Una Buena Ruta por Castilla-La Mancha más allá del Quijote

Castilla-La Mancha es una de las comunidades autónomas españolas más extensas y, posiblemente, también de las más conocidas.

En gran medida gracias a la obra literaria del Don Miguel de Cervantes , que encontró en ella el escenario perfecto para desarrollar las aventuras y desventuras de “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Esta obra cumbre en castellano y de la literatura universal ha puesto en el mapa un sinfín de localidades y parajes manchegos que todos somos capaces de vislumbrar al menos en nuestra imaginación.

Aprovechando esta popularidad, en 2005, con motivo del IV Centenario de la publicación de la obra de Cervantes, el organismo de turismo regional comenzó a promocionar un corredor eco-turístico conocido como “La Ruta de Don Quijote”.

Un recorrido por los muchos de los escenarios de la novela, que presume de ser el trazado de sus características más extenso de Europa.

Valiéndose para ello de la combinación de numerosas paradas de interés cultural, monumental o medioambiental.

Pero por su extensión se hace prácticamente imposible conocer o visitar todos sus puntos de interés de una tacada.

Así que ofrece al viajero la posibilidad de vivir su aventura manchega particular a partir de tantos capítulos o paradas en el recorrido como desee realizar.

Partiendo de esta idea, nosotros decidimos escribir nuestra propia aventura por tierras de Castilla-La Mancha.

Emprendiendo un viaje que, tomando como base las andanzas del popular jinete y su escudero Sancho, nos permitiera plantear una ruta más allá del propio personaje novelesco.

Y de ese planteamiento surge Una Buena ruta por Castilla-La Mancha más allá del Quijote.

Una ruta en la que inevitablemente proponemos recorrer parte de los escenarios descritos por Cervantes, pero también otros no tan relacionados en los que vivir otras experiencias diferentes y singulares.

Experiencias que nos llevarán a compartir escenario con el entrañable Alfredo Landa, desfilar entre la obra de uno de los diseñadores de moda más importantes de España, vivir como vivió Quevedo, explorar Parques Nacionales y algunos de los humedales más importantes del Sur de Europa, pegarnos un homenaje a base de berenjenas, visitar el primer Museo del Queso Manchego en el mundo, dormir en castillos, adentrarnos en campo de batalla del Torneo Nacional de Combates Medievales o conocer algunos de los Pueblos Más Bonitos de España.

¿Comenzamos nuestra ruta? Pues aquí va nuestra propuesta sobre qué ver y qué hacer en Castilla-La Mancha en una ruta de varios días por algunos de sus rincones más maravillosos.

La Buena Ruta 

El itinerario que proponemos es una ruta por carretera o “road trip” en forma de “U” de unos 400 Km de distancia que, en coche, moto o caravana, llevaría unas cinco horas y media recorrer.

Sin embargo, teniendo en cuenta todo lo que proponemos visitar y vivir, aconsejamos hacer el recorrido en un mínimo de tres o cuatro días de viaje.

Este recorrido cruza por las provincias castellano manchegas de Toledo, Cuenca, Ciudad Real y Albacete.

Para hacer parada en Templeque, Consuegra, las Tablas de Daimiel, Almagro, Manzanares, San Carlos del Valle, Villanueva de los Infantes, Las Lagunas de Ruidera, Tomelloso y Belmonte.

ruta por Castilla-La Mancha)
Google Maps (enlace a ruta "aquí")

Tanto la primera parada del recorrido como la última están cerca de Madrid, a menos de 2 horas, y todo el itinerario está perfectamente comunicado por carretera (autovía, carretera nacional o secundaria).

Así que puede ser una interesante opción para emprender el viaje desde la capital y completar un viaje a Madrid diferente. 

¡Vamos con la paradas!

Tembleque (Toledo)

La primera parada de nuestra ruta es esta pequeña localidad de Toledo, a menos de 100 Km de Madrid, que tiene la fortuna de contar con una de las plazas más bonitas de España.

La Plaza Mayor de Tembleque es la principal atracción local y, por su peculiaridad arquitectónica, representa un motivo más que suficiente para hacer parada en ella.

Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)
Entrada a Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)

Se trata de una amplia plaza muy bien conservada de estilo barroco popular, muy típico en La Mancha, que fue inaugurada en 1653 con una función urbanística y como plaza de toros.

Consta de varias alturas, levantadas sobre unos recios soportales con columnas de granito, y una preciosa balaustrada en madera.

