, muy simpáticos ambos y siempre dispuestos a dar buena conversación.

El desayuno, incluido con la reserva del alojamiento, fue generoso. Incluyendo café, zumo, tostadas para mermelada y tomate con aceite, bizcocho casero y jamón. Suficientes calorías para practicar senderismo por la zona.

Para las comidas, el lugar es bueno ofreciendo carnes a la brasa. Especialmente el chuletón. Aunque también tiene en carta otras opciones a base de raciones variadas y platos típicos con productos de temporada, como setas y caza.

Plato de migas con huevos en el Barranco de la Hoz (Guadalajara)

Dispone de un enorme chimenea para el invierno y una terraza junto a la entrada para días de buen tiempo. Las vistas, inmejorables.

Qué ver en los alrededores

La visita al Barranco de la Hoz se puede completar con muy buenas propuestas tanto dentro como fuera del Parque Natural del Alto Tajo.

Fuera del Alto Tajo:

  • Molina de Aragón: Como hemos dicho, se encuentra a unos 15 minutos en coche y dispone de un interesante patrimonio monumenta formado por, entre otros muchos edificios históricos, su castillo medieval, la Torre de Aragón, el Puente Románico, el Palacio del Virrey de Manila, la Iglesia de Santa Clara o el Convento de San Francisco.
  • El Capricho de Rillano: A 11 Km, en la localidad de Rillo de Gallo, se encuentra una curiosa casa que destaca de todas las que puedes ver en muchos kilómetros a la redonda. Su construcción emula la obra arquitectónica de Gaudí y, muy especialmente, aunque salvando las distancias, a la Pedrera del Paseo de Gracia (Barcelona).
  • Luzón (Guadalajara): Esta localidad, a unos 50 kilómetros, merece ser visitada por su valor etnográfico en Carnavales para conocer a los Diablos y Mascaritas de Luzón. Está algo alejado del barranco pero, si se visita en el periodo de esta celebración pagana, recomendamos encarecidamente su visita.

En el Alto Tajo:

  • Centro de Interpretación de Corduente: No está dentro de los dominios del Parque Natural, pero es su puerta de entrada y un buen lugar para conocer más en detalle lo que este paraje natural puede ofrecernos.
  • El Castillo de Santiueste (Corduente):  Fortaleza del siglo XV de propiedad privada. Es visitable con consulta previa y ofrece la posibilidad de organizar eventos en su interior.

Castillo de Santiuste (Corduente)

  • Puente de San Pedro: Se puede tardar una media hora en llegar por carretera, o menos si se utilizan las pistas forestales próximas a Torete, para contemplar el espectáculo que ofrecen las aguas del río Tajo en este punto. Es también frecuentado para el baño.
  • Cascada de las Escaleruela: Muy cerca del puente anterior, en dirección a Zaorejas y tomando la pista forestal hacia el área recreativa la Falaguera, se trata de una toba calcárea que muestra su esplendor durante época de lluvias. Siguiendo la pista en la que se encuentra, hacia el área recreativa, se puede disfrutar de una de las mejoras vistas sobre el río Tajo y sus aguas turquesas. Es nuestra ruta preferida en al Alto Tajo.

Parque Natural del Alto Tajo (Guadalajara)

El Parque Natural del Alto Tajo ofrece un sin fin de posibilidades más, pero las dejaremos para otro artículo. Porque con lo ya indicado se puede planificar una estupenda escapada, con planes muy diversos para uno o verios días, en la que conocer el Barranco de la Hoz y sus interesantes alrededores.

¡Ah! Y para aquellos a los que les gusten los paisajes fluviales y quieran descrubrir otros barrancos y cañones impresionantes, recomendamos echar un vistazo a los siguientes artículos del blog:

Así que por propuestas alternativas que no sea ¡Eh!

Ahora ya solo queda tener tiempo para disfrutar de ellos como se merece. Empezando, por ejemplo, por este Barranco de la Hoz ¡Salud y a disfrutar! 🙂

Ver esta publicación en Instagram

‍♀️ Gastando suelas por el Barranco de la Hoz , una de las maravillas que esconde el Parque Natural del Alto Tajo en #Guadalajara ️️ #turismo #viajes #naturaleza #vidasilvestre #senderismo #paisaje #campo #ParqueNatural #travelblogger #travel #nature #trek #naturalpark #outdoors #castillalamancha #spain #wildlife #voyage

Una publicación compartida de gastasuelas.com (@gasta_suelas) el

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.