Su diseño cuenta con todos los elementos característicos de una plaza de toros, como son las tres entradas y tribuna de presidencia. Pero con la particularidad de ser uno de los cosos taurinos más singulares españoles.

Gracias a esta singularidad ha sido declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico- Artístico.

Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)
Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)

En la actualidad es sede del Ayuntamiento de Tembleque y de la Oficina de Turismo local.

Como particularidad hay que resaltar que la plaza fue escenario de la película “El Puente” (1977).

Largometraje dirigido por Juan Antonio Barde y cuyo protagonista, Alfredo Landa, pasa por Tembleque como parte de su periplo en moto camino de la playa durante un puente festivo de verano.

Si veis la película (totalmente recomendable) y comparáis la plaza con la actualidad, comprobaréis que el recinto no ha cambiado prácticamente nada tras varias décadas.

Afredo Landa en una escena de la Película "El Puente" (1977) rodada en Tembleque

Es una maravilla de plaza mayor, identificada como punto de interés en la Ruta de Don Quijote, bien merece acercarse a conocerla.

Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)
Detalle del interior de la Plaza Mayor de Tembleque (Toledo)

El mesón con terraza que hay en su interior puede ser perfecto para tomar algo mientras se disfruta de las vistas.

Consuegra (Toledo)

Segunda parada de la ruta, a 40 Km de la anterior, que cuenta con algunos de los iconos arquitectónicos manchegos más reconocibles. Los famosos molinos de viento en los que Don Quijote veía gigantes.

Ver esta publicación en Instagram

Buscando a #DonQuijote 😉 #Consuegra #molinos #castillalamancha #España #patrimonio #viajes #turismo #Spain #travel #windmill #heritage #voyage #moulin

Una publicación compartida de gastasuelas.com (@gasta_suelas) el

Si bien la localidad cuenta con numerosos edificios monumentales, gracias a su pasado musulmán y cristiano, los molinos son el principal atractivo de la localidad.

En una de las colinas del municipio, junto al castillo y con estupendas vistas sobre la llanura manchega, se mantienen en pie una docena de estos molinos tradicionales de paredes encaladas y cuatro aspas.

Cuatro de estos gigantes imaginarios que veía El Quijote aún conservan el mecanismo completo.

Molinos de viento en Consuegra (Toledo)
Molinos de viento en Consuegra (Toledo)

Como curiosidad hay que señalar que la denominación de «La Mancha» viene del árabe «Al-Ansha» y significa tierra seca o tierra sin agua.

Esta falta de agua propició el ingenio de las gentes de antes para crear un sistema que permitiese moler el grano del trigo en ausencia de ríos.

Los manchegos de la época encontraron en el viento el perfecto aliado, cuya energía consiguieron aprovechar a través de la construcción de molinos.

Castillo y molino de viento en Consuegra (Toledo)
Castillo y molino de viento en Consuegra (Toledo)

Cada molino tiene su nombre y por 1,50 € es posible visitar el interior de uno de ellos, el Molino Rucio, para conocer su sencillo y curioso funcionamiento.

En el Molino Bolero se encuentra la Oficina de Turismo y desde el Molino Espartero es desde el que se consiguen algunas de las mejores fotos, incluyendo gran parte de estos gigantes y el castillo al fondo.

La parada en Consuegra para conocer sus molinos puede llevar un par de horas.

Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)   

Esta tercera parada en el camino nos permite cambiar de provincia visitando uno de los principales humedales de Europa, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

Las aguas de los ríos Guadiana y Cigüela alimentan las diferentes lagunas que conforman el parque, declarado Reserva de la Biosfera, y en las que es posible ver numerosas especies de aves.

Un conjunto de pasarelas de madera permiten hacer un entretenido y didáctico recorrido en el que poder observar ejemplares de avifauna a través de tres itinerarios autoguiados.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)
Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Aunque también existe la posibilidad de realizar visitas guiadas.

Dependiendo del recorrido que se realice la visita puede ser más o menos extensa.

El más largo es de 2,5 Km pero, con independencia de esto, recomendamos hacer la visita con calma y con unos buenos prismáticos y una cámara para no perder detalle.

¡Ojo! La avifauna del parque cambian a lo largo del año, siendo las estaciones más recomendables para visitar el humedal la primavera y el otoño.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)
Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Almagro (Ciudad Real)

Esta famosa localidad del Campo de Calatrava, que debe su existencia a la Orden Militar del mismo nombre, es una de nuestras paradas favoritas de la Ruta.

Situada a unos 40 Km al Sur de las Tablas de Daimiel, Almagro ofrece al visitante buenas dosis de patrimonio monumental, historia y buena gastronomía para que la estancia sea amena y recordada.

La localidad forma parte del Club de los Pueblos Más Bonitos de España y es especialmente conocido por su famoso “Corral de Comedias”, su imponente emplazamiento artístico del siglo XVIII que actualmente es sede del Festival Internacional de Teatro Clásico.

Corral de Comedias de Almagro (Ciudad Real)
Corral de Comedias de Almagro (Ciudad Real)

Pero a nosotros nos encanta especialmente su Plaza Mayor. Es otro de los puntos destacados de la localidad y, sin duda, una de las plazas más bonitas de España.

La colorida plaza de Almagro además es un lugar de encuentro ideal para hacer ronda de bar en bar, y terraza en terraza, compartiendo vida con los almagreños y degustando el producto estrella local. La berenjena.

Plaza Mayor de Almagro (Ciudad Real)
Detalle de la Plaza Mayor de Almagro (Ciudad Real)

Esta planta comestible de la familia de las solanáceas se cultiva con empeño en toda la comarca del Campo de Calatrava y se comercializa para todo el mundo como producto encurtido.

Pero desde hace unos años, además de poder degustarla en conserva, la localidad está promocionando un certamen para desarrollar otras variantes culinarias con la berenjena como ingrediente estrella.

Se trata de “La Ruta de la Tapa de la Berenjena de Almagro”. Una forma muy original de degustar este producto mientras se conoce la oferta hostelera local.

Al margen de lo indicado, Almagro tiene otros muchos puntos de interés en su centro histórico y en los alrededores del municipio. Haciendo recomendable el plantear este punto de la ruta como parada de una noche o para programar una estancia de más de un día.

Para conocer un poco más el lugar, echar un vistazo a nuestro post “Almagro (Ciudad Real): Qué ver y hacer”.

Manzanares (Ciudad Real)

A otros 40 Km al Este nos encontramos esta nueva parada, antiguo cruce de las cañadas de Las Mestas que hoy alberga algunas de las sorpresas más llamativas de la Ruta.

Por Manzanares siempre han rondado las ovejas merinas y de ellas se ha obtenido buena lecha para hacer mejor queso.

La vinculación local con el queso es tal que una de sus tradicionales casas solariegas se puede visitar el primer Museo del Queso Manchego en el mundo (C/ de las Monjas, 12).

Un espacio que explica los orígenes y la evolución de este producto con Denominación de Origen, reconocido mundialmente, y que ofrece al visitante la posibilidad de degustar una cata de buen queso y buen vino manchego. Más información sobre el museo “aquí”.

Museo del Queso en Manzanares (Ciudad Real)
Museo del Queso en Manzanares (Ciudad Real)

Otra de las grandes sorpresas de Manzanares la encontramos en las cuevas de otra de sus antiguas casas solariegas, sita en la Calle Virgen del Carmen 14.

Allí se ubica el Museo de Manuel Piña, un manzanareño ilustre reconocido como unos de los diseñadores españoles de moda más vanguardistas.

Manuel Piña fue referente de la moda durante la Movida Madrileña en los años 80 y sus atrevidos diseños llegaron a verse en Nueva York.

Ver esta publicación en Instagram

Museo de Manuel Piña en #Manzanares (#CiudadReal)!! 😎 #Moda #pretaporter #diseño #ropa #manuelpiña #turismo #viajes #travel #dress #fashion #disign #voyages #vetements #mode #couture

Una publicación compartida de gastasuelas.com (@gasta_suelas) el

Sus vanguardistas diseños se han expuesto en el Museo del Traje de Madrid y ahora se exponen, con tanto cariño como esmero y modestia, en su pueblo.

Dando así lugar a una de las mejores exposiciones de la obra de este innovador diseñador manchego, fundador de la Pasarela Cibeles y precursor de la Marca España.

Museo de Manuel Piña en Manzanares (Ciudad Real)
Museo del diseñador de moda Manuel Piña en Manzanares (Ciudad Real)

Se puede culminar la visita a Manzanares comiendo o durmiendo en uno de los edificios históricos más singulares, el Castillo de Pilas Bonas.

Se trata de una fortaleza del siglo XIII, catalogada de interés Histórico-Artístico, que se ha reconvertido en hotel y restaurante.

Una forma original de completar la experiencia de llamativos contrastes que ofrece Manzanares.

Para conocer un poco más el lugar, echar un vistazo a nuestro post “Manzanares (Ciudad Real): Maridaje de historia, queso y moda”.

San Carlos del Valle (Ciudad Real)

A poco más de 30 Km al Sureste encontramos la siguiente parada, que esconde otro magnífico ejemplo de plaza manchega.

En San Carlos del Valle nada parece haber de interés hasta que se llega al mismísimo centro de la localidad.

Ahí se encuentra su magnífica Plaza Mayor en la que el tiempo parece haberse detenido y vivir al margen del resto del pueblo.

Plaza Mayor de San Carlos del Valle (Ciudad Real)
Plaza Mayor de San Carlos del Valle (Ciudad Real)

La antigua plaza del siglo XVIII está escoltada por una bonita balaustrada de madera soportada por columnas de piedra, marcando de forma muy destacada el diseño de los edificios de varias alturas que rodean gran parte del espacio rectangular existente.

Plaza de San Carlos del Valle (Ciudad Real)
Plaza de San Carlos del Valle (Ciudad Real)

El resto lo ocupa la Iglesia del Cristo de San Carlos del Valle, con su llamativo diseño barroco y sus cuatro imponentes torres.

Este conjunto declarado Bien de Interés Cultural permite una visita corta, pero también muy interesante.

Plaza Mayor e Iglesia del Cristo de San Carlos del Valle (Ciudad Real)
Plaza Mayor e Iglesia del Cristo de San Carlos del Valle (Ciudad Real)

En la misma plaza hay una Hospedería con buenas vistas al recinto monumental. Ideal, suponemos (puesto que no nos hemos alojado en ella), para aquellos que busquen tranquilidad y sosiego.

Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

En otros 30 Km hacia el Sureste habremos llegado hasta otra de nuestras paradas favoritas del recorrido, la monumental Villanueva de los Infantes.

Se trata de otro de los Pueblos Más Bonitos de España que conforman la ruta y que tiene el privilegio de acoger, en pleno Campo de Montiel, uno de los conjuntos monumentales más destacados de toda La Mancha.

Motivo por el que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Se trata de un acogedor pueblo que ofrece magníficas estampas por el día y por la noche.

Ver esta publicación en Instagram

🎒 Gastando suelas por #villanuevadelosinfantes 🚶, que tiene una de las plazas mayores más bonitas de #CasyillaLaMancha y es uno de los pueblos más bonitos de #España 🏘️. #LaMancha #Turismo #Viajes #ciudadreal #pueblosmasbonitosdeespaña #turismorural #plaza #travelblogger #travel #spain #voyage #espagne

Una publicación compartida de gastasuelas.com (@gasta_suelas) el

Su entramado monumental luce espléndido con las luces del día y encantador con el alumbrado de la noche.

Entre su patrimonio monumental encontramos palacios, conventos y numerosas casas nobles.

Pero hay que destacar muy especialmente, y una vez más, la Plaza Mayor.

En ella se encuentra la Iglesia de San Andrés. Que destaca con su fachada de estilo clasicista sobre el resto una plaza, que luce especialmente elegante por la noche.

Plaza Mayor de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)
Plaza Mayor de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

Esta villa es un buen ejemplo de la arquitectura renacentista y barroca manchega, permitiendo en cierto modo revivir la experiencia de famosos escritores del Siglo de Oro de las letras españolas que merodearon por sus calles siglos atrás.

Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)
Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

Porque, además de Cervantes y de compartir escenarios del Quijote, por Villanueva de los Infantes también pasaron Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Este último vivió en la villa sus últimos días antes de fallecer en 1645, pudiendo visitar en el Convento de Santo Domingo la celda donde pasó sus últimos momentos y escribió sus últimas letras.

Celda de Quevedo en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)
Celda de Quevedo en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

Villanueva es un lugar perfecto para pasear y gastar suelas tranquilo, disfrutando de cada rincón por libre o a través de las visitas guiadas, salidas nocturnas, visitas teatralizadas y experiencias gastronómicas que se organizan por parte de agencias y guías turísticos de la zona.

Aquí tenemos otro buen punto en la ruta para hacer noche o parada de varios días.

Las Lagunas de Ruidera (Ciudad Real)

Conduciendo durante unos 45 minutos hacia el noreste llegamos a la siguiente parada, Ruidera (a 45 Km), para comenzar un recorrido por otro de los espacios naturales destacados de La Mancha.

Este Parque Natural también se ubica en el Campo de Montiel y se extiende a lo largo de cinco municipios.

Cuatro en la provincia de Ciudad Real (Ruidera, Alhama, Argamasilla de Alba, Villahermosa Ciudad Real) y uno en la provincia de Albacete (Ossa de Montiel).

Por optimizar el recorrido nosotros optamos por centrarnos en la parte de Ciudad Real, que abarca algo más de la mitad del parque y es más que suficiente disfrutar de este paraje silvestre.

Si bien hay que decir que, si se dispone de tiempo suficiente o apetece variar la ruta, la parte de Albacete también merece la pena.

La singularidad del lugar radica en su composición o motivo de formación.

El parque está compuesto por un conjunto de lagunas comunicadas intermitentemente entre sí por diferentes saltos de agua, arroyos, torrenteras y conducciones  subterráneas.

Ver esta publicación en Instagram

🚶Gastando suelas por las #Lagunas de #Ruidera 💦, que gracias a las lluvias ☔ de las últimas semanas están recuperando su esplendor ✨. #lagunasderuidera #ParqueNatural #humedal #CiudadReal #castillalamancha #naturaleza #Turismo #viajes #paisajes #travel #travelblogger #spain #nature #naturalpark #voyage #espagne

Una publicación compartida de gastasuelas.com (@gasta_suelas) el

En total son 15 lagunas, a lo largo de 3772 hectáreas de Espacio Protegido, que lucen especialmente exuberantes cuando las lluvias han sido abundantes y recientes.

En el desplazamiento Ruidera hacia el norte, hasta el Castillo de Peñarroya, se puede parar en determinados puntos del recorrido para contemplar las maravillas del lugar.

Las aguas claras saltan entre las lagunas, dándoles vida y haciendo proliferar el carrizo que cobija a la abundante avifauna que vive y llega cada año al parque.

Lagunas de Ruidera (Ciudad Real)
Lagunas de Ruidera (Ciudad Real)

Hay muy buena señalización, con carteles explicativos que informan sobre el origen de las lagunas y lo que se puede ver en cada parada.

Si se quiere caminar, existen algunas rutas de senderismo hacia el sur del pueblo de Ruidera.

En el mismo pueblo se encuentra el Centro de Información del parque natural con todos los detalles sobre las actividades que se pueden realizar en su entorno.

Una vez en el Castillo de Peñarroya, nuestra última parada del parque, se puede visitar su interior y dar una vuelta por sus murallas con vistas privilegiadas sobre las lagunas.

Entre el pueblo de Ruidera y el Castillo, a 20 Km de distancia, el tramo de carretera ofrece estupendos puntos de parada y se hace muy entretenido conducir gracias a las vistas.

Aunque suele haber una circulación de vehículos intensa y conviene extremar la precaución aún más.

Tomelloso (Ciudad Real)

A poco más de 15 minutos al noreste del Castillo de Peñarroya encontramos esta nueva parada.

Tomelloso es el municipio con mayor población en esta parte de La Mancha y sus principales puntos de interés desde el punto de vista monumental se encuentran en el entorno del ayuntamiento y la Plaza Mayor.

Ahí encontramos la Posada de los Portales (s. XVIII), que es otro claro ejemplo de construcción tradicional manchega. En su planta inferior se encuentra la Oficina de Turismo de la localidad.

Pero el gran patrimonio de Tomelloso se encuentra bajo el suelo. La localidad cuenta con más de 4000 cuevas que, en su gran mayoría, se usaron como bodegas y aún conservan la tradicionales tinajas de barro.

A nosotros nos pareció que Tomelloso podía ser una estupenda parada para tomar un vermú, un vino de La Mancha o un mosto, antes de seguir camino hacia el último punto de nuestra ruta.

Belmonte (Cuenca)

Llegamos a la última parada de nuestra ruta, siguiendo otros 80 Km hacia el noreste, para adentrarnos en las provincia de Cuenca y una de sus localidades más monumentales.

Belmonte (Cuenca)
Belmonte (Cuenca)

En la que fue ciudad natal del polifacético Fray Luis de León finalizamos nuestro recorrido visitando uno de los castillos mejor conservados de La Mancha.

Una fortaleza de estilo gótico de  transición al plateresco con influencia mudéjar que se construyó sobre los restos de un castillo anterior de 1324.

Su interior es perfectamente visitable y ofrece la posibilidad de ver cómo quedó tras la restauración que realizó la emperatriz Eugenia de Montijo, quien lo utilizó como residencia.

El marco que ofrece el castillo de Belmonte es perfecto para retrotraerse a épocas medievales. Algo que ha sido aprovechado para acoger en la actualidad la celebración de Combates Medievales.

Vistas de Belmonte (Cuenca) desde el Castillo
Vistas de Belmonte (Cuenca) desde el Castillo

Una disciplina antigua, popular en los siglos XIV y XV, que en los últimos tiempos se está dando a conocer como un nuevo deporte de contacto. De mucho contacto.

Exposición de armaduras en el Castillo de Belmonte (Cuenca)
Exposición de armaduras en el Castillo de Belmonte (Cuenca)

Cada año congrega a más seguidores a través de la celebración de combates de la Liga Nacional de Combate Medieval y del “Medieval Combat World Tournament”. Eventos que desde hace unos años se celebran en el entorno del Castillo de Belmonte. Que se ambienta adecuadamente para conseguir transportar al visitante hasta siglos pasados

Al margen del castillo, y sus celebraciones festivas, Belmonte también cuenta con otro buen número de rincones de interés. Palacios, conventos, casas nobles, iglesias y ermitas de varios siglos atrás que bien merecen una visita también.

Molinos en los alrededores de Belmonte (Cuenca)
Molinos en los alrededores de Belmonte (Cuenca)

Suficientes atractivos para convertir Belmonte en la última parada y terminar esta ruta a lo grande.

Dónde Dormir en la Ruta

Todas las paradas del recorrido expuesto ofrecen una amplia variedad de establecimientos en los que poder hacer noche.

Hay un gran número de hoteles y casas rurales con encanto entre los que elegir. Pero la elección final va a depender de las paradas que cada uno elija hacer.

Castillo de Manzanares (Ciudad Real)

En nuestra ruta nos alojamos en los siguientes, todos ellos son perfectamente recomendables:

  • Almagro: “Hotel Spa la Casa del Rector”; su spa con piscina interior es perfecto para relajarse tras un largo día de visitas.
  • Manzanares: “Castillo de Pilas Bonas”; Pagas por el lugar histórico en el que duermes, más que por el valor real de la habitación.
  • Villanueva de los Infantes: “Casa Rural Iris”; muy acogedora y con unos dueños encantadores que se desviven por hacer sentir como en casa a sus huéspedes.
  • Argamasilla de Alba (próximo a Tomelloso): “Hacienda Albae”; Dispone de restaurante y bodega visitable. Es perfecto para darse un homenaje sin salir del establecimiento.
  • Belmonte: “Casa Rural Insula Barataria”; Buenas habitaciones independientes alrededor de un fresco patio interior con piscina. Ideal para los meses de calor.

Dónde Comer y Tomar Algo en la Ruta

Algo difícil de concretar, ya que las paradas para comer y tomar algo están siempre condicionadas por los horarios y el lugar en el que se encuentre uno en cada momento.

Pero, por hacer algunas recomendaciones, aquí van algunas:

  • Almagro: Bar Restaurante “El Gordo”; platos tradicionales a precios populares.
  • Manzanares: «Castillo de Pilas Bonas«; Dispone de restaurante para comer de carta, raciones o tostas al gusto.
  • Villanueva de los Infantes: «Restaurante El Parador» y «La Fonda de Quevedo«; Ambos ofrecen buena carta de productos manchegos.
  • Belmonte: Restaurante «La Muralla«; perfecto para los que les guste la carne a la brasa o parrilla.

Qué Comer en la Ruta

Estamos en tierras manchegas y del Quijote, por lo que es imprescindible probar la gastronomía tradicional.

Obligado es degustar los “duelos y quebrantos”, el pisto manchego, las gachas, los galianos, las migas, el tiznao o la pipirrana. Sin olvidarnos del buen queso Denominación de Origen La Mancha y la berenjena encurtida.

platos manchegos
Platos típicos manchegos (la foto no hace justicia, lo sabemos)

Y todo ello bien regado con buen vino del terruño.

Otras Rutas de Interés por España

Si ir por libre es lo tuyo y te gusta conducir, ya sea tu coche, moto o caravana, estas rutas por otros interesantes rincones de la geografía española también te van a interesar:

¡Buen viaje y a disfrutar!

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.